Domingo, 24 de Marzo de 2019
Última actualización: 04:46 CET
El Sucesor

El Sucesor, episodio #3: Haz tu revolución

Un antiguo amigo del Presidente, activista LGTBI, viene a visitarlo. Y entonces… Próximo capítulo, jueves 21 de febrero.

12 comentarios

Imagen de Anonim

Felicito a los creadores de la serie; es original, cada parte, escenario, actuación, narrrativa, está muy bien lograda y el resultado excede las limitaciones materiales. La humanización del sucesor está muy bien creada y contribuye mejor a la imagen positiva de Miguel Díaz que fabricada por el régimen. Octavio el sucesor es un cobarde, oso panda, y pide a la audiencia que lo ayude a vencer su cobardía, enfrentarse a la autoridad y gobernarse a sí mismo. Es la primera vez que los cubanos se ven a sí mismos pensando y enfentándose a sí mismos en la TV. La serie dejará frustrados a quienes les moleste verse a retratados pero no inclinados a cambiar y por otro lado a quienes creen que va a impulsar a la rebelión.

Imagen de Joshua Ramir

Este capítulo estuvo mejor, parecido a "el lobo, el bosque y el hombre nuevo" o fresa y chocolate. Gracias por explicar lo del panda, hay quienes tenemos poco contacto con Cuba y desconocemos el chucho de la calle. La atmósfera claustrofóbica  se me hace difícil pero la duración del capítulo compensa. Y me parece una gran verdad eso de ayúdenme Uds a mi., hay que presionar.

Imagen de Balsero

Está bueno que la tira moleste al gobierno. Pero deberían enviar a la discusión a gente preparada. Hay muchos opinadores que no leyeron más de 2 libros en su vida.

Imagen de Pedro Benitez

Jajaja; una invitación al Panda que se ponga los pantalones.  Buenísimo, falta que hace promocionarlo mucho en FB.

Imagen de Medicus

NARCO Usted parece no advertir la contradicción de sus palabras al referirse al "tipo de público que podría apreciar el contenido ( o parte de el que usted llama paquete...???) de DDC". Desde el momento que usted mira (o fisgonea) ese contenido, pues ya forma parte de ese "tipo de público" al que subrepticiamente pretende descalificar. Lo que no es interesante se ignora ¿o? DDC es un diario digital como muchos otros, con noticias interesantes, regulares y otras que pueden no interesar a un determinado grupo de lectores. La serie del sucesor es ficción. Y la ficción no es una muestra de la realidad, ni tampoco tiene por que ser (obligatoriamente) una representación anticipada y 100% fideligna del futuro. El verdadero Díaz Canel puede ser un ceboruco oportunista que cree en mayor o menor medida las imbecilidades que le dicen y ordenan y que él tiene que repetir (o sea un un incondicional, un tipo que no va a cambiar nada). Puede también ser una persona con cierto sentido común (repleto de contradicciones y conflictos mentales) pero aterrado por el "big brother" (paralizado por el miedo) o puede ser un tipo más inteligente de lo que muchos imaginan, el que, agazapado, espera su oportunidad para darle la estocada mortal al régimen (...soy ingeniero electrónico y puedo provocar un cortocircuito..). La serie el sucesor juega precisamente con todas esas posibilidades, o sea, con lo que Díaz Canel podría ser como individuo, y más importante aún, con lo que podría hacer en un futuro. En lo que a mi respecta creo que el tipo es simplemente un ceboruco. Y usted....jummmm, descalificando contenido, tipo de público y tratando de desviar la atención, pues empieza a parecerse a ciertos personajes que ya conocemos. Tenga un buen día.

Imagen de NARCO

Medicus y Balsero, me preguntaba seriamente que tipo de público podría apreciar el paquete de DDC. Uds. me han dado la respuesta. Gracias.

Imagen de Balsero

La duda que plantea el serial es si D-C es un continuador o un reformador. Por ahora, parece ser el primero porque su poder está subordinado al de Castro II y las FAR.

Imagen de Medicus

Esto tiene su mensaje.... sólo hay que saber interpretarlo.

Imagen de elmedicodelmongo

albertico pujon"

Imagen de javier monzon velazques

Pudo hacerse algo mejor. No le veo pies ni cabeza.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.