Martes, 17 de Julio de 2018
Última actualización: 01:53 CEST
ARTES PLÁSTICAS

Castilla-La Mancha acogerá la colección que el mecenas cubano Roberto Polo cedió a España

El mecenas cubanoamericano Roberto Polo. (EFE)

La comunidad autónoma española Castilla-La Mancha acogerá la colección de arte moderno y contemporáneo del multimillonario cubanoamericano Roberto Polo (La Habana, 1951), compuesta por 7.000 obras además de su biblioteca.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, confirmó en una comparecencia de prensa la información publicada este miércoles por El País.

El diario español precisó que la colección de arte se expondrá en el Convento de Santa Fe —del siglo XIII—, situado en el casco histórico de Toledo junto al Museo de Santa Cruz, y el viejo edificio del Archivo Provincial de Cuenca —del siglo X—, antigua sede del Tribunal de la Inquisición.

Ambas instituciones acogerán a partir del verano de 2018 el tesoro de pintura, escultura y fotografía.

El conjunto de las obras llegará a Castilla-La Mancha en primer lugar mediante la fórmula de cesión, informó EFE. Aunque "a partir de ahí podría ser una donación", según explicó el consejero de Cultura, quien aseguró que esta cesión del patrimonio artístico de Polo "ha sido el fruto de un largo trabajo" y "fruto de una larga muestra de ofertas por parte de Castilla-la Mancha".

Felpeto destacó que las miles de piezas "no se pueden exponer todas juntas", de ahí que se exhiban al público en Toledo y en Cuenca.

"Polo ya dijo en comparecencias y entrevistas a medios de comunicación hace un tiempo que estaba en negociaciones con una comunidad autónoma" española para que esta acogiera su colección, recordó Felpeto.

El mecenas defendió que su patrimonio artístico debía estar en España, debido a que sus padres eran españoles, en concreto, gallegos que tuvieron que emigrar.

De acuerdo con la nota de El País, la colección de Polo se centra por un lado en las vanguardias históricas del centro, este y norte de Europa y Estados Unidos, muy poco representadas en las colecciones españolas, y recorre desde finales del siglo XIX hasta hoy mismo.

Figuran auténticas estrellas del arte moderno europeo del siglo XX como Laszlo Moholy-Nagy, Karl Schmidt-Rottluff, Oskar Schlemmer, Kurt Schwitters, Max Ernst, George Vantongerloo o Paul Joostens.

También pintores y escultores vivos de la escuela estadounidense, como es el caso de Larry Poons, Martin Kline, Ed Moses, Karen Gunderson o Melissa Kretschmer, así como del arte belga actual, casos de Jan Vanriet, Mil Ceulemans o Werner Mannaers.

Polo no informa del valor estimado de su colección ("nunca cifro mis colecciones en dinero, sino en calidad", sostiene), pero la póliza de su seguro asciende a 50 millones de euros.

Roberto Polo recibió en junio de 2016 el Premio Capital de Arte en la categoría de Mecenazgo Internacional por sus donaciones al Museo del Louvre y el Metropolitan de Nueva York. Fue durante su discurso en esa ceremonia que anunció su decisión de ceder su legado a España.

Polo se inició desde muy joven en el mundo del coleccionismo. Su familia era la propietaria de la compañía Polotanque SA, especializada en la construcción de tanques de acero destinados a refinerías de petróleo, además de constructores de puentes, vías ferroviarias e ingenios azucareros en toda Centroamérica.

En 1961, el Gobierno de Fidel Castro expropió sus empresas y la familia se marchó de la Isla para instalarse en Miami, primero, y luego sucesivamente en Lima, Massachussetts, Washington y Nueva York.

4 comentarios

Imagen de Anónimo

No le demos más vueltas, se considera español, por tanto no lo contemos como cubanoamericano, éste con nosotros no tiene "absolutamente nada, pero nada que ver". De hecho, justifica su donación, tomando en cuenta el número de turistas que acuden a España y a los cubanos incluso viviendo en democracia y con instituciones culturales como en Miami (por no hablar de la Cuba geográfica en dictadura) los obvia. No merece ni que nos ocupemos de él en ninguna parte.

Imagen de Anónimo

Anónimo 10:22, ¿usted cree?, creo que si revisamos otras informaciones sobre Polo y no publicadas aquí, nos llevaríamos varias sorpresas... En cuanto a lo que nos interesa y sin ir más lejos, existiendo un Museo de la Diáspora Cubana en Miami (que no mezcla el arte del exilio con el otro -se entiende-), además del Pérez Museum, ¿cómo se entiende que este señor done obras de arte al Louvre, al MET de Nueva York y ahora a Castilla La Mancha y sin embargo, a los cubanos de Miami (libres y en democracia) no les entregue absolutamente nada? Eso sin contar otros fondos dedicados a la Cultura Cubana en el exilio que pudieran recoger su donación o legado eventualmente hasta que Cuba fuera una democracia, como hizo Picasso con el Guernica (con España en dictadura) al depositarlo en el MET de Nueva York y a la muerte de franco pasó a Madrid, entre ellas la Universidad de Miami o FIU. En fin, tiene derecho a hacer lo que le parezca, pero Óscar B. Cintas sigue siendo la estrella, aunque ahora manipulen su legado. A Polo le falta mucho, pero mucho en todos lso sentidos, para parecerse a él, al menos para nosotros (los cubanos).

Imagen de Anónimo

No, Polo no ha dejado de ser cubano, solo es un cubano universal y no provinciano, y mucho menos complice de la dictadura de los Castros. Si Cuba fuera democratica él donaria todo al pais donde ha nacido, pero eso es aun un espejismo.

Imagen de Anónimo

Se olvidó muy pronto de su condición de cubano, parece. Lo bien que hubiera venido a Cuba (en democracia) que patrocinara un proyecto similar. Por ejemplo, Óscar Cintas aspiraba a construir un museo en Cuba con su colección de obras de arte (y tenía obras más importantes que Polo). En fin, ya se ve el interés que despierta la noticia en este foro, ello evidencia que para nosotros Polo dejó de ser cubano, hace mucho rato... o que busca llamar la atención y que se ocupen de él, y claro, un país pobre y que si transita a la democracia algún día quedará pobre, a Polo no le interesa.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.