Lunes, 22 de Abril de 2019
Última actualización: 02:00 CEST
obituario

Falleció en Nueva York la dramaturga cubana María Irene Fornés

María Irene Fornés. (GETTY)

La dramaturga, poeta, pedagoga y directora escénica cubana María Irene Fornés falleció este martes en Nueva York, reportó la revista Vogue que la consideró una de las voces latinas más influyentes del siglo XX.

Fornés murió a la edad de 88 años a causa del Alzheimer. Fue una figura de culto dentro de la escena del Off-Off Broadway neoyorkino de la década de 1960 y en su país de adopción ganó ocho veces el Premio Obie (equivalente al Tony para la escena del Off-Off Broadway), que le entregó además un galardón a toda su carrera en 1982. También quedó finalista al Pulitzer en 1990. Recibió además el reconocimiento del New York State Governor's Arts.

El Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami le otorgó el premio 'Toda una vida dedicada a las Artes Escénicas' en una de sus ediciones.

Aunque nunca renunció a la escena alternativa, obras suyas escritas en inglés como La conducta de la vidaLa exitosa vida de 3Fefu y sus amigas y Fango son consideradas entre las más importantes de la dramaturgia estadounidense de todos los tiempos. En sus más de 40 obras trató temas como el deseo femenino y la desigualdad económica.

Nacida en La Habana en 1930, viajó con su familia a la edad de 15 años a los Estados Unidos, donde estudió arte con el artista alemán Hans Hofmann, figura pionera del expresionismo abstracto. Tras marchar a París por un tiempo, el impacto que le produjo asistir a una puesta en escena de Esperando a Godot, de Samuel Beckett, la inspiró para emprender su propia obra.

Durante su carrera no solo escribió piezas para la escena, sino que además dirigió e impartió docencia. Su primera producción fue There! You Died; de 1963, a la que siguió el exitoso musical experimental Promenade. En esta pieza estaban ya los rasgos de su estilo: la estructura narrativa no convencional y una aproximación surrealista a los asuntos de lo cotidiano. 

También fue pionera del teatro inmersivo mucho antes que el término alcanzara notoriedad a través de figuras tan influyentes como Tony Kushner, el también cubano Nilo Cruz, y Paula Vogel.

La década final de su vida es resumida a manera de crónica en The Rest I Make Up, el largometraje documental de Michelle Memran.

Su obra permanece casi desconocida y apenas divulgada en su país de origen. Apenas en 2008 el grupo Argos Teatro de Carlos Celdrán montó su célebre pieza de madurez Fango.