Jueves, 29 de Septiembre de 2016
23:17 CEST.
Poesía

La palabra abedul

 

Yo le dibujé un día la palabra abedul
al poeta Heberto Padilla,
la palabra que él nunca pudo trepar en su vida tan corta,
a donde habíamos salido a correr con los ojos,
qué poco nos cortamos con el cristal de los muertos.

Yo le di un día como ladrón envuelto en la tristeza
palabras nuevas pero sin domesticar
como rodillas de hierro,
abrazos transparentes
que se arquean al roce con la espiga,
boca dura de lejanas almendras.

Yo le dije un día la palabra descansa,
deja de caminar sobre la tierra
porque este es el mayor prodigio, el de los árboles,
no salgas solo al sueño,
no desesperes mudo ante la muchedumbre.

Y la palabra quédate,
no tienes que probar más dónde hemos pasado la noche,
no tienes que decir nada más
hasta que hablen las estrellas.

 


Francis Sánchez nació en Ceballos, Ciego de Ávila, en 1970. Sus últimos libros de poemas publicados son Extraño niño que dormía sobre un lobo (Letras Cubanas, La Habana, 2006) y Epitafios de nadie (Oriente, Santiago de Cuba, 2008).

Otros poemas suyos: Limpias cintas de video viejas, Perro, Pesca brava y Quiero irme callado...

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Es mejor no pedirle la opinión al poeta del justo tiempo humano.

Imagen de Anónimo

Una elegía. Hermoso

Imagen de Anónimo

Qué hermoso poema, estremecedor, hasta que hablen las estrellas, en una país iluminado...