Jueves, 29 de Septiembre de 2016
01:28 CEST.
Poesía

Danza macabra

 

Está apoyado a una roca al fondo del camino,
           oyó segar, acaba de oír
           trillar, están cerniendo,
           acaba de ver una mano
           regordeta descolgar un
           rodillo de dos largos
           pernos empotrados
           en la pared encima
           del horno: la piedra
           de amolar a mano
           izquierda, vio mezclar
           la harina con un huevo
           (levadura) abrir un
           hoyo en medio de
           la masa, está atento,
           sabe que pronto la
           mujer de la mano
           regordeta juntará
           ambas manos para
           luego separarlas tras
           la plegaria de rigor:
           empieza a amasar
           la mezcla, trigo
           candeal, alforfón.

La segur se ha oxidado (y él todavía no se ha
           movido, no ha modificado
           la postura, ni sabe dada
           la edad, demasiado). El
           trillador se aleja de
           hombros cargados,
           podríamos utilizar la
           expresión hombros
           vencidos, visto de
           frente se destacan
           sus clavículas, dada
           su delgadez cadavérica:
           también visible de
           espaldas y de perfil.
           De lo cernido indicar
           que a causa de la
           sequía, año segundo,
           cayó piedra molida,
           paja y arena, mejor
           darle al pan forma
           de ladrillo, después
           de todo se trata de
           un pan incomestible.
           El rodillo está astillado,
           lo vio partirse en dos
           al ser descolgado, el
           horno desvencijado
           ya apenas prende,
           en parte por estar
           averiado, en parte
           porque no hay
           carbón ni leña en
           toda la comarca: a
           todo lo largo del
           espacio que media
           entre la tahona y el
           caballero apoyado
           a una roca, a sus
           pies una guadaña,
           detrás un jamelgo,
           la Vía Láctea, han
           brillado por un
           momento el compás,
           el astrolabio, y la
           Estrella Polar.

¿Y la mano? ¿La mano regordeta? La mano
           de la mujer del mandil
           de percal con mariposas
           amarillas estampadas
           por delante en la tela,
           sombras y manchas de
           grasa, harina ósea en
           la trama, y por detrás.
           El huevo que cascó
           estaba clueco, la masa
           se glorió de producir
           dos hogazas cuadradas
           de un pan que al sacarlo
           en frío se desmoronó.
           La mano (otrora
           regordeta) se
           desmoronó: y al
           juntar ambas manos
           para la plegaria de
           rigor, se le vio a la
           mujer al trasluz de las
           falanges los huesos
           por igual desmoronados.
           Se vio la hilacha de su
           mandil desovillarse, el
           pan crucificarse, ceñir
           los pobladores de la
           zona el saco ritual de
           estameña, esparcir
           cenizas sobre sus
           cabezas, y mirar y
           mirar una tras  
           otra las estrellas
           (desorientarse) en
           las pupilas.

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.

Otros poemas suyos: Dístico para una Historia de la Literatura Cubana, Oda, Recorrido y Pianto della Madonna.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Perfectamente y mejor se leería de estar a párrafo francés.