Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
15:17 CET.
Poesía

'Unas palabras con José Rodríguez-Feo' de Wallace Stevens

 

Como una de las secretarias de la luna,
la reina de la ignorancia, has deplorado
su predominio sobre los imbéciles. La noche
vuelve todo grotesco. ¿Será porque ella misma
es la esencia del mundo interior humano?
¿Es La Habana lunar la Cuba del ser?

Debemos irrumpir en ese mundo interno
para acopiar relajamientos de lo conocido.
Por ejemplo, el viejo vendedor de naranjas
duerme junto a su cesta. Ronca. Su aliento hinchado
ofende. ¿Qué tránsito de ideas apenas concebidas
pasa arrugándose en un gesto cual

el grito de un feto? Se cansa el espíritu,
hace tiempo que está harto de esas ideas.
Dice que hay un grotesco absoluto.
Hay una naturaleza que es grotesca dentro de
las calzadas de los generales. ¿Por qué decir

que es ese el mundo interior humano,
o ver las secas formas inconscientes de la noche,
fingir que son formas de alguna otra conciencia?
Lo grotesco no es visitación. No es
aparición sino apariencia, parte
de esa simplificada geografía, en la que
sale el sol como una noticia de África.

 

A Word with José Rodriguez-Feo

As one of the secretaries of the moon
The queen of ignorance, you have deplored
How she presides over imbeciles. The night
Makes everything grotesque. Is it because
Night is the nature of man’s interior world?
Is lunar Habana the Cuba of the self?

We must enter boldly that interior world
To pick up relaxations of the known.
For example, the old man selling oranges
Sleeps by his basket. He snores. His bloated breath
Bursts back. What not quite realized transit
Of ideas moves wrinkled in a motion like

The cry of an embryo? The spirit tires,
It has, long since, grown tired, of such ideas.
It says there is an absolute grotesque.
There is a nature that is grotesque within
The boulevards of the generals. Why should
We say that it is man's interior world

Or seeing the spent, unconscious shapes of night,
Pretend they are shapes of another consciousness?
The grotesque is not a visitation. It is
Not apparition but appearance, part
Of that simplified geography, in which
The sun comes up like news from Africa.

 


Wallace Stevens fue abogado, agente de seguros y gerente de la Hartford Accident and Indemnity Company, pero nunca revelo a sus asociados que era poeta. Nació en Reading, Pennsylvania, el 2 de octubre de 1879, y publicó su primer libro, Harmonium, a los 34 años. Se carteó y tuvo amistad con el cubano José Rodríguez Feo, decadente heredero y editor de la revistas Orígenes y Ciclón. Stevens dijo: "El contacto diario con un empleo fortalece el carácter del poeta". Murió en Connecticut, en 1955.

Otro poema suyo traducido por Néstor Díaz de Villegas: El sentido del prestidigitador.

Cinco poemas suyos de tema cubano traducidos por Enrico Mario Santí: Wallace Stevens en guayabera.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Me encantó la versión de Néstor, tan distinta de la mía. Prefiero siempre llamarlas versiones no sólo porque no me considero traductor sino debido a los efectos que tiene este ejercicio: crear con un poema otro poema en otro idioma con  recur SOS análogos. Enrico Mario Santí

Imagen de Anónimo

Hermosa traduccion de un muy hermoso poema. Gracias a Diaz de Villegas!

Imagen de Anónimo

Anónimo 2.12 pm, asi  que el Premio Pulitzer y dos veces National Book Award, vicepresidente desde 1934 de la Hartford Company (entre las 500 Fortune) y heterosexual Wallace Stevens tenía que sentir "hasta una leve envidia" de Rodríguez Feo porque éste era gay, apuesto y millonario y sabía hablar bien francés e inglés.Stevens leía español (como puede verse por su correspondencia con Rodríguez Feo, que evidentemente no has leído) y leía y hablaba francés e inglés y conocía las literaturas de esas lenguas como no llegaría a conocerlas el cubano, y menos a esa edad.Truman Capote nunca fue amigo de Rodríguez Feo, y si lo hubiera sido poco le habría importado a Stevens. Pero supongo que tú pensarás que Capote es más importante que Stevens, y por eso soltaste ese nombre.¿Por qué no te dedicas mejor a comentar sobre Jennifer López y su novio y temas que estén más a tu alcance? Porque da pena que un poema y una traducción como éstos tengan comentarios tan televisivos como los tuyos.

Imagen de Anónimo

A mí sí me parece que aquel joven millonario, apuesto, gay, que hablaba perfectamente inglés y francés, graduado de Harvard y lleno de curiosidad intelectual, debió despertar cierta admiración en WS, que tenía que ganarse los frijoles vendiendo seguros y no sabía español. Hasta una leve envidia, normal ante el cubano generoso, libertino y amigo de Truman Capote.

Imagen de Anónimo

Anónimo 4:51 am, tú y Prats Sariol padecen de lo mismo. Como él admira a Rodríguez Feo, piensa que Stevens tuvo que admirarlo. Y a ti, como te parece imposible que un graduado en Harvard sea snob —evidentemente tienes un pobre sentido del snobismo—, te parece imposible que Stevens haya visto snobismo en Rodríguez Feo. Ni tú ni Prats Sariol dedican un segundo a pensar en cómo juzgaría Stevens, que no tenía las razones de PS para admirar a su joven corresponsal y a quien un título de Harvard no le despertaría seguramente las mismas expectativas que a ti.Lee la correspondencia entre ambos, lee el prólogo a la correspondencia.Y al Anónimo 11:34, nadie ha hablado de la juventud de Vitier y García Marruz, que esto no es una oficoda. Hablaba del peso que podrían tener ellos en una decisión de Lezama Lima, que los dos resultaban poco influyentes en Lezama; porque no se trata de lo que nos parezcan a nosotros Vitier o García Marruz, sino lo que le parecieron ellos a Lezama en ese momento.

Imagen de Anónimo

De acuerdo y el sectarismo católico no hay que buscarlo, desde luego, en el índice de la revista, que fue tan obra de Lezama como de Rodríguez Feo, sino en poemas de Gaztelu, Baquero, Diego, Vitier y García Marruz, que no eran tan jóvenes cuando la ruptura de Orígenes, y sobre todo en las críticas y antologías de Vitier, publicadas en la revista y la editorial de la revista. Gracias a Santí y a Díaz de Villegas por sus traducciones.

Imagen de Anónimo

¿Snob y se graduó en Harvard? Las traducciones del inglés de Pepe Rodríguez Feo, sobre todo de narrativa, superan en calidad y volumen a las de Santí y Dìaz de Villegas, sin desdorarlos.  Más respeto y menos envidia.

Imagen de Anónimo

Es ridículo lo de la admiración de Stevens por Rodríguez Feo. Stevens sentía curiosidad por su corresponsal, como puede verse en las cartas. Pero, ¿qué iba a admirar en aquel jovenzuelo sin obra y snob que le hacía preguntas sobre Hemingway y otros temas que a Stevens le parecían imprudencias o bobadas?Stevens sostuvo correspondencia con otros jóvenes de países lejanos —sin que hubiera interés erótico suyo, aclaro—. El prólogo de "Secretaries of the Moon" menciona varios casos. Stevens pudo sentir simpatía, curiosidad, interés, pero la palabra admiración le queda grande.Anónimo 2:54 am, ¿y tú te leíste la correspondencia Stevens-Rodríguez Feo? Te vendría bien leerla o volver a leerla, y buscar en un diccionario la definición de admiración.

Imagen de Anónimo

Basta con revisar el Índice de Orígenes para verificar hasta la saciedad que nunca fue sectaria o pajuata o de un catolicismo sectario. Por favor, un tin de seriedad, salvo que lo hagan por fastidiar o engañar a haraganes. Revisen el Índice, hay acceso gratis en Internet. Evidencias, no juicios superficiales y opiniones emotivas.

Imagen de Anónimo

Ignorantes: lean la correspondencia entre W S y Pepe Rodríguez Feo, para verificar la admiración.