Martes, 12 de Diciembre de 2017
16:14 CET.
Entrevista

Ulises Toirac: 'Yo quisiera disfrutar de todos los artistas cubanos que viven en Estados Unidos'

'Yo quisiera que todos cambiaran de un lado y del otro, porque (...) un artista logra su mayor realización artística cuando la nación está detrás', opina el humorista al ser preguntado sobre el intercambio cultural entre Cuba y EEUU, en el programa de Amaury Pérez en la Televisión Cubana.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

En ves de Chivichana se parece mucho pero mucho más a Cantinflas

Imagen de Anónimo

Sobre el minuto 30, el pobre Ulises, al cual personalmente admiro, no puede mas que cantinflear y la cara de Amaury, al que no admiro, que siempre esta jugando con la cadena pero nunca con el mono. Cuando sera el momento en que la gente pueda hablar en cuba sin que se le enrede tanto la lengua!!

Imagen de Anónimo

Oye! Qué cosa es eso de que tienen que cambiar de un lado y del otro, ....del,otro ya Obama quiso cambiar y abrió y los artistas cubanos vienen a montones y los de EU a Cuba no puede ir ninguno, entonces lo único que tiene que cambiar es el régimen dictatorial y totalitario de Cuba, así de simple, no se me hagan los tontos.

Imagen de Anónimo

Gracias por una entrevista muy buena que menciona brevemente la tolerancia a las opiniones de otros y el trabajo con personas que opinan diferente para alcanzar metas comunes. Estas son dos ideas contrarrevolucionarias.La entrevista habla a favor de que artistas que viven fuera de Cuba se presenten en la isla pero la palabra Miami no se puede mencionar en sentido positivo en la televisión cubana todavía. Es un buen ejemplo de censura ver cómo dos artistas pueden hablar por varios minutos sobre Miami sin nombrar la ciudad tabú. La tarea terapéutica de Amaury consistiría en ayudar a los televidentes a abandonar la idea paternalista, el falso orgullo, que les permite a algunos ignorar los sentimientos de los hijos; ignorar que hoy los hijos maltratados alimentan a sus padres, las madres y esposas atropelladas alimentan a sus familias y los cubanos sobrevivientes de Miami alimentan a media Cuba. Ignorar Miami significa ignorar el fracaso del paternalismo.