Domingo, 19 de Agosto de 2018
Última actualización: 21:59 CEST
MÚSICA

Armando López nos habla de 'Bola de Nieve: el hombre triste que cantaba alegre'

Bola de Nieve (al centro) en una de sus presentaciones.
Bola de Nieve. (CADENAGRAMONTE.CU)

El Centro Cultural Cubano de Nueva York (CCCNY) organiza una charla multimedia en tributo al intérprete, pianista y compositor cubano Ignacio Villa Fernández (1911–1971), el gran Bola de Nieve.

La conferencia Bola de Nieve: el hombre triste que cantaba alegre correrá a cargo del periodista Armando López, y será este miércoles 28 de febrero en el Instituto Cervantes de Nueva York.

"Oír al Bola es como si asistiéramos al nacimiento conjunto de la palabra y la música", expresó el guitarrista español Andrés Segovia sobre Bola de Nieve, quien triunfó tanto en Cuba como en escenarios internacionales.

Su figura ha cautivado a artistas como Pedro Almódovar. "Para descubrirme a mí mismo, para advertir lo que me ha producido felicidad y dolor, no he acudido al psiquiatra sino a Bola de Nieve", reveló el cineasta español.

Señala López que "para entender porque medio mundo ovacionó a este negro gordito y cabezón, que vestido de frac actuaba canciones con voz de manguero, en jerga de cubano, español, inglés y francés, hay que entender a Cuba, la teatralidad de sus gentes, su picardía, su sensualidad, su música".

"Y hay que entender a Guanabacoa, villa del otro lado de la bahía habanera donde este artista raro, único, nació y creció. Guanabacoa, 'tierra de muchas aguas', de calles empedradas, donde se funden procesiones de santos blancos y vírgenes mulatas, con el jolgorio de retretas, pregones, sonatas al piano, y negros tambores de cabildos congos, y potencias yorubas y abakúa. Tierra de Ernesto Lecuona y Rita Montaner", destaca.

Para entender a Bola de Nieve, tenemos que ubicarnos en su contexto, "hay que decir en alta voz (a lo cubano) que nació en la folklórica Guanabacoa, el 11 de septiembre de 1911, y creció bajo fuego cruzado: negrito feo en sociedad blanca, afeminado en sociedad machista, de madre fiestera, tía abuela cuentera, y padre protector", indica López.

Pero nos aclara que para su suerte "el palo mayombe, la religión de sus ancestros, lo acorazó contra las burlas, y lo armó con una sonrisa de oreja a oreja con la que cautivó a amigos y enemigos, porque los congos saben que Sambia Mpungo, su creador, ordenó a Kitán, el orisha dueño del fuego a cuidar a los hombres machos, para que perpetuaran la especie…"

"Pero también saben que envió a su travieso hijo Inlé a proteger a los obiñi-ñañá…  ¿Quiénes son esos? Pues los 'mariquitas'… Y de noche, cuando Kitán duerme, el niño Inlé apaga su candela con agua, mucha agua. Por eso, los obiñí-ñañá, deben salir de noche, a cantar, bailar y complacerse, cuando Inlé los protege", relata López.

"Y eso hizo Bola de Nieve, actuar canciones en las noches, con su sonrisa aniñada para esconder hondas tristezas. Triste porque se sabía feo, muy feo y sabía que la vida no le bastaría para encontrar el verdadero amor. 'Si me pudieras querer como te estoy queriendo yo', escribiría. Alegre porque tocó el cielo con su música", nos recuerda López.

Armando López es periodista y productor de larga trayectoria en la industria del entretenimiento. Por años escribió en la televisión cubana. Fue miembro del equipo fundador de la revista Opina y creador del Premio Girasol a los artistas más populares de Cuba. En Nueva York ha producido espectáculos musicales en los prestigiosos Avery Fisher Hall del Lincoln Center, The Town Hall y The Manhattan Center. Ha publicado entrevistas, artículos y críticas en periódicos y revistas de Estados Unidos, España y Latinoamérica. Ha impartido conferencias sobre música cubana en numerosos centros de estudios de Estados Unidos.

El acto será este 28 de febrero en el Instituto Cervantes de Nueva York (211 East 49th Street, Manhattan), a las 7:00 pm. La entrada es libre para miembros del CCCNY y del Instituto Cervantes.

3 comentarios

Imagen de Anónimo

...Chano Pozo, Bebo Valdes, el gran Arcaño, Sammy Davis Jr., etc, etc. La lista es larga

Imagen de Anónimo

Bola fue y es una maravilla.

Imagen de Anónimo

La foto en que se ve a Bola de Nieve rodeado de bellísimas mujeres es del Show de Montmarte de 1957. El que un negro charol (como dice Armando López) fuera la estrella del cabaret de la alta sociedad habanera, desmiente que los artistas negros no podían actuar en los cabarés de lujo, y las sociedades blancas como se empeñan en divulgar Miguel Barnet y su pandilla. ¿Quiénes eran las estellas de la música cubana en la década del 50? Beny Moré, Olga Guillot, Celia Cruz, Blanca Rosa Gil, Xiomara Alfaro, Barbarito Diez... Desde que Miguel Matamoros irrumpió con su trío en la radio cubana, y Mariá Teresa Vera animó el Baile de la Presidencia que (los 20 de mayo) se celebraban en el Teatro Nacional, los negros y mulatos dominaron la música cubana. Ahi tienen a Pérez Prado, a Enrique Jorrín, a Richard Egues, a Rolando Laserie, a Celeste Mendoza, a Vicentico Valdés.  

Necesita crear una cuenta de usuario e iniciar sesión para poder comentar.