Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Poesía

Cuento infantil

Archivado en

La gallina que tiene los ojos huecos,
puso el huevo más grande del mundo:
las finas líneas blancas de sus patas
con pasión afincándose al suelo
cuando cacarea y parecen quebrarse.
Es hacendosa.
Lo primero es asentar la casa, dice.
Barrer los deshechos
(las plumas amarillas del gallo
que cruzó el mar hacia otro gallinero).
La gallina es porfiada.
Sabe que no podría mantener el cerco apretado
donde los polluelos crecen
y se escapan obstaculizando su labor
de cloquear.
Así se ganó ser la dueña del patio,
de la familia
mojada y seca
según el clima de un pequeño lugar
donde de noche,
ensimismada en su sueño de grandeza
se cuelga del viejo palo con las uñas
y vive
aunque parezca muerta
desgarrada sobre él.


Reina María Rodríguez nació en La Habana, en 1952. Autora de una numerosos libros de poesía, algunos de los más recientes son: Bosque negro (Extramuros, La Habana, 2005), El libro de las clientas (Letras Cubanas, La Habana, 2005) y Variedades de Galiano (Letras Cubanas, La Habana, 2007).

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Reina como siempre, dejándonos sin argumentos ¿Quién vino primero, el huevo o la gallina? A ella nada le importa. Cómo olvidar que es un icono aun cuando toca temas banales. Con la sutilidad de una aguja perfila el ojal de una camisa masculina. Ella no tiene que cuidar del lenguaje, es el lenguaje el que se cuida de ella. Apología del no ser, renacimiento a pesar del neobarroco de la isla. La sigo en todos los blogs. Única en los 90. Me complace leerla en DDC. Saludos.