Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:19 CET
ARTES PLÁSTICAS

El artista Reynerio Tamayo dedica una exposición al béisbol cubano

José Fernández inmortalizado en la obra de Reynerio Tamayo, en la exposición Cuban Slugge. (EL NUEVO HERALD)

Cuban Slugger es la exposición de Reynerio Tamayo que acoge el Kendall Art Center de Miami hasta el 7 de agosto, donde "el béisbol y el arte, el humor y las alegorías, y lo cubano por encima de todo, van tomados de la mano", de acuerdo con El Nuevo Herald.

"Siempre he visto al béisbol como algo que nos une donde quiera que estemos, un sentimiento que necesita ser reforzado constantemente'', dijo Tamayo al diario miamense.

En opinión del artista, residente en la Isla y nacido en Niquero en 1968, "la pelota es casi una religión" para los cubanos, "un signo de vitalidad y un lenguaje''.

En sus obras Tamayo expresa su visión sobre "figuras que nos identifican" desde un Adolfo Luque, a un Omar Linares o José Fernández.

En su presente propuesta el artista se lanza al rescate de aquellos negados o condenados al olvido por tanto tiempo. "Que en Cuba se pueda apreciar la imagen de Cristóbal Torriente junto a la de Tany Pérez no es poca cosa, sino todo lo contrario".

En su reseña sobre la exposición de Tamayo, El Nuevo Herald destaca que el artista de la plástica "juega con los tiempos, se burla de las diferencias y apela al humor, esa herramienta que desarma malas intenciones".

"En uno de los cuadros el expresidente Barack Obama, con una sonrisa socarrona, se apresta a tirar una bola escondida o más bien encendida contra el equipo Cuba. Da risa o da qué pensar", añade el medio.

"Habría que saber un mínimo del tema. Saber por ejemplo que Pérez fue el corazón de la Gran Maquinaria Roja, de ahí su brazo con tintes robóticos o que Pedro Luis Lazo viene de la tierra del tabaco, Pinar del Río, que Mike Cuéllar era devoto de la Caridad del Cobre, la virgen que lleva en la gorra. Quizá el amor por el béisbol lo explica todo".

Una de las piezas centrales de la muestra presenta a un José Fernández rodeado por figuras que han dejado cierta huella en la humanidad, como Mahatma Gandhi y José Martí, James Dean y Martin Luther King, Chano Pozo o Salvador Dalí, entre muchos otros.

"Para mí José era algo especial y creo que nos legó algo importante en muy poco tiempo'', declaró el artista al rotativo. "Su pérdida fue algo tremendo y duro. Pero para los cubanos ya es inmortal'', añadió.