Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
13:20 CET.
Poesía

Desprendimiento: glaciar, nube

 

                                                                                 A Nivaria Tejera, in memoriam

 

Le habrá gustado el grito que pegué en el bus, sobresaltando. Que siendo nuestra tierra ya de nadie la noticia llegara en un patagónico entre: de El Calafate a la Sierra Baguales

Que la avistara caer desde su peso específico, coreógrafa de un final on the rocks, deshacerse en ultramarino hielo frappé (tras haber sido nívea, varia, canaria ave)

En sordina planear por latitud sur, surreal, sobriamente vestida a la europea con detalle coqueto muy français (habiendo sido faraona, fénix, fugazmente fenicia)

Nieve eterna, cien fuegos, volcán en implosión, magma de mármol:

Te anunciaste con el estrépito de una puntuda tajada de glaciar percutiendo el espejo salado o lacustre

Con la mudez de un sarcófago egipcio suspendido en el firmamento, devenido nube.

Todo fue. Ahora eres puro desprendimiento, irradias noche y nada.

 


María Elena Blanco nació en La Habana en 1947. Sus últimos libros de poemas publicados son Havanity/Habanidad (Baquiana, Miami, 2010), Escrito en lenguas (Verbo(des)nudo, Santiago de Chile, 2015) y Sobresalto al vacío (Mago Editores, Santiago de Chile, 2015).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.