Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
16:18 CEST.
Narrativa

El club de relaciones breves

Archivado en

 

El club de relaciones breves

 

Decidieron mantener un club para relaciones de dos meses, tiempo que dura el amor, y al final se separaban los miembros y surgían nuevos clubes con nuevos nombres. Muchos de ellos han llegado a nuestros días.

 

 

Alfajor

 

Un alfajor cogió brillo, alguien pensó que era posible, sonaba a eso, y ahí estaba, plateado en la vitrina de la dulcería. Duro a los dientes, no se vendió, y con el tiempo motivó lo que había comenzado como un juego, despidiéndose.

 

 

Engañado

 

Singaba cinco veces y se entristecía por su poor performance y ella no comprendía pero le seguía la corriente y exigía: ¡más, más!, mitigando necesidades de equitación.

 

 

Barbada

 

¿Cómo hablar de la mujer barbada, por qué ángulo? Uno que favorezca su descripción. Tiene que estar la escalera automática. Y a un lector del pasado, ¿qué referencia?... I wouldn't fuck her.

 

 

Matriuska

 

Cuando halaron la piel negra del escroto para que surgiera de abajo la piel blanca mostrando comunión racial, ya en la base de los huevos no supieron dónde enganchar el pellejo, así que pusieron a un negro y a un blanco a pisarlo. No era tarea sencilla, y apenas simbólica, pero se hicieron amigos.

 


Javier Marimón nació en Matanzas, en 1975. Ha publicado los cuadernos Formas de llamar desde Los Pinos (1999), El gatico Vasia (cómo engañé al Súbito) (2001), Himnos urbanos (2002). Estos textos pertenecen a un libro en escritura: Sinalectas.

Otros textos de ese libro: Lascivia y otras sinalectas, Recurso de sardina, Algo oscuro en la sopaTomate triste y otras sinalectas.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Buenísimos, Marimón!!!!

Imagen de Anónimo

No entendí ni pinga.

El Mongo

[Nova Yol - Londre - JAYALIA!]

Imagen de Anónimo

The best of the beasts. Besos.