Sábado, 20 de Enero de 2018
12:02 CET.
TELEVISIÓN

Ismael Cala le confiesa a Mirtha Legrand el pasado de suicidios en su familia

El periodista y presentador de televisión Ismael Cala estuvo este domingo en el programa Almorzando con Mirtha Legrand, de la afamada actriz y presentadora argentina.

"Yo vengo de una familia que estaba perseguida por el estigma del suicidio y del desequilibrio mental. Mi abuelo se ahorcó, mi tía se ahorcó y mi padre intentó ahorcarse y gracias a que tenía un solo brazo no pudo hacerlo con las sábanas de su cuarto. Sus compañeros lo encontraron en el momento en el que estaba intentando quitarse la vida. Yo crecí con ese estigma, con ese fantasma, con ese miedo", confesó el cubano en el show televisivo.

Su fórmula para superar este tipo de historia familiar, recomendó Cala, es "además de estar medicados, deben estar meditados".

"Los fármacos lo arreglan un poquito, pero el estilo de vida y tu mentalidad son las que te llevan por un nuevo norte", afirmó y agregó que la "meditación, yoga y el estilo saludable de vivir" son sus herramientas.

"No es que te vas a convertir en Dalai Lama o en un monje tibetano. Es que todos los días al levantarte tienes dos opciones: una es decir, programo yo mi mundo y eso quiere decir no encender la televisión, la radio o ver el periódico o el teléfono como acto reflejo y la otra es decir tres razones concretas por las que doy gracias hoy", añadió.

Asimismo, en el programa explicó que no tenía "ningún contrato de exclusividad con ninguna religión".

"Todas las religiones fueron alteradas por la subjetividad del ser humano. Tienes que tener un dios en tu alma. Un dios que no tiene que tener un contrato de exclusividad en tu alma", explicó.

En el show compartió, además, con otros actores y figuras de la televisión como Matías Alé y María Eugenia Ritó.

Mirtha Legrand, la presentadora del show, ha actuado en 36 películas (entre ellas La Sra. Pérez se divorcia), 11 obras teatrales, tres series televisivas y condujo dos ciclos de radio.

Su programa de entrevistas lleva 48 años emitiéndose en Argentina, con algunos periodos de interrupción y con varios cambios de televisora.

Ha entrevistado, entre otros, al presidente Mauricio Macri, a quien en marzo le sacó en cara varios problemas nacionales.

"Creo que ustedes no ven los problemas del país", fue una de las célebres frases que dirigió a Macri, según recoge La Nación.

Legrand, además, asumió una dura postura con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Su programa se emite actualmente por el canal El Trece, los domingos en la tarde.

'Mi abuelo se ahorcó, mi tía se ahorcó y mi padre lo intentó', cuenta Ismael Cala

Archivado en

En el afamado show de televisión 'Almorzando con Mirtha Legrand', el cubano revela aspectos de su pasado familiar.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Pude ver ese programa de Mirtha Legrand. Y como la veo desde hace años, ya se que la argentina siempre intenta armar su mesa con algunas particularidades comunes. A veces reúne políticos con periodistas de investigación. O artistas con críticos de arte.En esa mesa, tanto Ismael Cala como el actor Matías Alé y la vedette María Eugenia Rittó padecieron o padecen de cuestiones mentales severas; tal vez en el caso del cubano, el problema puede ser más el temor a heredar impulsos auto destructivos.

Imagen de Anónimo

Pero esto no es ninguna novedad, el lo dijo muchas veces en su programa en cññ. Ojala que me equivoque porque no le deseo mal nadie, pero mucho me temo que algun dia este tambien terminara suicidandose. Si aun habla y habla del asunto, es porque -muy en su fuero interno-, los demonios del pasado aun lo persiguen.

Imagen de Anónimo

El suicidio y la eutanasia deberían ser legales en todas partes. La mayor de las libertades, porque ¿por qué sufrir? Hasta donde uno aguante, y sanseacabó.