Lunes, 23 de Abril de 2018
Última actualización: 17:09 CEST
Obituario

Falleció en La Habana el crítico y traductor Desiderio Navarro

Desiderio Navarro. (ISA)

El investigador, traductor, crítico de arte y ensayista Desiderio Navarro falleció en La Habana a la edad de 69 años, según informa el sitio Cubadebate.

Director del Centro Teórico-Cultural Criterios y de la revista Criterios, publicación especializada en crítica literaria y artística que fundara en 1972, Navarro publicó, entre otros libros, Cultura y Marxismo. Problemas y polémicas, Ejercicios del criterio, Las causas de las cosas y A pe(n)sar de todo.

En 2006 recibió el Premio Nacional de Edición. En 2009 le fue otorgado el Premio Príncipe Claus, de Holanda, por toda su obra. Y en 1995 recibió el Premio a la Trayectoria de Crítico Latinoamericano, que entrega la Asociación Argentina de Críticos de Arte. A estos se sumaron otros premios y distinciones nacionales.

Su trabajo como traductor, consultable principalmente en la revista Criterios y en la colección de libros aparecidos bajo el sello de esa revista, abarcó hasta 16 idiomas. Gracias a su labor como traductor y editor, los lectores en la Isla alcanzaron textos teóricos que muchas veces no podían encontrarse en ningún otro país del idioma.

Miembro del consejo de redacción de diversas revistas extranjeras, Desiderio Navarro fue un incansable organizador de coloquios y congresos teóricos. Marxista y anticapitalista, según propia confesión, dedicó una enorme pasión intelectual a brindar a sus lectores instrumentos teóricos con los cuales comprender la actualidad.

Más allá de lo estimable de su propia obra crítica, como editor y traductor deja uno de los más grandes legados de servicio intelectual con que haya contado la cultura cubana.

Comentarios [ 30 ]

Imagen de Anónimo

@16:48, llamándome “bruta” o condenando gente al exilio en Corea del Norte ya demuestras cuánto castrismo tienes dentro y qué poca democracia quieres practicar. Abur

Imagen de Anónimo

Soy un anticomunista. Y hay que eliminar toda propaganda dañina a la sociedad, para que no venga un descerebrado, un oligofrénico, como tú, a imponer una doctrina falsa, causante de montañas de muertos, de expulsiones, de la universidad, de apartheid. Quiero una sociedad feliz, llena de libertades, como éramos hasta 1958, cuando hasta de Europa la gente emigraba a nuestro país y no ahora, cuando 3 millones de cubanos (éramos 6 millones en diciembre de 1958), tuvimos que exiliarnos, la crema y nata de nuestra sociedad que avanzaba (éramos el tercer país en América Latina y estábamos por encima de España e Italia). Quiero universidad con autonomía, propiedad privada, libre empresa, que no venga un Mequetrefe, como el tirano Castro, a creer que puede adueñarse de hombres y destinos. No quiero instituciones que vigilen, como los CDR, el G2, el MINIT, la UJC, el PCC, la FMC y todos esos inventos macabros que hacen un guiñapo de cada individuo gracias al pánico. Quiero elecciones libres. ¿De qué dictadura de derechas hablas? Bruta. Fidel Castro, gran admirador de Hitler, implantó un sistema nazi en Cuba, antes de responder, por favor, estudia el fascismo alemán: bandera del 26 de julio, Hombre Nuevo, pioneros, juventud comunista, propaganda, toda tiene un basamento nazi. Y hay que eliminar del mundo, todo libro comunista, como todo libro fascista porque está en contra de la humanidad. Claro, que siempre existe gente con alma de asesino, de sádico, o de masoquista, como tú, a quienes les gusta o esclavizar o que lo esclavicen, a quienes les gusta que venga un don Juan de los palotes a mandar en su vida, a imponerle carreras, caminos, etc. Sí, tenemos que eliminar de Cuba, para curarla, todo lo que quede de marxismo, comunismo, fidelismo. Y si te sigue gustando, pues fácil, te exilias en Corea del Norte. Y san se acabó. Abajo el comunismo, el marxismo (Marx era un reverendo vago, un lumpen), el estalinismo, el leninismo. Cuba merece ser libre. Y nadie lo va a impedir. Hay que parar el baño de sangre y la destrucción que los marxistas comunistas fidelistas, grandísimos asesinos, han causado a nuestra antaño, aún con problemas que podíamos resolver en democracia, taza de oro. Viva Cuba libre de comunistas, de fidelistas, de marxistas. Abajo la propaganda marxista comunista.

Imagen de Anónimo

@15:10, ¿en qué estás pensando para cuando caiga el comunismo en nuestro país? ¿En una dictadura de derechas con poderes inquisitoriales para quemar todos los libros que le molesten a ti y los tuyos? ¿Salir de una peste para entrar en otra?

Imagen de Anónimo

Cuando caiga el comunismo en Cuba, cairá alguna vez, quemaremos todos los libros marxistas, comunistas, fidelistas, hasta los originales y pruebas de imprenta. Con esa peste acabaremos por una vez y por todas.

Imagen de Anónimo

Lamento el deceso de una mentalidad dedicada desde siempre a estudios tan necesarios en la Teoría del Arte. Espero se publiquen pronto sus textos completos tan necesarios para la formación de teóricos y artistas en nuestro país.

Imagen de Anónimo

Aquí hay uno, uno solo, pues el estilo de escribir es el mismo, que parece hijo, o hermano, del muerto. Los comunistas, óigame usted, han destruido el país. Los comunistas no son buenos, solo muertos. Han destruido nuestra próspera nación. Y no cabe que una persona inteligente no sepa la realidad. Este señor estuvo de espaldas al sufrimiento de Cuba, a su tiranía, a las UMAPs, a los fusilamientos, a la tristeza de las esposas, hermanos, madres, hijos de los presos políticos; prefirió, cínicamente, arroparse en su marxismo, y permitir que su patria fuera destruida. No caben aquí defensas ningunas. Apoyó al sistema que ha aniquilado a Cuba y a sus hijos, que nos lanzó a tres millones al exilio. Nadie, carajo, que haya apoyado aquello es bueno ni la cabeza de un carajo. Nadie, cjns. Ya está bueno de esa puerilidad pioneril, con esa cantaleta de joven comunistas, de hitleriano defendiendo al führer, por favor. Cállese la boca en honor a todos los muertos, a los niños ahogados en el 13 de marzo, a las víctimas de Fidel Castro en el avión de Barbados, a los fusilados, a los años que no vimos a nuestros familiares presos y torturados. Por favor, aprenda a callar ante las bofetadas, las injurias, de las Damas de Blanco. Ya está bueno de faltar el respeto a Cuba. Por supuesto, quien escribe en defensa es una ciberclária extercolera, hedionda, una rata marxista comunista, leninista y fidelista. Y yo digo, paredón a esa cucaracha, a esa rata que quiere poner su bota sangrienta sobre mi/nuestro dolor. Infame eres, maldito chivato. Maldito seas tú y tu maldito marxismo y tu mil veces maldito comunismo que nos ha arruinado, que nos ha destruido.

Imagen de Anónimo

Desiderio fue una persona siempre íntegra, que creyendo en los principios de la Revolución nunca se reservó las críticas creía en la necesidad de pensar abiertamente. Su energía era inagotable y su trabajo apasionado y de un rigor envidiable. Su revista criterios, los seminarios organizados por el, y sus traducciones fue siempre una epoca quijotescoa y siempre reflexiva. Su fallecimiento es una noticia devastadora. El mundo es un lugar más triste sin el. 

Imagen de Anónimo

Él vivió algún tiempo en Los Naranjos, por Bauta. Luego le dieron un carrito, que chocaba constantemente, pues era muy nervioso para manejar. Y finalmente le obsequiaron un departamento en el edificio Naroca en Paseo que había sido de Graciela Pogolotti. No le fue tan mal, la verdad.

Imagen de Anónimo

Y era bastante oportunista tambien. Ser "marxista y anticapitalista" no le impidió aceptar la prestigiosa beca Guggenheim en 1996. Y durante el último decenio de la ofensiva amistosa obamista-clintonista (gracias a Dios hoy difunta) este discipulo de Marx-Engels-Plekhanov se dedicó a publicar las traducciones sutilmente antisovieticos. No me digan que no consultaba todos sus pasos con el Departamente Ideologico del Comite Central del PCC. Por que no lo voy a creer. 

Imagen de Anónimo

Solo de oír la palabras comunismo, es para salir huyendo. En Cuba los comunistas acabaron con el país. Antes de 1959 no se sabía lo que realmente era, no se conocían los crímenes de Stalin, ni que los homosexuales se eliminaban de la sociedad. Pero NO HAY COMUNISTA BUENO, como no hay un nazi bueno, ni un fascista bueno. Cada comunista, aúnque sea en lo más profundo de sí mismo, es un criminal.