Poesía

Una bomba de espejos

Archivado en:

'Era negro y mulato, americano chino,/ sus pasas eran rubias y azules. Los zapatos/ de tacones, de lentejuelas frías. Los ojos/ de aluminio. Todos los reflectores...'

Nos citamos, enfermos, en los callejones.
Su antebrazo tatuado, pinchado. Los tendones
flojos bajo la manga. Con ojos de ladrones
miramos a la chusma. La basura en el ojo
azul ultramarino, rasgado, medio chino.
Un híbrido. Su rostro cruzado de mechones
azules sobre rojo y rubio y negro y ocre.
Pantalones estrechos y los pies enfundados
en botas de armadillo. ¡Oh, ladrón de ladrones!
Inyectamos azogue en su cuello de cisne
que expiraba en un lago en reparaciones,
escurriéndonos, gordos, entre grandes camiones.
El azogue clonado, mercurio clandestino,
explotaría en espejos. "¿Ya sabes lo que dicen
de las lunas cascadas y los malos reflejos?
Pues que son el preámbulo del dolor y del crimen."
Bajamos escaleras regadas de pasquines
de cantantes cubanos anunciando una estrella.
Los espejos rodaban entre los adoquines.
Un perro mordió a una corneja. Si es posible
mirarse en la propia mentira, si es posible
inventarse y perderse en los límites,
la bomba fue la explosión de una certeza nueva.
"¿No eres tú, también tú, el bello terrorista
emboscado en el gris natural del reverso
que da fondo al vaivén de nuestros espejismos
y sentido al desastre de los cristales huecos?"
Era negro y mulato, americano chino,
sus pasas eran rubias y azules. Los zapatos
de tacones, de lentejuelas frías. Los ojos
de aluminio. Todos los reflectores
se apagaron al unísono. Secretas poluciones
de una bomba de espejos que iluminó el abismo.
¡Criminal catalejo, fugaz diversionismo!
Se escurrió entre dos soles aprovechando un filo.


Néstor Díaz de Villegas nació en Cumanayagua, en 1956. Sus últimos libros de poemas publicados son Cuna del pintor desconocido (Aduana Vieja, Valencia, 2011) y Che en Miami (Aduana Vieja, Valencia, 2012). Este poema pertenece a un libro en preparación.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Es un espejo, no hay encuentro sexual con nadie, sino un encuentro de Díaz de Villegas con Díaz de Villegas, erótico quizás, pero solo en el sentido de amor intellectualis, es un ángel quien se le aparece: el ángel de la Historia.

Imagen de Anónimo

Esto me parece que se trata de un encuentro sexual fugaz, en un lugar sordido de estacionamiento de gruas vacias en un lote angelino, bajo los efectos de un psicodelico, con un hombre de raza mezclada, que acaba con la misma angst con que empezo', a riesgo de ser acuchillado o contraer una efermedad...que infierno!    

Imagen de Anónimo

Excelente poema

Magali

Imagen de Anónimo

Sigue Néstor tratando de imitar a Arenas, Ballagas, a ese Virgilio y no se da cuenta q ya tenemos a estos autores y q su prosa si se le puede llamar así no es mas q una copia. Debería dedicarse a mejores cosas o a escribir una poesía de los falos y las tmplads q se dedica a hacer en su pajarera de los Ángeles y q venga como Nihilista después de haber caido y levantado de sus amapolas y arrebatos por el ...... Cada vez q Néstor publicaCOI su libro Che en Miami !!! Uyy q perdida de hojaperdidas de tiempo en este q para nada es original bufón q copia a los grandes!! Como dirían en Cuba Zapatero a su zapato q parece ser las P. L.U.M.A.S y de cerámica y corte barato

Imagen de Anónimo

Nestorovious, muy bueno. Abrazo.

Imagen de Anónimo

Hay que convencer a los críticos más bien de que empiecen a entender a este poeta.

Imagen de Anónimo

Tiene una rara procacidad, bien atractiva, digna de las mejores páginas de R. Arenas. A este poeta no hay que disuadirlo.