Crítica

BBBBB160 (Años luz)

'Imagino a Kozer, dentro de una o dos décadas, oculto en un bosque de la China. Vive en una cabaña rodeada de juncos, en la soledad de los maestros y de los monjes antiguos.'

 

En No buscan reflejarse (2001), antología de José Kozer preparada por Jorge Luis Arcos para la editorial Letras Cubanas, ya habíamos leído el epitafio que el poeta se dedica a sí mismo:

 

Desde que Kozer ha muerto el cuartico está igualito.

El mármol es piedra pómez y la polilla sigue su curso.

Cuba da vueltas alrededor de sí misma y en un bosque de la China una china se perdió, Kozer, en el enredijo de tu literatura.

 

Afortunadamente, el profeta hebraico de nuestra lengua sigue vivo y sigue enredándose la lengua. Una prueba de ello es BBBBB160, el poemario de casi doscientas páginas que ha desembarcado en las librerías de la Isla.

Un verdadero placer encontrarse, entre toda la bazofia que se acumula en la sección de poesía —esos cuarticos—, un libro en el que ya desde el título nos habla el archivista obsesivo, el archivero compulsivo de carpetas. Lo abro al azar y leo en "Desdía":

 

                   ...por la mañana,

apunto mis chorradas, en un

cuaderno, lo tranco (sistemático)

y (sistemático) lo olvido... 

 

                              ("Desdía")

 

El sistema, la máquina de Kozer. La escritura (ya sabemos que la poesía es un trapo) es un entra-y-sale diario de la página. Una práctica continua. "Cuarentena continua", la llama él mismo en otro poema. Ir dejando "estallidos (pedorreos) por escrito".

Escribir es una actividad residual del cuerpo.

Hace tiempo que tengo la imagen de Kozer (lo habré leído en alguna parte, a lo mejor en una entrevista) haciendo un poema sentado en el inodoro, en el preámbulo de las abluciones matinales. Sencillamente porque acaba de despertar. BBBBB160 abunda en este motivo (hay varios inodoros en sus páginas).

 

Soy

un ser deleznable, en vez de vivir para la muerte, vivo

para la escritura, albacea de la

Muerte: y esto, por Dios, a las

siete de la mañana (da asco):

con un mocho de bolígrafo

punta fina de porquería,

ponerme a comer, y oiga

usted, a diario, de lo que pica

el pollo, ¿a qué? Mucha fruta

da diarrea, y el ser deleznable

en mí se empeña en hacer en

un dos por tres teoremas sin

axiomas, boludez tangencial

del alfabeto... 

 

("Croar")

 

A diario, el poeta suelta sus cosas: mierda, orine, escritura… El chorro que producen las dendritas no es diferente al chorro que producen los riñones. "Mis vertederos matutinos", celebra Kozer. "Mis secreciones espesas." Poesía secretada, excretada (la escritura continua como tira de ADN, traza biológica): el residuo que te dice que funcionas, que aún estás vivo.

Pero la muerte también está ahí, claro, con sus mayúsculas. El poeta, septuagenario, no puede dejar de sentir su proximidad y reaccionar ante ella.

 

Resistir, un craso error: mejor desviar el desencajado fluir

mental, abrupto, incoada Muerte,

a prados de aciano: botes de remos

y un libro amarillento con poemas

del período Tang. La casa rural

alquilada de junio a septiembre,

la muchacha de la limpieza (ni

cofia ni delantal): estudiar

micología (¿yo, el de las

micciones, micólogo?), las

constelaciones, cenar lo mínimo:

hará más llevaderas las noches.

 

("Acta")

 

Autorretratos con paisaje. Pero (no hace falta decirlo) la senectud en estos poemas aparece despojada de todo patetismo. Kozer se pinta a sí mismo como "vejancón prostático" y "meón destartalado". Se divierte:

 

...ahí está el chiste, en ser el más

meón (socarrón) de los poetas

asiáticos (habidos y por haber)

del lago (presente). 

 

("Divertimento")

 

Por cierto, entre paréntesis: en varios momentos de BBBBB160 este tema de la vejez, la decadencia física y la muerte, con la resignación y el abandono que acarrean, deriva de la manera más natural hacia el tema Cuba:

 

…las Erinias políticas cinco

décadas (se dice pronto)

azuzaron: en estos días

el Gran Ocambo (verrugoso)

(la senilidad acaparando) va y

se va al otro barrio, ya ya, y

aquí no ha pasado nada. 

 

("Divertimento")

 

Y hacia el final del cuaderno:

 

Allí quedó el puerto donde atracaron mis abuelos: en un sentido

cósmico nada que lamentar,

cincuenta años de inmovilidad

no son nada. Biba Kuba bárbara

barbada perdonad la aliteración

y su Rebolusión, ya todo me da

igual, me vale madre la escritura…

 

("No puede decirse más")

 

Imagino a Kozer, dentro de una o dos décadas, oculto en un bosque de la China. Vive en una cabaña rodeada de juncos, en la soledad de los maestros y de los monjes antiguos. Tiene una silla, una mesa fabricada con sus propias manos, kilos de papel de arroz que es también papel higiénico y, en un estante, una fila de pomos con toda clase de hierbas, etiquetados en todos los idiomas de Babel.

Alguien va hasta allí para decirle que le han otorgado el Premio Nacional de Literatura.

Escuchada la noticia, Kozer dice algo parecido a estos versos suyos:

 

...ante la perspectiva

de un (otro) largo día, volveré a

adoptar la postura de la grulla...

 

("De senectud")

 

Cuba, por supuesto, seguirá dando vueltas alrededor de sí misma.

 


José Kozer, BBBBB160 (Letras Cubanas-Torre de Letras, La Habana, 2013).

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Fina Garcia Marruz vive. Tras ella, desde luego, apareceria el poeta santosuareno, dentro de una constelacion de por lo menos otros diez o doce poetas muy relevantes.

Imagen de Anónimo

ah, y la imagen de jk "haciendo" el poema en el trono previamente a las abluciones talmúdicas me suena que viene de un pasaje del magnífico ensayo de gerardo fernández fe "josé el impuro", cuya lectura cordialmente recomiendo.

Imagen de Anónimo

magnífica noticia la de la publicación de este espléndido título de kozer, que amplía un poco más la posibilidad de leerlo en cuba: hace unos meses el oportuno visitante de la librería alma mater podía adquirir, a módico precio cup, esas joyitas que son acta y trasvasando (también una antología preparada por monte ávila, no menos afortunada que no buscan reflejarse). kozer es, indudablemente, el poeta cubano vivo más importante (y más enérgico, a pesar de su carácter -para decirlo con las palabras del articulista- de septuagenario, felizmente un día sí y otro también volviendo a la carga invisible de los versos). chapó.