Martes, 21 de Noviembre de 2017
20:05 CET.
OBITUARIO

Muere en Miami el pintor Manolo Espinosa

Manolo Espinosa, artista cubano que abandonó la Isla durante el éxodo del Mariel, falleció el 12 de febrero a las 5:15 de la mañana, en el Hospital Mount Sinai de Miami Beach, a consecuencia de un cáncer, informó este martes el diario El Nuevo Herald.

Nacido en agosto de 1940, Espinosa fue autor de cuadros figurativos de vívido colorido. "Perteneció a los grupos de artistas que asistían a la Academia de Arte de San Alejandro en La Habana en la década del 1960, de la que Manolo se graduó en 1967", dijo Osvaldo F. Pérez, su pareja legal.

Conoció de cerca a René Portocarrero y a Amelia Peláez, pintores legendarios de la vanguardia plástica cubana que inspiraron su estilo.

En 2005 tuvo su última exposición en Miami, en la galería BPA, en Coral Gables, coordinada por el arquitecto y diseñador Enrique del Castillo. Titulada Ensueños del Caribe, representaba el colorido y la temática que refleja Alejo Carpentier en su novela El reino de este mundo, pero con una mezcla de elementos figurativos y abstractos.

Anteriormente había presentado sus cuadros en otras exposiciones en la Florida y en Cuba.  

"Desarrolló más su arte en Miami, pero nunca olvidó La Habana y sus elementos arquitectónicos en sus pinturas", describió Del Castillo.

"Manolo fue uno de los personajes más interesantes de la cultura cubana en Miami; primeramente, cuando era recién llegado, esa arquitectura cubana se rodeaba de calles vacías, sin seres humanos, siempre de colores grises, que era como lo sentía".

"Esa primera etapa fue muy dura, pero luego formó aquí (en Miami) su mundo, y vivía de la fantasía habanera de señoras con sombreros, y gente artística de los años 1930 y 1940 en sus cuadros", contó el arquitecto y amigo.

"Tengo un cuadro de él en que se destacan el mar, los mangos, los mameyes y todas las frutas cubanas naturales. Pero nunca quiso volver a La Habana, porque quería recordarla como era antes; con sus imágenes de la ciudad, las columnas, los portales, el mar. Eso fue él".

Espinosa viene de ancestros netamente cubanos, y hablaba mucho de la casa donde vivió parte de su vida, Villa Lita, de tía Lita, Enmanuela Salmoiraghi, en Paseo y 13 en el barrio del Vedado, que aparece en casi todos los libros de arquitectura cubana, con vitrales de principios del siglo XX hechos en Nueva York para la Sala de Juego. Allí conoció también a la escritora Dulce María Loynaz, a quien siempre visitó.

"Ahora Villa Lita la han convertido en Museo Servando Cabrera Moreno, con las obras de ese pintor, que también fue su amigo", dijo Pérez.

El artista descendía de una gran familia de Trinidad. "Una de sus antepasadas era Mercedes Sánchez Iznaga", añadió Pérez. Y algunos de sus cuadros reflejan ese recuerdo de la villa, con sus calles empedradas y sus soportales. Pero nació y se crió en Cojímar con su padrastro, el médico Enrique Lambarri, y su mamá, Violeta Pau. El padre, también de nombre Manolo Espinosa, fue Representante a la Cámara de Cuba.

Al pintor le sobreviven su pareja legal Osvaldo F. Pérez, su hermana y cuñado Violeta y Carlos Guerrero, y sus dos sobrinas Violeta Rosa Retejo y María Teresa Rufini.

Según El Nuevo Herald se realizará un servicio religioso, en la iglesia de St. Raymond, para familiares y amigos, que se anunciará próximamente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Amadeus

No sé quién era, pero qué en paz descanse.

Imagen de Anónimo

Descansa en paz Manolo