Martes, 21 de Noviembre de 2017
18:00 CET.
Poesía

'Blade Runner Waltz' de Paulo Leminski

 

En mil novecientos ochenta y siempre,
ah, qué tiempos aquellos,
bailábamos a la luz de la luna, al ritmo del vals
La Perfección del Amor a través del Dolor y la Renuncia,
nombre, confieso, un poco largo,
pero los tiempos, aquel tiempo,
ah, no ha habido más tiempo
que entonces.
Aquello sí eran horas,
días enormes, semanas años, minutos milenios,
y toda aquella fortuna en tiempo
la gente la gastaba en boberías,
amar, soñar, bailar al ritmo de un vals,
aquellos falsos valses de tan inmenso nombre lento
que la gente bailaba en algún septiembre
de aquellos mil novecientos ochenta y siempre.

 

 

Blade Runner Waltz

Em mil novecentos e oitenta e sempre,
ah, que tempos aqueles,
dançamos ao luar, ao som da valsa
A Perfeição do Amor Através da Dor e da Renúncia,
nome, confesso, um pouco longo,
mas os tempos, aquele tempo,
ah, não se faz mais tempo
como antigamente
Aquilo sim é que eram horas,
dias enormes, semanas anos, minutos milênios,
e toda aquela fortuna em tempo
a gente gastava em bobagens,
amar, sonhar, dançar ao som da valsa,
aquelas falsas valsas de tão imenso nome lento
que a gente dançava em algum setembro
daqueles mil novecentos e oitenta e sempre.

 


Paulo Leminski (Curitiba, 1944-Curitiba, 1989) es uno de los poetas más influyentes de la literatura brasileña. Pasó parte de su adolescencia en un monasterio donde aprendió latín, teología y literatura clásica. Abandonó el monasterio, viajó, estudió el budismo zen, practicó judo, se dejó unos grandes bigotes de guagüero. Una de sus novelas es considerada obra de culto: Catatau (1975).  Tradujo al portugués a Petronio, James Joyce, Samuel Beckett, Yukio Mishima, Alfred Jarry y John Fante. Escribió biografías del poeta japonés Matsuo Basho, Jesús y de Trotsky. Publicó ensayos sobre poesía, imaginación y literatura clásica griega. Este poema pertenece a su libro La vie en close (1991).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Muchas gracias a Antonio José Ponte por este hermosísimo poema de Paulo Leminski, a quien no había leído antes. Gracias también a Ponte por las traducciones que ha ido publicando de poesía portuguesa, que leo siempre encantada. Muchas gracias.

Imagen de Anónimo

Y cuando rodaban la bola que Donna Summer se iba aparecer nos daban hasta las 4 de la madrugada esperando, y nunca se materializaba...

Imagen de Anónimo

¡Excelente poema!

Imagen de Anónimo

Apenas 45 años cuando muere. Excelente poema de P L, me gustaría saber y leer más poemas de él. Gracias Ponte