Lunes, 18 de Diciembre de 2017
10:04 CET.
Poesía

Estados alérgicos

Archivado en

Perdona que me sitúe a una distancia
prudencial de ti como un vampiro
y la menuda violencia que ejercí
cuando dijiste en la alta noche que te ibas
y mi falso testimonio sobre la inexistencia
de carros de alquiler y la conversación
vacía sobre sexo colectivo entre otros
asuntos de los que apenas sé.

Perdona el abrazo más bien flojo, las palabras
rápidas en dialecto habanero, el descuido sobre
casi todo lo que habría que cuidar, la negligencia
despampanante como una puta rubia del 50
que zarandea sus caderas cavernosas de un lado
a otro de la casa que por cierto
pertenece al banco.

Borra de paso la tableta sin cubierta, el olor
universal que provoca la vida en común con una
gata, el aparato de los bronquios, la camisa
arrugada que parece un nido y que es
probablemente un nido aunque

¿No me habías dicho que te gustaba el jazz?


Sigfredo Ariel nació en Santa Clara, en 1962. Ha publicado una docena de libros de poemas y una antología de poemas, Ahora mismo un puente(Efory Atocha, Madrid, 2012). Este poema pertenece al libro Objeto social (Sed de Belleza, Santa Clara, 2011).

Otro poema suyo: Columbia etimológica.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Tremendo poema. Pa las niñas y pa las señoras.