Domingo, 19 de Noviembre de 2017
14:09 CET.
Cine

'Cubanos al filo del Muro de Berlín'

Decir que el castrismo ha convertido a Cuba en una nación dispersa no supone comprender el alcance de esa dispersión, sus fuentes, ni los dolores que acarrea. ¿Dónde dejó de incidir el pasado, nuestra cultura de siglos, y el presente totalitario pasó a ser el responsable directo de nuestra suerte? ¿Cuánto de castrismo murió ya y cuánto de "la Cuba de siempre" pretende encubrirse en su legado? Tales preguntas adquieren sentido frente a algo o alguien que las presenta de modo claro. Ese algo es el documental Cubanos al filo del Muro de Berlín y ese alguien son el realizador cubano, residente en Nueva York, Ricardo Bacallao, y los protagonistas de la película.

"He vivido en varios países", comenta el realizador, "y cualquier cubano que haya vivido por un tiempo fuera de la Isla se va a reconocer en alguno de los protagonistas de Cubanos al filo del Muro de Berlín".

La artista plástica Teresa Casanueva fue como estudiante a Berlín cuando los colores de aquella ciudad aún permanecían contenidos por el Muro y decidió permanecer luego de venirse abajo el dique de ladrillos.

Por la misma época Ricardo Moreno, fotógrafo, trabajador de restaurante y músico, llegó como técnico textil para tejerse una vida compleja que se transparenta en la angustia de sus gestos más que en la narración minuciosa de sus dificultades.

Jorge Luis Vázquez fue traductor de alemán para el Gobierno cubano en la antigua República Democrática Alemana. Fue secuestrado por la Stasi, la policía política de intramuros, y trasladado a Cuba en un vuelo comercial escoltado por oficiales del MININT y desvanecido por la falta de sueño y los somníferos. Había sido sorprendido buscando la vía de abandonar el mundo de los países hermanos, los niños que aman a Lenin y las celdas forradas en goma para evitar que los presos se suicidaran lanzándose contra las paredes.

Y Amir Valle, escritor, periodista y profesor, que la última vez que fue a subir en España al avión que debía traerlos a él y a su esposa de vuelta a Cuba descubrió "o me descubrieron que yo había perdido el derecho de volver a mi país". Era a finales de 2005 y si sorprende la miseria de aquella orden oficial, más sorprende saber que sus hijos estaban en Cuba y que la dictadura de Fidel Castro pretendió en un primer momento dejarlos en la Isla. Sorprende también que por aquella fecha se encimaba el último año de gobierno de un comandante que se hizo viejo antes de hacerse humano, sin un bufón que como al rey Lear pudiera aconsejarlo, pues los suyos hacía mucho estaban muertos o fusilados.

El realizador Ricardo Bacallao distiende o acelera la exposición de los protagonistas.  "He vivido en varios países", comenta, y su vivencia es el otro testimonio que subyace en las secuencias seleccionadas y en su manejo a través de 50 minutos de película.

Amir Valle se expresa con la eficiencia de alguien entrenado, es periodista y trabaja para la Deutsche Welle, que es el canal con que Alemania proyecta su cultura hacia el exterior en una variedad significativa de idiomas. Acoge a sus padres en los días que Ricardo Bacallao lo entrevista. Si para Amir y su esposa fue una alegría rescatar a sus hijos luego de una intensa movilización, sus padres solo han podido "rescatar" al suyo en esta visita efímera muchos años después.

Teresa Casanueva marca sus límites. Permaneció en el país luego de la reunificación, cuando la antigua República Federal Alemana asumió los compromisos del Este, entre ellos el financiar la continuación de su carrera como artista. La decisión no dejó de ser dramática "porque vino acompañada de argumentaciones por parte del Gobierno cubano que iban en la dirección de amenazas, de todas las consecuencias negativas que podría tener eso, por supuesto, no poder ver a mi familia por tiempo equis". Cuando pronuncia la palabra "amenaza", su mano derecha se desplaza sobre la izquierda, como un filo que corta una parte blanda con facilidad.

Jorge Luis Vázquez regresó a Alemania luego de cumplir una condena de prisión domiciliaria en Cuba. Hoy se cuenta entre los guías que conducen a los visitantes por los pasillos de la antigua prisión de Hohenschönhausen, donde fue recluido por la Stasi. Una prisión cuya historia habla a través de él, como por tantos otros guías que también fueron sus víctimas, pues es una práctica de ese museo emplear a víctimas de la policía política.

Ricardo Moreno describe su "recorrido alemán" en detalle, desde los refugios de los asilados hasta el nacimiento de sus hijos en los que reposan, ya sin el curso de su padre, algunos de sus rasgos y mestizaje. Sus fotos, como los golpes del obturador de la cámara, marcan los ritmos de la película así como sus transiciones.

Una nación dispersa no manifiesta su condición en un solo sentido, si el exilio hace testigo de nuestra suerte a tantos países, también por su medio el mundo nos varía. Alemania se comunica mucho más fácil con un espectador cubano cuando es narrada por nuestros compatriotas. Nos la cuentan en un lenguaje más cercano. Sus historias no dejan de ser derivas posibles de las nuestras.

No sabemos todavía cuál será el resultado de nuestra dispersión, pero Cubanos al filo del Muro de Berlín nos demuestra que nuestro ser es en ella, que la dispersión física que hace de Cuba un archipiélago semeja la de nuestra dispersión humana, conseguida bajo el filo de la amenaza y la precariedad, entre tantos otros.

Ricardo Bacallao habla sobre 'Cubans at the Edge of the Berlin Wall'

'El documental expone la experiencia del desamparo que enfrentaron/enfrentan miles de cubanos' que se establecieron en Alemania. (DEUTSCHE WELLE)

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Me gustó. Solo aclarar que Amir no se quedó allí por lo del muro. Lo otro es ese acento. Creo que soy un hombre culto. Detrás de mí hay varios títulos universitarios, más de un doctorado y varias lenguas. He vivido en varios continentes. Y llevo décadas afuera. Sin embargo, tengo el mismo acento que tenía de niño. No se me ha "pegado" otro ni olvido palabras en español. Y ojo, hace cuarenta años que ando sumergido en inglés y no vivo en Miami. Me agrada el director, admiro su trabajo, pero no me gusta ese acento teatral y menos que use una palabra en inglés porque se le olvidó la española. Eso no lo hace ni un nativo del inglés que ha aprendido castellanos. Me parece superficial y le resta a la opinión que pudiera tener sobre él; no sobre su arte. Los artistas tienen sus rarezas y puedo admitirlo. Me cae bien, por lo demás. Un hombre muy guapo. Para terminar, me vino una palabra de mi infancia a la mente: me parece un poco postalita su actitud. Y debe luchar por mejorarla. Aún es joven. El director que es no se merece que él le haga ese feo. Debe portarse bien con su otredad creativa.

Imagen de Anónimo

Conozco el documental, muy bueno.

Imagen de Anónimo

Para 18:19: Y para terminar… Si quiere notar las diferencias, compare la dicción de siempre de Eliécer Ávila con la de Yoani Sánchez en sus inicios (digo en sus inicios ya que en estos momentos su dicción ha mejorado mucho porque me imagino que ella misma -siendo filóloga de carrera- o alguien, se lo ha hecho notar). Eliécer Ávila continúa hablando un español como el que se hablaba en la isla en los años ‘50s (me refiero a dicción y fonética). Se lo digo porque en esos años yo estaba allí. Saludos.

Imagen de Anónimo

Bueno, 18:19, por lo que me toca (por ser oriental): En Cuba todo el mundo se come las eses.Las mutaciones fonéticas son mucho más evidentes en la parte occidental de la isla. Respecto al “cantao”: todos cantan. Lo único que los occidentales sólo lo perciben en los orientales porque la “melodía” es diferente de la de ellos.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 2 de mayo de 2017 07:56Pues a mí me agarada que hable como hablan los cubanos educados y no el clichet del elástico en la mandíbula (del occidente y centro) ni el asere a punta de lengua, ni el cantao o falta de s de los orientales. Cierto que hay entrenamiento en el director, vive de la comuncación, pero tambiém no todos los cubanos hablamos a gritos. Ese estereotipo me molesta realmente.

Imagen de Anónimo

Le pido a todos disculpas..pero si observan los entrevistados cubanos y escuchan al cubano director del documental..se daran cuenta rapidamente..el modelado de la voz..que este ultimo adapta a su idioma??Esto es tipico en muchas perssonas que no quiero decir motivos pero que se las toman pues muchos piensan los hace mas interesantes...a mi por ejemplo me encanto..el lenguaje de los cubanos entrevistados....originales... 

Imagen de Anónimo

Siglo XlX versus Siglo XXl en Cuba. José Martí, hubiera sido uno de los exiliados de este tiempo. Directo a NY o Berlín.

Imagen de Anónimo

Alemania deja un ejemplo muy claro para Cuba sobre cómo enfrentar el pasado: algún día las celdas de Villa Marista y otras prisiones castristas serán parte de un recorrido de la memoria, para que no se olvide nunca tanto crimen, tanta crueldad, tanto atropello. Nunca más.

Imagen de Anónimo

Muchos pasamos por esto....qué dicha que al final tomamos la decisión correcta...