Jueves, 16 de Agosto de 2018
Última actualización: 03:49 CEST
MÚSICA

Rosita Fornés cumple 95 años 'orgullosa y feliz'

Rosita Fornés. (CUBASÍ)

Reconocida como la gran vedette de Cuba, Rosita Fornés, con una larga y amplia trayectoria artística en la televisión, el cine, el teatro y el espectáculo, cumple este domingo 95 años "orgullosa y feliz" por seguir trabajando y haber vivido "intensamente", informa EFE.

Querida y admirada por el público de la Isla, Fornés cimentó una sólida carrera como cantante y actriz con la que ha ganado un lugar destacado en la escena por su versatilidad, belleza y simpatía que este domingo resaltan medios estatales de la isla.

"Me encantaba mi trabajo, subir al escenario era mi mejor momento. Mi relación con el escenario ha sido mi vida. (...). Ahí fue donde yo logré el máximo de mi felicidad. Tuve la suerte de cultivar diversos géneros. Y disfruté hacerlos, yo lo disfrutaba todo", confiesa en una entrevista publicada esta semana por la web oficial Cubasí.

La artista, que debutó a los 18 años en el Teatro de la Comedia de La Habana, emprendió una imparable carrera desde 1941 destacando en el canto lírico con interpretación de zarzuelas y operetas de la mano de grandes autores cubanos como Ernesto Lecuona y Rodrigo Prats, pero también en el teatro y la radio.

Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia, que adoptó el nombre artístico de la multifacética Rosita Fornés, recuerda ahora que tuvo "muy buenos maestros de canto" que le dijeron: "Tú tienes voz de soprano", me pusieron a vocalizar y resultó que llegaba hasta un do sobreagudo. "¡Con esa voz puedes cantar hasta ópera, si quisieras!".

Pero ella dice que "no aspiraba a tanto" y que si le encantaban los géneros musicales como la zarzuela y la opereta, porque lo más le gustaba era "la posibilidad de cantar y también actuar".

Otro de sus espacios fue el cine, que le permitió sobrepasar las fronteras de la Isla y a los 22 años conquistar los escenarios de México, y en los teatro Arbeu, Lírico, Follies y Tívoli protagonizó muchas revistas musicales con gran éxito, por lo que la Asociación de Periodistas la proclamó en 1946 "Primera Vedette de México" y posteriormente "Mejor Vedette de América".

En el cine, hizo su primera aparición en 1939, en la cinta cubana Una aventura peligrosa, a la que siguió Romance musical en 1941, pero después intervino en la filmografía mexicana en la que intervino en una decena de películas, entre ellas, Se acabaron las mujeres, La carne manda, y Del can can al mambo.

Pero Fornés señala que cuando se le abrieron de verdad las puertas del cine en México fue cuando "decidí irme de allí" por razones personales, y tras una época de ausencia en la filmografía cubana, llegó su reaparición en títulos como Se permuta, Plácido y Hoy como ayer, los que para ella fue "maravilloso" y lo mejor "la acogida que tuvieron".

"Creo que a la gente le gustó verme de vuelta al cine, aunque nunca dejaron de verme, porque siempre hice teatro y televisión. ¡Hasta el cansancio!", apunta.

Su privilegiada carrera artística además del reconocimiento internacional en escenarios de América y Europa, le ha merecido premios, trofeos y diplomas que la Fornés ve como "la prueba de que he tenido una vida".

Si embargo, ella considera que el premio más grande es "el afecto y el cariño" que ha podido tener es "la manera en que me ha recibido el público, cómo me ha querido siempre".

A sus 95 años, sigue coqueta, activa, y afirma que es una mujer "feliz" porque "he vivido intensamente" y "he tenido una vida muy bonita".

42 comentarios

Imagen de Anónimo

12:25, podía irse para México, puesto que estuvo casada allí (Medel), trabajó también varios años y había hecho cine. No le hubieran faltado los contratos, porque con más de 50 años de edad la invitaron de nuevo a trabajar allá en los 80s e hizo algunos programas. En España estuvo a inicios de los 60s haciendo también algunas cosas (zarzuela, opereta, que se le daban bien y se vio en "Morena Clara", para la TVC) y por poco se queda entonces. Mire, como ocurrió con Alicia Alonso y los que interesaban al régimen, hicieron un pacto de silencio, le dejaron todo, le mantuvieron un buen salario (más alto que a los demás), su vida burguesa y ella se dejó llevar... Pudo irse a Venezuela para donde fueron muchos exiliados a trabajar y hacer televisión como Delia Fiallo y varios actores: Rolando Barral entre ellos, pero está claro que no quería romperse la cabeza desde cero ni en Miami con los tomates y las antiguas burguesas venidas a menos, ni en otro lugar...y a cantar lo que todos saben: Cuba que linda es Cuba, yo le defiendo porque estoy bien, que linda es Cuba...

Imagen de Anónimo

Rosita Fornés seguro que se planteó salir de Cuba. No se apresuró en los inicios, como tantos otros, tal vez porque ella tenía la opción de acogerse en cualquier momento a su ciudadanía americana por nacimiento. Luego postergó la idea de marcharse  --me imagino yo-- al enterarse de la suerte que les tocó a las 'estrellas' de la radio y la tv cubana, quienes tuvieron que realizar trabajos de cualquier tipo para sobrevivir (recuérdese que en esos tiempos no existía televisión hispana en EEUU). Por otro lado, ya andaba por los 40 y no era la muchacha estupenda que triunfó en México, aunque todavía su belleza era impresionante. Su vanidad normal de vedette no hubiera soportado tener que recoger tomates en Hialeah o trabajar en una factoría, como tuvieron que hacer muchas mujeres de clase media y aun alta en los primeros tiempos. El Miami de los 60 no era llegar y besar el santo.  Además, Rosita se debía a su público natural de Cuba (que la adoraba y la adora), buena parte del cual radica en Miami, pero no es lo mismo. No sé hasta qué punto se comprometió con el régimen, pero creo que si dijo alguna babosada en público sería por mimetismo oportunista o incluso por temor a no ser considerada leal. No se puede decir de ningún modo que fuera una comecandela. Más bien era cursi en su forma de hablar (a veces parecía argentina o mexicana). Y cuando le dio por cantar 'La chica yeyé' le puso la tapa al pomo. Yo la enterré a partir de entonces. No por ñángara, sino por vieja ridícula.---NIC

Imagen de Anónimo

Ay caballero tampoco es para tanto amor y tanto respeto. 

Imagen de Anónimo

Armando Bianchi sí que era un plomo, prepotente, grosero, descarado... Hizo sufrir mucho a Rosita, que le aguantó villas y castillas...

Imagen de Anónimo

En fin, yo la adoro como artísta, pero como ser humano FRENTE A LA DICTADURA no la respeto. Por lo demás, como ser humano y como artista la adoro y respeto. 

Imagen de Anónimo

Envidiosos, si esta mujer hubiera sido una mediocre como injustamente afirman algunos, no hubiese trabajado nunca en el extranjero antes de 1959, ni la hubiesen llamado después de la fecha fatídica, como hicieron televisiones extranjeras, entre ellas la mexicana. En una democracia esta mujer tiene todo el derecho a pensar y decir lo qué le parezca y nadie tiene el derecho de criticarla porque es una ciudadana libre. Si defiende al gobierno cubano por algo será, porque ciega no es, ni sorda tampoco, ni anormal tampoco... Ahora bien, como quiera que sea para cualquier ser humano, si a esta mujer le hubiesen arañado la pintura, de inmediato se hubiese largado, y como no sucedió por conveniencia mutua, se quedó y se hizo la tonta o la de la vista gorda, como la mayoría de la gente que se tuvo que quedar allí. ¿Qué iba a cantar para protestar si se lo hubiesen impedido? ¿Por qué tendría que haber ido a una cárcel, si la mayoría de los que se fueron no la tuvieron que pasar? ¿Qué iba a ganar protestando: un accidente acaso como Martha Estrada u otros? Aquí hablan los que no son capaces ni de poner su nombre cuando le señalan a esta mujer que haga algo, que nadie hubiese sido capaz de hacer y que tampoco hicieron. Por eso estamos como estamos.

Imagen de Anónimo

No es que fuera mala, pero que alguien me cite un éxito de Rosita Fornés. Lo de ella era imagen, porque no se puede decir que sea una extraordinaria actríz o cantante, fue más bien mediocre. Si se hubiera ido de Cuba en 1959 ya nadie hablaría de ella. Respeto a sus admiradores y defensores, pero es una oportunista más. No solo pudo conservar tres casas en Cuba, sino también que se sepa una en México y otra en Miami.

Imagen de Anónimo

4:39– Esta vieja cacatúa no tuvo que adaptarse a NADA, porque a la bestialidad contra natura de los Castro NADIE “normal” se puede adaptar. Fue una vividora, cínica y descarada así como lo fue Juan Formell. A ella le salió mejor negocio quedarse en Cuba qué era donde se sentía yo no sé qué, porque de que era una pedante lo era. 

Imagen de Anónimo

No creo que esta señora la haya tenido tan fácil en la Cuba de los Castro. Fuera, ha sido repudiada por los anticomunistas por quedarse, pero dentro, también por los propios comunistas del gremio “artístico e intelectual” que nunca la respetaron y la despreciaban porque la consideraban un exponente del pasado burgués con sus plumas y lentejuelas, y quienes desde sus posturas snob-leninista lo más que le admitían era tener “oficio” pero no “calidad artística”. Posiblemente cuando se percató de su situación dentro del desastre castrista fue demasiado tarde y como ya por su edad declinaba como vedette, pensaría que a dónde iba a ir que más valiera. (Con la cantidad de HP que han aflorado en Cuba en estos últimos 60 años y que sí han hecho mucho daño, el encono para con esta señora me parece desmedido)   

Imagen de Anónimo

Según un hermano de ella que si se fue, era una defensora de ese sistema y no se podía hacer la mínima critica delante de ella. Fue muy diferente su actitud de la de Celia Cruz, que siendo afrocubana y cultora de música folklórica y popular, decidió el camino opuesto, partiendo de cero y sin haber nacido en Nueva York.

Necesita crear una cuenta de usuario e iniciar sesión para poder comentar.