Lunes, 18 de Diciembre de 2017
12:04 CET.
Poesía

Casa

Archivado en

Mientras haya nubes
tendrá puntal y techo.
Mientras se arrastre un río
sus cuatro mil paredes
vestirán de piedra a las piedras.
Si la puerta es un árbol
se oirá el canto de las frutas
y las sombras madurarán
al alcance de la mano.
Que crezca sin aldabas.
Que sea posible ser y seguir
siendo y mucho más fácil abrir
y entrar que cerrar y salir.
A la luz de un párpado
la pinto con relámpagos.
Paraíso o infierno de estar solo,
paraíso o infierno acompañados
por el deseo y sus mitades,
la levanto sobre el viento
y los pájaros llegan al sur.
La entierro y se acaba el tiempo.
La quemo para que no tengas frío.

 

Caracas, 22 de febrero 2006


Octavio Armand nació en Guantánamo, en 1946. Ha publicado una decena de libros de poesía. Al más reciente de ellos, Clinamen (Kalathos Editorial, Caracas, 2011) pertenece este poema.

Otro poema de ese libro: Cubilete.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.