Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 22:44 CET
Ensayo

Iván de la Nuez presenta su 'Teoría de la retaguardia' en Bilbao y Madrid

Iván de la Nuez. Ilustración de Josunene. (CONSONNI)

"Mi Teoría de la retaguardia parte de que eso que llamamos 'arte contemporáneo' es un espacio en el que el comunismo encontró cobijo cultural y estético después de su derrota política", explica Iván de la Nuez en El Confidencial refiriéndose a su nuevo libro, publicado por Consonni, que por estos días el ensayista cubano estará presentando en Bilbao y Madrid.

Hace cuatro décadas, Peter Bürger publicó Teoría de la vanguardia, un libro de culto, concentrado en las dos tareas más importantes que demandaba entonces el arte: romper la representación y disolver la frontera que lo separaba de la vida. Fracasar en esta doble empresa habría certificado, según Bürger, la derrota de la vanguardia y quizá algo peor: su imposibilidad.

Cuarenta años después, De la Nuez propone Teoría de la retaguardia, cómo sobrevivir al arte contemporáneo (y a casi todo lo demás), "un manifiesto irónico surgido de ese fiasco, aunque no pierde el tiempo ni lamentándolo ni maquillándolo. Sobre todo porque aquí se entiende que nuestra época no está marcada por la distancia entre el arte y la vida, sino por una tensión entre el arte y la supervivencia, que es la continuación de la vida por cualquier medio", indica la editorial.

"En el malestar que brota de esa supervivencia, Teoría de la retaguardia sospecha de un arte que va dejando sus esquirlas en la política, la iconografía o la literatura, ámbitos desde los que regresa cada vez más maltrecho a su Ítaca de siempre: el museo. Desde ese viaje de ida y vuelta, este ensayo mordaz y austero —en el que se tropiezan Duchamp con La Lupe, la revolución con el museo, Paul Virilio con Joan Fontcuberta o Fukuyama con Michael Jackson— se pregunta si el Arte Contemporáneo no se acaba nunca. Porque si fuera mortal, entonces habría que escribirle un final", sugiere la nota.

Para De la Nuez el arte contemporáneo ha mutado del ready-made de Duchamp: "en sus tiempos eran los objetos los que se introducían en el museo, ahora son los sujetos. Si antes eran las cosas, hoy son las causas", señala. Denuncia que gran parte de esta escuela ha terminado en caricatura elitista, que podría describirse con el lema "todo por el pueblo y todo sobre el pueblo, pero sin el pueblo". 

"Opino que el uso de esa coartada política para engordar currículos artísticos o bolsillos extra-artísticos no aguanta una obra más", señala en entrevista para El Salto.

Según el autor, este ensayo propone una (auto)crítica al mundo de arte. "Para empezar, dejar de seguir, a lo Sartre, colocando el infierno en los otros. Aparte de eso, hay otras zonas que deben ser atendidas en ella. Por ejemplo, preguntarse cómo es posible que los que han armado el paradigma del Arte Contemporáneo se dediquen a campar en nombre del cambio de paradigma. O el hecho de fardar de un pensamiento cuando la mayoría de las veces este solo funciona como “género de importación” traído de otros mundos. O su alegre bamboleo entre el mundo del compromiso político y el mundo de las finanzas, entre la crítica socialista y la gratificación capitalista, con esa asimilación del modelo chino como una de las bellas artes", indica De la Nuez.

Iván de la Nuez es ensayista, crítico y curador. Entre sus libros se encuentran La balsa perpetua (1998); Paisajes después del Muro (1999), El mapa de sal (2001); Fantasía Roja (2006); Postcapital. Crítica del futuro (2006); Inundaciones (2010) y El comunista manifiesto (2013). Estos libros han sido traducidos a diferentes idiomas y publicados en editoriales como Mondadori, Península, Debate, Periférica, Surkhamp, Galaxia Gutenberg, Castelvecci o Angelus Novo.

La presentación en Bilbao será el 30 de noviembre, a las 7:30h en la librería Cámara (Calle Euskalduna 6, Bilbao). De la Nuez estará acompañado por el escritor Harkaitz Cano.

El acto en Madrid será el  3 de diciembre, a las 7:00 pm en La Central de Callao (Postigo de San Martín 8, Madrid) donde lo acompañará el cantante y compositor Santiago Auserón.