Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 09:27 CET
LITERATURA

El Premio Casa de las Américas 2018 distingue a dos escritores cubanos

Yanetsy Pino Reina (i) y Rafael de Águila (d). (GRANMA)

Los escritores cubanos Rafael de Águila y Yanetsy Pino Reina recibieron el Premio Casa de las Américas 2018 en las categorías de Cuento y estudios sobre la Mujer, respectivamente, informó el diario oficial Granma.

De Águila obtuvo el galardón por la obra Todas las patas en el aire y Pino Reina, por Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), según dieron a conocer los organizadores del certamen en la Sala Che Guevara.

Estuvieron presentes el ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez, y Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas.

El jurado estuvo integrado por Marta Aponte Alsina, de Puerto Rico; Rodrigo Hasbún, de Bolivia; Ariel Urquiza, de Argentina, y Daniel Díaz Mantilla, de Cuba.

Del texto de De Águila reconocieron, entre otros elementos, que se trata de "un libro del deseo y el desasosiego, cuyos personajes se sitúan entre el desconcierto y la lucidez, entre la desesperación y momentos de una alegría tan precaria como intensa, cuyos relatos presentan capas de miradas y voces en contrapunto que interpelan la realidad desde diversas perspectivas".

Al conocer su premio, el autor expresó: "No puedo dejar de mencionar que en esta sala respiraron los grandes, aquí hablaron los más grandes genios de la literatura latinoamericana del siglo XX. El Premio Casa de las Américas es historia. Es pasado, es presente y será futuro".

Por su parte, el ensayo de Pino fue distinguido como "una lectura creativa y rigurosa a la poesía cubana de mujeres de fines del siglo XX hasta principios del XXI, entre cuyos aportes propone un modelo propio de investigación a la crítica literaria que se sostiene en dos categorías fundamentales, 'discurso de resistencia' y 'poética de la contramemoria', que se despliegan desde una perspectiva transdisciplinaria, teniendo en cuenta teorías de género, psicoanálisis, sociología y literatura".

Así se refirió el jurado de esta categoría, integrado por Natalia Cisterna, de Chile; Marta Núñez Sarmiento, de Cuba, y Roxana Pineda, de Cuba.

Pino dedicó su galardón a un "país que hace posibles los sueños sobre todo de las mujeres, y a todas las mujeres del mundo que tras un largo batallar, por lo menos en Cuba pueden tener paz y realización personal".

"Ojalá que la vida me dé mucho tiempo para seguir batallando a favor de los derechos de la mujer", añadió.

Paraje Luna, de Fernando José Crespi (Argentina) fue la obra triunfadora en Teatro. Dentro del Ensayo de tema artístico-literario, resultó premiado Óyeme con los ojos: Cine, mujeres, visiones y voces, de Ana Forcinito (Argentina).

En Literatura Brasileña el galardón recayó en la obra Erico Veríssimo, escritor do mundo, de Carlos Cortez Minchillo.

La obra Tracing JaJa (novela), de Anthony Kellman (Barbados), resultó la ganadora en Literatura caribeña en inglés o creol. En este apartado se reconocieron dos menciones: Tell My Mother I Gone to Cuba (ensayo), de Sharon Milagro Marshall (Barbados) y Canouan Suite & Other Pieces (poesía), de Philip Nanton (San Vicente y las Granadinas).

También fueron entregados los ya habituales premios honoríficos que concede la Casa. Con el Premio de Poesía José Lezama Lima se distinguió a El zorro y la luna, poemas reunidos (1981-2016), de José Antonio Mazzotti (Perú).

El Premio de Narrativa José María Arguedas fue para La madriguera, de Milton Fornaro (Uruguay), y el Ensayo Ezequiel Martínez Estrada recayó en Cartografía de las Letras Hispanoamericanas: ejidos de la memoria, de Saúl Sosnowski (Argentina).

5 comentarios

Imagen de Anónimo

Muy conocidos en su casa a la hora de almuerzo. Jamás vi sus nombres antes.

Imagen de Anónimo

Los premios casa de las América son una mancha, una mugre en el expediente. No tienen ningún valor. Y, para colmo, son dados por un estado comunista que fusiló, asesinó, quitó las libertades básicas, viola todos los derechos humanos, eliminó la autonomía universitaria, prohibió autores y libros. Solo se hicieron para penetrar a la América Latina con una ideología fascista, disfrazada de oveja, por medio de la cual introdujo guerrillas asesinas, llámese Sendero Luminoso, FARC, etc. Ahí tenemos no solo la destrucción de Cuba, sino de Venezuela y todos los regímenes de dictadores que no quieren dejar el poder como en Bolivia y Nicaragua. El cubano que lo ha recibido, sino lo rechaza, o deja de participar en él, es un traidor a Cuba, a la intelectualidad cubana, a todo lo que la tiranía comunista ha implantado en nuestra Isla. Quien muestra un Casa, muestra su apoyo a los niños ahogados en el 13 de Marzo, la muerte de cientos de miles de jóvenes cubanos enviados a guerras innecesarias, los cientos de miles de compatriotas ahogados o comidos por los tiburones en el Caribe, etc.

Imagen de Anónimo

Para qué DDCUBA publica esta porquería? 

Imagen de Anónimo

Mazotti debiera recordar en voz alta, al recibir el cheque, que el nombre de Lezama Lima que lleva el premio es una estafa más del castrismo, pues se sabe que esa misma dictadura de hoy le amargó a Lezama sus últimos años de vida, desde 1971 hasta 1976. Digo, si el poeta peruano quiere tener un acto de honradez. JPS

Imagen de Anónimo

"Sala Che Guevara". Imagino que las paredes tengan fotos enormes de Guevara matando a cubanos sin juicio y que el techo y el piso esté pintado de rojo sangre. Hasta donde hemos llegado. Y todavía hay gente, incluso fuera de Cuba, que pone en su biografía que ganó un Premio de esta desprestigiada institución zurda que muestra lo más infame de la intelectualidad.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.