Domingo, 24 de Marzo de 2019
Última actualización: 04:46 CET
Sociedad

'La Catedral del Picadillo' se quedó sin presupuesto este año

La Casa de la Cultura de Jaimanitas con el anuncio de 'La Catedral del Picadillo'. (F. CORREA)

La actividad más importante de la Casa de Cultura de Jaimanitas, vuelta ya una tradición en este pueblo costero del noroeste de La Habana, es la performance La Catedral del Picadillo, de los promotores culturales Luciano Puentes y Yarais López Álvarez. Y en este 2018 el Gobierno la dejó sin presupuesto.

"Sin dinero y contra todas las banderas La Catedral del Picadillo va", me aseguró Luciano días antes de la inauguración, mientras corría por La Habana coordinando el transporte, el audio y los artistas invitados.

"Solo el pintor José Fuster nos ayudó con 625 pesos para el alquiler del ómnibus, y eso no llega a 30 CUC. ¿Cómo se explica que a la actividad más importante del año le retiren el presupuesto?", se preguntaba.

La Casa de la Cultura de Jaimanitas está enclavada en las ruinas del antiguo cine Caribe y, aunque tiene su plantilla cubierta, muchas limitaciones impiden su buen funcionamiento.

El viernes 16 de noviembre en horas de la tarde, a pesar de los inconvenientes por la falta de presupuesto y de apoyo, Luciano y Yarais pudieron inaugurar la cuarta jornada de La Catedral del Picadillo.

La performance, según palabras de Luciano, persigue como objetivo fundamental bendecir al pueblo todos los noviembres, en los días de la conmemoración de la fundación de La Habana. Comienza con la "Oración a Nuestra Soya del Rescate", que reparten en volantes a los presentes para que sigan sus versículos.

La oración dice así: "¡Oh, Santa Soya del Rescate, Madre del pueblo cubano! Bienhechora que te ofreces en momento de crisis, para proteger a los hombres de la lujuria de las carnes. Solo tú fuiste capaz de renunciar a tu condición leguminosa y ofrecer tu cuerpo en santo picadillo, en el glorioso calvario del 93, cúspide del hambre y la desesperación. Inmaculada Soya, aunque muchos alimentos permanezcan ausentes, no me abandones, que sin ti nada soy. ¡Que la bendición de Nuestra Soya del Rescate sea con todos vosotros!".

Luego de bendecido el pueblo, sigue la presentación de un grupo de teatro de la Asociación Nacional del Ciego, de Guanabacoa, con la obra Sin bastón. Después se pone en escena el elemento Mendigo 3.0, que según explica Luciano "es un nuevo tipo de mendigo en Cuba, viste bien, trabaja, pero no tiene donde dormir por falta de vivienda, entre ellos hay profesionales, técnicos y artistas que padecen este problema y queremos mostrarlo al público".

La noche inaugural, celebrada al fin, cierra con la actuación del grupo de música popular Kollage.

En la sala de exposiciones se presenta una muestra colectiva de artistas de la comunidad. Y como ha sucedido en las jornadas anteriores de la performance, se instaló "La Pirámide de la Soya y su Relación con la Salud", que dicta: "Reduce la tasa de azúcares en sangre. Es fuente de proteínas en la alimentación. Previene trastornos de la menopausia y menstruales. Previene la osteoporosis. Algunos aconsejan su uso como sustituto animal en embarazadas y niños menores de cinco años. Un estudio realizado en Harvard en 2006 arrojó que reduce notablemente el número de espermatozoides, aunque no se recomienda como el anticonceptivo ideal".

"La Casa de la Cultura de Santa Fe nos apoyó con el audio", dice Yarais. "En la noche del sábado habrá una peña de hip-hop y seguro que la calle se llena".

Yarais me entrega una hoja de papel para que haga un barquito. Veo que a mi alrededor todos los presentes están haciendo barquitos de papel y Yarais los va colocando sobre portavasos alineados en el suelo. La escalera que sube a las oficinas del segundo piso está adornada con sábanas blancas y botellas de cervezas con flores rojas.

"Todo en la performance tiene un objetivo", agrega Luciano. "El principal es que cada participante dé su propia interpretación de cada elemento. De verdad que no me explico por qué nos retiraron el presupuesto, si lo que hacemos es bendecir al pueblo todos los noviembres y mostrarles nuevas propuestas".

Cuenta Luciano que la idea de realizar esta performance surgió en 2014, cuando un grupo de artistas y aficionados que tenían la Casa de la Cultura como cuartel, en los horarios de merienda y almuerzo encontraban una sola opción alimentaria en la cafetería estatal situada frente al cine: pan con picadillo.

"De soya", agrega el promotor cultural. "Fue nuestro salvavidas ese año y llegamos a tejer una relación muy personal con ella, hasta que un día, como todas las cosas buenas de este mundo, desapareció y el grupo quedó con la nostalgia de aquel 'manjar' perdido. Entonces decidimos hacerle un homenaje. Una especie de monumento para no olvidarlo jamás".