Poesía

El pozo

Archivado en:

'Entonces para divertirse amenazó/ con tirarme al agua. Paciente y asustado/ le pedí que me ayudara a salir.'

 

Me ordenaron buscar agua
pero no confiaban en mí,
y decidieron que uno de ellos
me acompañaría. El pozo
era circular y ancho,
con el brocal de ladrillos.
Tuve que meterme dentro,
agarrarme del borde,
inclinarme y sacar el agua
con una lata sucia de conservas:
hasta que el bidón estuvo lleno.
Entonces para divertirse amenazó
con tirarme al agua. Paciente y asustado
le pedí que me ayudara a salir.
Por fin lo hizo. Me dio la mano y gritó:
¡Sube! Yo moví el torso fingiendo la subida.
Era el impulso que necesitaba para enviarlo
al fondo. Después le tiré el bidón a la cabeza:
a veces tengo buena puntería.

 


José Ramón Sánchez Leyva  nació en Guantánamo, en 1972. Ha publicado los libros Aislada noche (Letras Cubanas, La Habana, 2005), Marabú (Torre de Letras, La Habana, 2012), y El derrumbe (Letras Cubanas, La Habana, 2012). Es editor de la revista La Noria. Este poema pertenece a Marabú.

Otros poemas suyos: Adriana Sage, Harry Chulo, Marabú y El derrumbe.