Poesía

Recorrido

Archivado en:

'ulanos y coraceros se/ alejan a mis espaldas,/ de cuatro en cuatro se/ alejan, jinetes en bronce/ labrados, en letras/ apocalípticas vaciados'

 

Del todo claro. A mis espaldas. En la huerta, quiero
          decir detrás de la cerca con
          la madreselva en flor y el
          buey blanco, parece de
          bronce, no lo mueve a la
          tarde resorte alguno, está
          saciado: calculo que está
          harto de ser buey, quiero
          decir, un cuadro de
          labranza, surcos y un
          espantapájaros al otro
          extremo del terreno, la
          mancuerna y su sombra
          lo obligan a dar la vuelta,
          la da: lo obligan cuando
          al llegar al final del surco
          debiera dar la vuelta por
          su cuenta, o si no, a
          qué ser buey, arar en
          paralelo, la reja del
          arado arroja su sombra
          a un lado, y la sombra
          de la esteva se enarca
          al paso del buey, se
          incrusta en los cielos.
          Ajeno asunto. No muge,
          no gorjea, no ladra,
          buey entelerido, buey
          de mirada entornada a
          la espera de unos
          primeros brotes de
          acelga, puerros, la
          col tiene una flor que
          mascaría a satisfacción
         durante horas, sin
         desgastarla: ¿o es una
         hortensia? Un puente al
         fondo entre el buey y el
         espantapájaros con el
         saco de pana estriado,
         sombrero puntiagudo de
         paja, sigo sentado, el
          sol de las once todavía
          no pega demasiado,
          ulanos y coraceros se
         alejan a mis espaldas,
          de cuatro en cuatro se
          alejan, jinetes en bronce
          labrados, en letras
          apocalípticas vaciados,
          inscritos en lo alto, ah,
          ulanos y húsares ah las
          sombras, de cuatro en
          cuatro al otro lado de
          la cerca del huerto las
          urracas, las llaman
          pegas en un lugar, en
          otro picazas, una u otra
          se alejan a ras del campo
          labrado con su botín de
          flora y de semilla de los
          viveros imperecederos
          con que sueñan: eso,
          era eso lo que se movía,
          el viento mecía, tras las
          cortinas corridas de
          terciopelo, en el cristal
          de la doble ventana.
          Urracas. No gañan, no
          bufan, no ululan. No
          braman. A qué ladrar
          o bramar si son urracas.
          Se fueron. Ulanos y
          dragones. Los arcabuceros
          y subtenientes, y toda la
         Plana Mayor de urracas
          y lanceros se aleja detrás
          (de la cerca) (las cortinas
          de la sala) del General de
          Brigada, oyeron: ese buey,
          eso don de nadie, urraca
          y acémila, se detiene, ni
          un surco más, ni otra
          vuelta. Dios se haga
          cargo de hacer brotar
          las flores, la acelga,
          las coles, se tiende
          el buey entre dos
          camellones de tierra
          recién barbechada,
          se tiende mientras
          cierro los ojos y me
          recuesto: pasé una
          hora pintando una
          acuarela, yo que no
          tengo el menor sentido
          de la forma y del color,
          pasé otra hora bordando
          un lienzo ovalado, yo que
          no soy capaz de ensartar
          aguja y estambre,
          confundo urracas y gallos,
          bueyes y minotauros, y
          esta misma mañana a
          mi madre confundí con
          la gorgona.

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió el pasado año el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.

Otros poemas suyos: Pianto della Madonna y El horizonte.

 

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Excelente poema con todos esos paisajes entrecruzados. Muchas felicidades a José Kozer, de quien he disfrutado también los poemas anteriores. Gracias a DDC por difundir la poesía cubana de todas las generaciones y todos los rincones, gracias.