Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:03 CET.
Tribunales

La historiadora del arte Yanelys Núñez espera el fallo de un tribunal sobre su expulsión de 'Revolución y Cultura'

La historiadora del arte Yanelys Núñez Leyva consiguió que la administración de la revista oficialista Revolución y Cultura haya tenido que ir en dos ocasiones en el mes de noviembre al Tribunal Municipal de La Habana Vieja para ventilar su expulsión de su puesto de trabajo, ocurrida en junio por la vinculación de esta profesional con el proyecto independiente Museo de la Disidencia en Cuba.

En la última audiencia en el Tribunal Municipal, el abogado de Núñez Leyva impugnó la composición del Órgano de Justicia Laboral (OJL) del Ministerio de Cultura, que ratificó la expulsión de la historiadora del arte.

El abogado argumentó que, en la vista, el OJL solo estaba compuesto por cuatro miembros cuando por ley deben ser cinco.

Asimismo, indicó que Revolución y Cultura tomaba esta medida por supuesta "falta de idoneidad", pero a la vez exponía otras causales que contradicen los motivos de la expulsión, como la vinculación de Núñez Leyva al Museo de la Disidencia en Cuba.

Se refirió además a la violación que cometió el OJL al no dejar entrar a la pareja y amigos de Núñez Leyva a la vista pública.

Por su parte, la presidenta del OJL dijo ante el Tribunal que el quinto miembro del Órgano de Justicia sí estuvo presente en la vista, pero llegó tarde y se sentó al final de la sala.

Sobre la prohibición de entrada a los allegados de Núñez Leyva, dijo que en la capacitación recibida para la vista pública le dijeron que solo podían entrar los trabajadores del centro.

En su intervención, el subdirector de Revolución y Cultura, José León Díaz, criticó la decisión de la historiadora del arte de dar declaraciones a la prensa independiente y lo calificó de "exhibicionismo".

El Tribunal Municipal de La Habana Vieja no dio fecha para su fallo. A juicio de Núñez Leyva, si el Tribunal se apega a la ley la vista del OJL debe ser repetida por las ilegalidades ocurridas en el proceso.

La historiadora del arte comenzó a tener problemas en su antiguo centro laboral hasta su definitiva expulsión por ser la curadora del proyecto artístico en internet Museo de la Disidencia en Cuba, que dirige el artista Luis Manuel Otero Alcántara.

Ese proyecto toma el concepto de disidente del Diccionario de la Real Academia Española y mezcla a personajes tan distantes de la Historia de Cuba como José Martí, Fidel Castro, Hatuey y el líder fallecido del Movimiento Cristiano Liberación, Oswaldo Payá.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Hay que funcionar y "procesar" como si las cosas fuesen normales aunque no lo sean y supongan "indigestión" frecuente. El "éxito" de la dictadura ha estado en pintar de rojo todo lo que no se aproxime a sus discursos y soflamas y estigmatizar al oponente. De esta manera ser normal se convierte en probablemente transgresor cuando el opresor sanciona la actitud con actos que intentan humillar, vejar, difamar y distorsionar a quien "funciona con normalidad"; no la "normalidad" de las normas impuestas, si no, la que todo individuo tiene derecho a apreciar y acomodar a sus intereses de acuerdo al entorno donde viva y que le sea afín a su plan de vida. Así que lo ideal es no hacer campaña por el "Sí" por el cambio con un "No" de escudo pues así jamás Cuba se aproximará a los estándares de una sociedad medianamente normal. La valentía de la  disidencia es precisamente no esconderse, expresar y conducirse normalmente pese que ello lleva implícito severas consecuencias que pueden incluir golpizas, cárcel con acusaciones absurdas prefabricadas, ahí está la verdadera sabiduría de saberse autónomos en las decisiones y no dejarse amilanar por lo usual en los nauseabundos comportamientos de la élite represora y burocrática. Camino largo, pedregoso aún, pero con todo el mérito y valentía por quienes decidieron iniciarlo y enfrentarse a la tiranía. 

Imagen de Anónimo

Seguro que ella lo sabe pero es la única forma de demostrárselo a los que dicen que la justicia en Cuba funciona para todos. 

Imagen de Anónimo

Que cosa más absurda..Ella no sabe que en Cuba eso no funciona ? Las leyes son para favorecer el Estado y pronto..