Sábado, 20 de Abril de 2019
Última actualización: 23:28 CEST
Cine

INSTAR premia con fondos a tres creadores audiovisuales cubanos

Entrega de los premios en INSTAR. (W. FERNÁNDEZ CUENCA)

Los Premio PM: Fondo INSTAR para el Audiovisual Cubano 2019, en su primera edición, auspiciados por el Instituto de Artivismo Hannah Arendt, se dieron a conocer este jueves en la sede de la entidad independiente en Tejadillo, La Habana Vieja, y el acta del jurado fue leída por el cineasta cubano Fernando Pérez, uno de sus miembros.

Los ganadores fueron Horizoe García, en la categoría de Ficción, por el corto La hora azul; Liam Durán, en Documental, por Mi alma azul, y Yimit Ramírez, en Nuevos Medios, por Los ojos de Mila Kaos.

En el caso de García, el jurado, presidido por el crítico y profesor de cine Dean Luis Reyes, destacó que se trata de "una historia bien enraizada en la realidad del Cerro profundo", así como la idea de trabajar con actores no profesionales, además de que tanto los diálogos como las acciones de los personajes muestran la "agudeza de la guionista".

Del documental de Durán, el jurado tuvo en cuenta "el valor testimonial". El material fue filmado por el propio protagonista, un hombre transexual cubano. En esta categoría, el ganador lo dio a conocer a través de un vídeo el cineasta exiliado Orlando Jiménez-Leal, realizador del cortometraje que da nombre al premio.

En cuanto a la obra de Ramírez, el fallo mencionó, "como valor agregado, el uso de la historia del personaje creado por el actor y transformista Antonio Alonso, para explorar la comunicación a través de soportes y tecnologías inéditas en la Isla".

Un total de 18 proyectos de La Habana, Villa Clara, Las Tunas, Santiago de Cuba y Holguín compitieron por los premios. Abarcaron temas como el racismo, el Servicio Militar Obligatorio, el arte urbano y las comunidades marginadas, entre otros.

El jurado estuvo integrado además por el cineasta cubano Carlos Quintela y la argentina Victoria Galardi.

La artivista Tania Bruguera, directora de INSTAR, declaró que este premio tiene el objetivo de reconocer una vieja demanda de los cineastas cubanos sobre la necesidad de un fondo de fomento de audiovisuales que contemple la creación independiente.

El dinero se recolecta a través del crowfunding o micromecenazgo, además del apoyo del Estudio Bruguera y más de 500 personas que respaldan esta iniciativa alrededor del mundo.

En la jornada quedó abierta la segunda convocatoria del premio, que tendrá como particularidad la entrega de un galardón especial con el nombre del cineasta fallecido en el exilio Nicolás Guillén Landrián, para el creador que mejor explore un tema tabú de la sociedad cubana.

Los ganadores recibirán en efectivo unos 5.000 CUC.