Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
10:07 CEST.
Ensayo

Prats Sariol, lo literario y el yo

La lectura del texto "Mimí Yoyó" de José Prats Sariol, publicado en este diario me despierta algunos comentarios:

1— El error, me parece, no está en el uso de la primera persona ni en el uso de lo vivencial o lo anecdótico, ni siquiera en que un narrador, más o menos ducho, describa el escaparate o el sofá de su casa en más de 50 páginas (si tiene talento para ello, que lo haga). El error estaría, en todo caso, en el abuso de la primera persona. La (aparente) cercanía o lejanía con lo narrado, el grado de "realidad" o el carácter testimonial de una obra no creo que se relacione mucho con la capacidad de un escritor ni determinen el valor literario de la misma. El escritor malo lo será contando su rutina diaria o hablando de una excursión imaginaria a Marte.

2— El uso de la primera persona no es lo único ni lo más difícil en literatura. En creación literaria todo es difícil, del mismo modo que al leerse todo parece fácil. Ya lo decía Horacio.

3— Quedaría todo mucho más claro en este texto si el autor dijera con títulos, páginas, nombre y apellidos los autores y las obras a las que se refiere. Este tipo de ejemplos en que se dice poco y se esconde más a mí como lector no me funcionan. En un momento del artículo, el autor se refiere claramente a un poema de Orlando Luis Pardo Lazo publicado en este diario (aunque no dice el nombre del autor) y en otro caso (cuando se refiere a "algunos de firmas conocidas") podría referirse a algún poema reciente de Jorge Luis Arcos ("Yo quiero las candelas que se encienden al alba/ Y las frías estepas", dice el poema de Arcos) y otros autores publicados también aquí. ¿Pero cuál es el miedo de cierta crítica a decir y a nombrar, a ejemplificar con propiedad? A mí me dan más miedo los elogios (que siempre van con título, nombre. apellidos y curriculum del elogiado) que las críticas. Nadie suele ser críptico ni enigmático para elogiar (excepto Virgilio en la Égloga I, siempre hay una excepción), ¿por qué lo somos tanto para hacer una crítica severa si estamos seguros de nuestros argumentos?

4— La lírica como género comienza con la propia entronización del yo. Arquíloco, un soldado poeta, escribe desde su propia experiencia como soldado, amante, hombre social, amigo y enemigo. Safo, en su famoso priamel comienza diciendo lo que piensan otros para cerrar con la primera persona. Esos dos ejemplos no han sido hasta hoy superados. A ello súmesele que Odiseo narra en primera persona sus viajes en la Odisea frente a los feacios, pero no es Odiseo, es Homero interpretando a Odiseo, así que el propio uso de la primera persona puede ser engañoso. "Yo soy otro", asegura Rimbaud.

5— El grado de distorsión de lo "real" o vivivo es infinito. Ahí tenemos a Proust, mencionado por el propio ensayista. Y si Villaverde se nos queda ya lejano en el siglo XIX, tenemos a Sebald con su novela ekfrástica Austerlitz (2001), donde lo descriptivo se expande en ondas ciclópeas y continuas.

6— ¿"No se escribe sobre vivencias, el acto de escribir es una vivencia otra"? Desestima el autor de este artículo la relación entre vivencia y creación, entre mundo y logos. Esta idea suya que casi llega a afirmar la autonomía del arte o de la escritura me parece a estas alturas un disparate. Dicen que Ena Lucía Portela no sabe contar nada que no haya vivido o que no haya sucedido a alguien. Eso argumentan algunos para cuestionarla. Pero nadie puede negar que narra estupendamente. Si lo primero es cierto, ahí la tienen como ejemplo: es la mejor narradora de sus contemporáneos y lo que cuenta, supuestamente, es de sus propias vivencias. Habrá que releer "El viejo, el asesino y yo".

7— La idea principal del texto crítico que comento está en el abuso extremo que a veces se hace de lo anecdótico y de la primera persona, y en eso lleva razón Prats Sariol. Una pena que su texto vaya a otros extremos que pueden equivocar y oscurecer su propósito.

 


Este texto apareció en el blog El Jardín de Academos. Se reproduce con autorización del autor.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

Ah, pero es OLPL quien tiene la verdad, aunque no haga nada por argumentarla: lo dice él, y punto. Linfático, tú no reconocerías el talento, el genio y la auténtica audacia ni aunque te los pusieran enfrente pintados de azul con globitos amarillos. Si tu maniqueísmo ramplón es lo mejor que el pensamiento artístico de la oposición tiene que ofrecer, estamos muy jodidos.

Imagen de Anónimo

Yoandy, reléete Cien botellas en la pared, que es una novela altamente repetitiva y, por lo demás, muy, muy comercial. De qué habla usted!! Lee un poco más y deja de diletar.

Imagen de Anónimo

 La cantidad de poetas, escritores, artistas en Cuba es inversamente proporcional a los cines de estreno. Si hubieramos tenido FM, Television y rositas de maiz, nada de esto se estaria hablando. Los puchipuchi de quevoyaescribirporquenotengomasnadaquehacer no hubieranse graduado en latin y estarian escribiendo rotulados ( que se pagan muy bien y no tienen nada de malo...)

la culpa es de fidel.

Imagen de Anónimo

¿Ekfrástica? Vaya, caraj. Se nota que Yoandy es estudiante graduada, o graduado, no sé si es macho o hembra.  PS no tiene por qué dar nombres si no lo considera necesario, su artículo es una arremetida, bien merecida, contra los miles de yoístas que florecen en el patio triste y a veces desalmado de la poesía cubana (niño, eso es una descripción ekfrástica, pa que te enteres). Verdad que la planta yóyica no sólo crece en Cuba pero como éste es Diario de tal...

Imagen de Anónimo

Demasiado yo en la poesía. Bravo P.S.

Imagen de Anónimo

Ojo con RI que la lista de poemas que tiene en su comité es como para darle una medalla por la mejor recopilación de estudios miamenses sobre la literatura cubana y goyescas que diga yomismo. Debería hacer una antología con PS comenzando con ella claro está.

Imagen de Anónimo

Y Ahora Rosie Inguanzo da soluciones desde Tu MiamiBlog? Ahí sí que se soltó el Yoísmo!!!

Imagen de Anónimo

*entiéndase yo en su defecto y no solo el uso de la 1ra persona, sino como la autorreferencialidad narcisista, insustancial y manida...en la poesía cubana con un fino barroquismo decimonónico que de tan necios aspiran a la inmortalidad proclamándolo así en poemas y lecturas (ciegos al defecto) puro provincianismo y subdesarrollo. RI

Imagen de Anónimo

Yoandy,  Safo y Homero lo hicieron, y precisamente es harto recomendable evitar ese yo que se toma tan en serio y los subsiguientes regresos a Ítaca; sería higiénico resolverlo de otra manera, como ejercicio y disciplina, evitar el uso del yo* —particularmente un cubano. PS hace notar una lacra: es agotador el desfile de egos líricos banales en sus anécdotas. PS da en el clavo: gesto preformativo más que argumentativo, meterse con el ego de mis compatriotas es señuelo—los aquejados corren a defense, y sacar ronchas muy necesario. A la poesía cubana hay que llevarla a tintorería (la egolatría cubana en general, sobre todo la falocéntrica—aunque esa es otra historia). Reitero (lo dije tu Facebook, pensando que iba en serio), que los yoístas no lo ven así porque, suspendido el juicio critico, tupen a las masas, siendo todos cojos no saben que cojean. Lo obvio es tu punto 1ro (el ego se justifica en la buena obra). El ensimismamiento de Proust, Lord Byron, Rilke no es defecto. Sí lo son el barroquismo derivativo (herederos de Lezama ), la verborrea decimonónica (sobrecompensando la falta de formación y cultura - herederos de los negritos catedráticos del bufo), y el tono épico universalista nerudiano (hasta en el enunciado engolado apuestan a la eternidad). RI

En tumiamiblog citamos ejemplos y una posible solución al yoísmo: http://www.tumiamiblog.com/2011/06/el-lastre-del-yoismo-en-la-poesia.html

Imagen de Anónimo

Como puede comprobarse por el Anónimo 3:30, el provincianismo puede estar en el que acusa a escritores cubanos de ser provincianos, de estar en un mismo cuarto discutiendo entre ellos. Como si eso no pasara en la actualidad —y antes— entre los escritores argentinos, franceses, mexicanos y de otras literaturas nacionales, por mucha globalización que exista.