Martes, 13 de Noviembre de 2018
Última actualización: 21:40 CET
Narrativa

Sin tigo

(GENERACCION.COM)


Sin tigo

 

En las fiestas que celebraban la eliminación del contigo, ella le dijo algo, pero él no contestó, preguntándose si tal vez se habría vuelto loco, pero como ya no eran posibles las impresiones externas, siguió bailando encuero.

 

 

 

Reloj anal

 

Cuando cagar no era necesidad sino una forma de medir el tiempo, y la peste conducía a la soledad necesaria para concentrarse en los números, esa pasión científica hizo que el cuerpo sufriera mutaciones anales.

 

 

 

Caca así

 

Oh, el papel en blanco. ¡El coco! Uh, ah, el papel en blanco. Preocupar al culo que no quiere cagar. El papel se usa para el culo y para escribir, sirvió.

 

 

 

Variaciones perpetuas

 

¿La recuerdas bajo tu cuchillo, riendo cuando debía llorar? Por querer tanto a tu mejor amigo decidiste matarlo antes de suicidarte, para poder unirte a ella en bodas celestiales regidas por las variaciones perpetuas. Mas justo antes de morir, tu amigo también varió y eructó en vez de pear, así que clasificó para padrino de bodas, retomando el triángulo amoroso allá arriba.

 

 


Revenge

 

Cuando iba en busca de venganza, tuvo que lastimar a alguien, por lo que fue castigado. Cuando pudo regresar, descubrió que al que había dañado era el mismo de quien debía vengarse inicialmente, luego calculó la diferencia entre el deseo de venganza original y el daño entonces realizado, y la sumó a su necesidad aumentada de venganza actual, pero el coeficiente de su deseo de venganza sufría inesperadas variaciones, ya que el daño realizado no se avenía a la naturaleza de su necesidad de venganza. Era una cuestión cualitativa comiéndole el culo a una cuantitativa, se sintió violado y decidió olvidar.

 


Javier Marimón nació en Matanzas, en 1975. Ha publicado los cuadernos Formas de llamar desde Los Pinos (1999), El gatico Vasia (cómo engañé al Súbito) (2001), Himnos urbanos (2002). Estos textos pertenecen a un libro en escritura: Sinalectas.

Otros textos de ese libro: Necrofilia titiritera y Helado místico.

Archivado en

1 comentario

Imagen de Anónimo

Estamos mejorando, ya no se trata de p----a, sino de c--o. (para ver si paso los censores.)

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.