Lunes, 25 de Junio de 2018
Última actualización: 00:00 CEST
Poesía

Cementerio de trenes

(BALEROMEDICO.WORDPRESS.COM)

Aquí, al final, la máquina descansa,
hierro negro, mohoso, abandonado
(la yerba crece y en invierno es nada)
le acompañan sus años, desahuciado.

Así el humano inicia su carrera
y conoce su punto de partida.
Pero ignora el tiempo de su vida
y la estación en que el final le espera.

Al final, hierro viejo, enmohecido,
grandes números marcados al costado,
cementerio de trenes ya perdidos.

Una tumba con números me espera,
flores silvestres, polvo abandonado
también me cubrirán cuando yo muera.

09/02


Thomas Flores Aguilera nació en Coahuila, México,en 1928. Fue ordenado sacerdote en el Rito Latino de la Iglesia Católica Romana. Después de años de actividades ministeriales pidió y le fue concedido por el Papa Pablo VI la dispensa de sus deberes eclesiásticos, siendo reducido a la condición de sacerdote inactivo. Es autor de varios libros de poesía.

Archivado en