Domingo, 19 de Noviembre de 2017
23:42 CET.
Cine

Severo Sarduy visto por los demás en La Habana

Elegido de entre muchas posibilidades para inaugurar la Muestra de Cine Joven fue el documental Severo secreto, de Oneyda González y Gustavo Pérez,  producción independiente que tardó casi diez años en realizarse y fue filmado en diversas ciudades del planeta.

Se trata de recuperar la memoria, para nosotros, de escritor exiliado Severo Sarduy, estigmatizado en su momento por homosexual, apátrida, colaborador de Mundo Nuevo, etc. —si bien nunca atacó la Revolución directamente y por eso, de alguna manera discreta,  era el mejor visto de entre todos los mal vistos—.   

Este documental es producto de la perseverancia de sus autores, devoción que se percibe de manera general en la pieza, lo cual es respetable. Está construido sencillamente sobre la base de entrevistas a personas que conocieron a Sarduy que reconstruyen su biografía, responden las preguntas más relevantes sobre él, cuentan anécdotas y son acompañadas, de vez en cuando, por la voz del propio autor, como quien quiere recuperar no solo los hechos en la vida del hombre, sino también el hombre.

La selección de confidentes es plausible: por una parte tenemos que comparecen los amigos de la infancia de Sarduy en Camagüey, luego los escritores de su círculo en La Habana, luego en el exilio en París. Escuchamos la versión de un censurólogo como Ambrosio Fornet (valiosa, a fin de cuentas), y por otra parte nos espantamos al comprobar que en la pantalla aparecen también Orlando Jiménez Leal, Juan Goytisolo, Rafael Rojas, etc., con toda la circunspección de sus personas, serias y reales, lo cual constituye una conquista sobre la vigilancia, sin dudas.

Se puede decir, en términos generales, que el documental cubre los principales tópicos del tema Sarduy y transmite la emoción de su pérdida. No se puede decir, lamentablemente, que esté libre de censura o de la inquietud que provoca el fantasma de la censura: cierta opacidad lo atraviesa, ciertas elipsis, ciertas informaciones truncadas (¿por qué no indagaron en las razones que tuvo Sarduy para no volver a Cuba entre la gente que vivió con él en el exilio y no entre personas que viven bajo el alcance del régimen aún?). Como si quisieran proponer un Sarduy que pudo regresar, de haber perdido el miedo; o un Sarduy víctima de absurdos pasajeros, como los cometidos durante el "Quinquenio Gris"; o un Sarduy del que debemos hablar sea como fuere porque es parte de nuestra historia y ya bastante hemos callado. Todo eso al mismo tiempo. Es curioso, en todo caso, que un ejercicio de recuperación histórica tenga que ser polisémico también. 

Severo secreto tendrá un lugar en las videotecas de los aficionados a la literatura y entre quienes creen en la urgencia de Cuba por rescatar su pasado. 

'Severo secreto'

Tráiler de un documental sobre la vida y obra del escritor Severo Sarduy. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Un pais de historia tan leve, un historiador serio como Rojas, se aburre y le da por ser critico literario: un desastre. Leer lo que Rojas escribe sobre la literatura cubana, es pasearse por un inventario caotico, sin elecciones. Rojas lee la literatura como se lee a la historia politica. Esta en el documental por esa tradicion cubana (tan nociva para la calidad) de los "socitos"

Imagen de Anónimo

Por qué Rafael Rojas, y Fulanito y Menganito, y Esperansejo... vanidad, niño, vanidad...

Imagen de Anónimo

Muchas gracias, 23:04. Largo pero instructivo.

Imagen de Anónimo

Pregunta, ¿y entrevistaron a Elizabeth Burgos? Ella era muy amiga de Severo. Si no fue el caso, pues es otra pieza clave para ese "documental". Tendrán que hacer uno nuevo, uno que realmente valga la pena. Merci.

Imagen de Anónimo

No sabía que Rafael Rojas lo había conocido personalmente, que había sido amigo de infancia. No sabe un documentalista cuánto pierde poniendo, sin ton ni son, figuras que nada tienen que ver con el aludido. Nada. Absolutamente nada. Rojas no tiene nada que ver en ese documental. ¿Por qué lo pusieron?

Imagen de Anónimo

Para Anonimo 22.30Aqui se puede leer el testimonio de Ramon Alejandro sobre Severo. Les dejo sacar sus conclusiones. La gente (los cubanos porque en Francia ya Severo no existe) mezclamos y confundimos todo. Nadie discute el carisma y el taelnto de Severo, lo que es una realidad (para un escritor la realidad que queda son sus libros) es que el ajiaco incomprensible que Severo fue haciendo con su talento para responder a modas y sobre todo, a su amante y grupo Tel Quel, termino por perder al gran escritor que prometia en un libro como "De donde son los cantantes" o en su poesia:http://www.habanaelegante.com/Winter2001/Barco.html 

Imagen de Anónimo

Por favor 9:45, dónde puede leerse sobre Sarduy y Ramón Alejandro?

Imagen de Anónimo

Parece que no cuenta que Severo optó por no regresar a Cuba, por miedo a que lo persiguieran, o no lo dejaran salir.  Que no hablara contra el régimen, por miedo a que tomaran represalias contra su familia. Que no haya aceptado invitaciones, por miedo a que después se lo sacaran en cara... Y, por último, que estos llamados cineastas no pudiesen contar con  el aval de la hermana exiliada de Severo, que se dió cuenta de la falsificación que el filme perpetúa y los mandó a su casa. En fin, una obra maestra de esa nueva escuela (¿literaria, fílmica, cultural), cortesía del G2, que se llama "embarrología". Agarras una figura del exilio, sobre todo alguna que haya sido crítico, o como en este caso, haya guardado sus distancias, entrevistas a sus amigos, colegas y hasta familiares, los mezclas en buen guasabeo con gente "conectada" allá y terminas con un numerito revisionista que le parte el eje al exilio y a sus críticos para así limpiarle el pecho al régimen y sus secuaces y, de paso, ganarte algunas fulas. Asere, !se te vació el cerebro! 

Imagen de Anónimo

Un invento (simpatico eso si, hay que reconocerlo) Severo Sarduy. Un invento de amiguitos de izquierda en Paris y de él mismo para vivir bien y no pinchar.Ahi no esta Ramon Alejandro porque es el unico que sabe mucho del invento  Sarduy, no estos intelectuales que dudo se hayan leido a Sarduy (a quien es Severo leer, la verdad)En cuanto al que cita mas abajo a Reinaldo Arenas..no concoen detalles. Fue gracias al pinto Camacho que se pudo concoer a Arenas en Paris, el Severo vio venir el peligor (como Alejo en Cuba) y quiso cerrarle todas las puertas a Reinaldo en la editorial Seuil. Asi que informense.

Imagen de Anónimo

En esa sociedad, para que se alcance cierta normalidad para conducirnos, trabajar, investigar, publicar, tendrá que pasar tiempo y muchas cosas. Incluso para hacer una croqueta.