Jueves, 29 de Septiembre de 2016
01:28 CEST.
Poesía

Las erupciones del Big Bang

A Jan Kuhlbrodt, autor de este poema, le provoca cierta urticaria mental el mero acto de pensar en los orígenes del tiempo y el espacio. Por eso quizá la física que rige los destinos del universo se traduce en su poema en el horror de aquella asignatura obligatoria del colegio, de tan poca ayuda para entender los pasos de la historia, los controles fronterizos.

Quien ha nacido y se ha criado en un sistema comunista, tiene más que razones para cuestionarse la física. (O para celebrarla.) La física como opuesto de la historia. El libro al que da inicio a este poema está dedicado a Stötzer (Stötzer Lied. Gesang vom Leben danach, Verlagshaus J. Frank, Berlín, 2013), un "dispositivo de almacenar impresiones y sensaciones, un sismógrafo". Y como un sismógrafo capta el poeta las vibraciones de la nueva era, de esa "vida después". Como un Herr Keuner brechtiano renacido, ahora más desencantado, más cínico, más lleno de amargura.

 

 

 

El Big Bang

 

concepto que ilumina, motivo indistinguible; un ahora

solo visible como niebla

 

cuando un movimiento fortuito entró en el mundo. Entrada

                                                                                        que yo llamo huida

de la idea

antes de la idea de que nada comenzó jamás, ni siquiera el fin.

La física, para mí, siempre un horror, vibración, oscilaciones,

erupciones (cutáneas), límites a cinco grados, que para mí eran,

como límites, muy poco reales, como las fronteras con pasos, con membranas,

estructuras osmóticas, puntos de parada o puntos finales, controles de

pasaporte…  

 

 

Der Urknall

einleuchtend als Konzept, ein Grund nicht erkennbar; ein Jetzt / als Nebel nur sichtbar // als zufällig eine Bewegung in die Welt trat. Ein Tritt / aber ich nenne das Flucht / des Gedankens / vor dem Gedanken, dass nichts je begann, nicht mal das Enden. / Physik war mir schon immer ein Gräuel und die Schwingung, / der Ausschlag, die Grenze fünf Grad, die mir als Grenze so wenig / real war, wie Grenzen mit Durchlass, Membranen / Osmotische Gebilde, Haltepunkte oder Endpunkte, Passkontrollen,   

 


Otros poetas traducidos por José Aníbal Campos: Clemens Umbricht, Thilo Krause  y Volker Sielaff.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Tengo que decir que se agradece la traducción de literatura de habla alemana. Yo conozco el idioma, pero no es lo mismo la traducción que pueda hacer que una traducción literaria, hecha por un especialista con sensibilidad poética. Sin embargo, y aquí va mi crítica, ninguno de estos poetas traducidos son a mi criterio muy fuertes, o ninguno ralmente impresiona. Esta reflexión plana y vacía sobre el Big Bang, y esas enumeraciones de lo que siente el autor que es la física la pudiera escribir cualquiera, y no dicen mucho. Le pregunto a José Aníbal Campos esto es lo mejor que hay en la literatura de alemania, suiza y austria en estos tiempos? O hay algo que él recomiende más? Saludos

Imagen de Anónimo

Gracias a todos los que han comentado, los que han comentado positiva y negativamente. Lástima que la mayoría sean anónimos. Se trata de una serie de poemas de autores alemanes contemporáneos que yo he reunido bajo un criterio editorial: la memoria. Lo que aquí se presenta son versiones inconclusas (como inconclusa es cualquier traducción). Pero me satisface sobremanera que los poemas hasta ahora presentados hayan llegado, como algo enriquecedor, a un par de gente. Agradezco especialmente a PDCS y a Jorge Seca, ese gran colega, sus comentarios elogiosos y, a la v ez, críticos, cuestionadores, eso me sirver de mucho... 

José Aníbal Campos

Imagen de Anónimo

Un poema de luz intensa, arrasadora, que se lleva por delante los límites y las fronteras de la pequeñez y de la sordidez humanas. Una traducción fiel, que sortea los escollos de "Ein Tritt" y "das Enden" y resuelve con sencillez, acertando plenamente en la diana. Gracias por tu impagable labor, José Aníbal.

Jorge Seca

Imagen de Anónimo

Un poema de luz intensa, arrasadora, que se lleva por delante los límites y las fronteras de la pequeñez y de la sordidez humanas. Una traducción fiel, que sortea los escollos de "Ein Tritt" y "das Enden" y resuelve con sencillez, acertando plenamente en la diana. Gracias por tu impagable labor, José Aníbal Campos.

Imagen de Anónimo

PDCS no sabe Alemán; pero sí Esperanto, lo que ya es algo.

¿Verdad, anónimo?

PDCS

Imagen de Anónimo

¿PDCS sabe alemán?! 

Imagen de Anónimo

El poema es malo malísimo. Sobre el mismo tema, ver las maravillas que escribió Sarduy, donde 'Big Bang' es un pun.

Imagen de Anónimo

Gracias por presentar (nos) a estos buenos poetas, a través de magníficas traducciones.

PDCS

Imagen de Anónimo

Excelente poema....

Imagen de Anónimo

¨Urticaria mental¨: muy mala selección de palabras