Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Arquitectura

Heriberto Duverger: El urbanismo 'es la expresión de la vida de un pueblo'

El arquitecto cubano Heriberto Duverger, ponente de la Bienal de Arquitectura Latinoamericana organizada por la Universidad de Navarra, opinó en una entrevista que el urbanismo de cualquier lugar del mundo debe coincidir con lo que se considera una "buena vida", reporta EFE.

El urbanismo "es la expresión de la vida de un pueblo", declaró Duverger, que durante 26 años trabajó en Cuba en proyectos del Instituto de Planificación Física; también, como diseñador de muebles para la vivienda popular, en obras de arquitectura escolar y otros servicios urbanos.

"Por una razón o por otra, por el bloqueo, por la insuficiencia, por todo", en Cuba no se vive a un nivel que pueda calificarse de "buena vida", dijo Duverger.

"Se vive como se ha aprendido a vivir", señaló. Explicó que ese modo de vida está en el origen de un urbanismo, sobre todo en las ciudades grandes, como La Habana o Santiago, que "está reutilizando lo que quedó de otra vida, que fue la Cuba capitalista".

Duverger recordó su ingreso en la escuela de arquitectura cubana un año después de la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, en un momento en el que "todo empezaba a abrirse con la idea de hacer un mundo nuevo".

"Las revoluciones siempre tienen el proyecto de revolucionar el entorno donde se aplican", dijo. "Yo era revolucionario porque era joven y quería construir porque era arquitecto. Los tiempos me fueron favorables".

Esa "revolución del principio de mi vida, que ya no es la de estos días", señaló Duverger, fue "una locura necesaria" que trató de modernizar el país tomando el urbanismo como herramienta para mejorar unas ciudades que hoy en día "están como para volver a revolucionar", dijo.

El arquitecto se refirió a las inconclusas Escuelas de Arte de Cubanacán como "una desmesura, pero a escala del sueño revolucionario".

"Son el testimonio de una época", de "esos sueños de megalomanía que tienen las revoluciones cuando son muy jóvenes", consideró. "Nadie sabe qué hacer" con ellas, pero "son realmente encantadoras", dijo.

Tras su etapa profesional en Cuba, Duverger trabajó a partir de 1993 en Sevilla como editor de publicaciones especializadas en arquitectura, sobre todo en guías de ciudades iberoamericanas, derivadas del Plan Internacional de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía.

Duverger no repudia el trabajo de los grandes arquitectos de fama mundial, que son "los dioses de culto de las Escuelas de Arquitectura", pero admite que, en sus inicios, los jóvenes cubanos creían posible alcanzar la misma "grandeza" haciendo una arquitectura "con un sentido más público y reconocida por su capacidad de resolver los problemas de las mayorías".

"Al final, perdimos en ese juego, porque la arquitectura 'vende' las figuras y no hay estímulos para premiar, para reconocer una buena arquitectura", se quejó.

El arquitecto cubano, que participa en Pamplona en unas jornadas de arquitectura, reivindicó la nostalgia como un sentimiento "imprescindible" para vivir: "Yo soy del siglo XX, lo del XXI me queda grande".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo 18:46, mire, elogia a las revolciones de igual modo, cita en la que lo hace: "Esa "revolución del principio de mi vida, que ya no es la de estos días", señaló Duverger, fue "una locura necesaria" que trató de modernizar el país tomando el urbanismo como herramienta para mejorar unas ciudades que hoy en día "están como para volver a revolucionar", dijo. Se limita a ver el urbanismo de inicios de la Revolución, no sus víctimas. Este señor estaba al margen de los demás sencillamente y no le importaron las víctimas de esa locura y sus encantos.

Imagen de Anónimo

@18.24, la frase de que son "realmente encantadoras" se refiere a las Escuelas de Arte, como cualquiera que sepa leer comprendería. Aprende a leer e interpretar. 

Imagen de Anónimo

Para el mierdizal de la historia...

Imagen de Anónimo

De acuerdo a lo que afirma este señor, la Revolución y la cubana en particular fueron o son: "son realmente encantadoras", dijo. Encantadora para él en 1959 y hasta que se fue en los noventa, para los que fusilaron, persiguieron, se tuvieron que ir del país o fueron a la cárcel o fueron perseguidos por cualquier razón que los colocara al margen del proceso comunista, la Revolución no tuvo nada, pero absolutamente nada de encantadora, sino de contraria a la naturaleza humana, a la razón, incluso a la propia ética y a la estética. El juicio de este señor es sencillamente superficial, reduccionista y limitado a sus vivencias particulares, que se limitaron a someterse, sin ver sencillamente ni lo que le ocurría a los demás, a los que sigue ignorando.