Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:08 CET.
Poesía

Homenaje a Soleida Ríos

 

Soleida Ríos vuelve del bosque cargada de

            mejorana, a mejorana

            huele la cesta de

            mimbre y yagua, las

            manos callosas de

            Soleida, el agua del

            balde para fregar la

            loza del día: sube

            las escaleras, el

            pasamanos de vidrio,

            la balaustrada de

            terracota desparraman

            retoños de mejorana.

 

Está un poco cansada, en el rellano del

            segundo piso cuesta

            arriba se queda unos

            minutos reposando,

            la cesta a sus pies,

            está pensando en

            nuevas combinaciones

            de infusiones, si el

            boldo va con la

            manzanilla, y si

            habría que poner un

            rubí o cornalina en el

            fondo de la tisana. Y

            piensa en ponerse a

            freír, está cansada,

            flor de calabaza, o

            por si llega visita

            tener boniatillo o

            unas yemas de

            Santa Teresa en

            la despensa. Cuánto

            cacharro para

            sobrevivir.

 

Antes de abrir la puerta se le enreda la

            cabeza en el fajín de

            llaves que cuelga de

            su cintura, unas llaves

            que no abren nada,

            carecen de misterio,

            y entra: la franja de

            luz en el suelo de

            baldosa azul, el

            zócalo rosado, orienta

            la mirada a prueba de

            bala, no del todo

            realista, de Soleida

            Ríos: se dirige al

            mandil colorado que

            cuelga del perno

            bruñido de la cocina,

            descuelga unas

            sombras, un par de

            espejismos, tararea

            en voz más que baja

            interior, unas plegarias

            dirigidas a unas ánimas

            que hace años, quizás

            cincuenta, sobrevuelan

            Obrapía: la calle ya no

            hace esquina, y donde

            huele a rayo también

            crece la mejorana.

 

A la mesa la olla de agua hervida que funge

            de tetera en un país

            donde una cosa

            funge por otra para

            tirar más o menos

            el día, un boniato

            en un alféizar sirve

            de ornamento, el

            humo que despide

            la infusión hirviendo

            en la taza al borde

            de la mesa remeda

            usinas, altos hornos,

            la vieja chimenea de

            la Compañía de Luz:

            las manos de Soleida

            fungen de birlibirloque,

            y cuanto invocan hace

            surgir en el cielo raso

            estrellas fugaces,

            asteroides, las urracas

            del mito Vega y Altaír:

            en el centro del techo,

            donde estuvo el plafón,

            la última conversación

            que entablaron Baucis

            y Filemón junto a

            Mercurio.

 

En La Habana, y es un modo de fingir, todo

            duerme: las ánimas del

            sueño de Soleida Ríos

            dejaron de hacer

            preguntas, sería

            jactancia someter

            el sueño a las

            revelaciones. Hoy

            tenemos toque de

            muertos, palos, fugas

            y veda, a las seis

            pasadas acabará

            el sueño, en cuanto

            Soleida Ríos despierte

            irá sirviendo tazones

            de mejorana, dos

            cucharadas de

            azúcar prieta, a lo

            largo de Obrapía.

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.

Otros poemas suyos: Danza macabra, Dístico para una Historia de la Literatura Cubana, Oda y Recorrido.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Oh! Qué maravilla! Porque puede que el lector nunca estuvo allí, o lo soñó, o de verdad subió las escaleras y tomó mejorana con la de las manos de callos, tan tremendas y hermosas!, pero en el poema, ahí sí, es imposible no haber estado allí. Kozer al yunke, viejo y nuevo alfarero, tan certero y único, suerte de poeta, suerte la de todas, tenerte. 

Imagen de Anónimo

BUEN POEMA!!!