Domingo, 17 de Diciembre de 2017
12:16 CET.
Sociedad

Diseños setenteros, ropa industrial e imitaciones en FIART 2016

Archivado en

En la Feria Internacional de Artesanía (FIART 2016) se vende de todo. La edición 20 se inició el 1 de diciembre y debe cerrar al público el 18. Panamá, Perú, España y la India son algunos de los países invitados, aunque Cuba sigue ocupando el mayor espacio en Pabexpo.

Según los organizadores, esta vez la Feria está dedicada a Cienfuegos y al textil como manifestación artesanal.

En la sala C está la producción de muebles para interiores, sobre todo de hoteles o de negocios.

"Sí, también hacemos trabajos a particulares", comenta la vendedora del proyecto Entorno, aunque se asombra de que personas que han llegado posiblemente en guagua a Pabexpo le pregunten por un servicio tan costoso.

Entorno diseña jardines con fuentes, bancos y caminos de piedras o madera para exteriores.

Las marcas de zapatos cubanos abarrotan la sala A: Papillón, Ramos Cuba, Habaneras, Yunior, Mandy, Fígaro, entre otras, "fusilan" zapatos de marcas registradas "para que se te despeguen en nada", comenta un hombre a la salida de FIART.

Todas ofertan también una variedad de sandalias hechas de cuero, pero muy pocos modelos son originales.

Aunque para muchos la Feria "cada año está peor", la afluencia de público es "impresionante", como afirman tanto la prensa oficial como los mismos artesanos.

"Con el bombo que le han dado por la televisión, es para llegar y encontrarte lo último en creación", dice David, vecino del Vedado, que se convenció este año, como los anteriores, de ir a FIART. "Pero cuando llegas te encuentras que son los mismos palitos para decorar, los mismos zapatos de la Feria y quizás alguna que otra rebaja".

"Mentiras no, mentiras no", se le oye decir una señora que, buscando en la ropa supuestamente india, encontró un vestido marca GAP. "Que me digan que un grupo de indios trae para vendernos ropa reciclada de marca y la compro sin problemas ninguno, pero que no me engañen más porque son 10 CUC por vestido".

El stand de la India oferta sus piezas a precios fijos: los vestidos 10 CUC y las blusas a cinco CUC.

"La ropa que traen los españoles al menos no tienen etiquetas, vaya, que pasa más por artesanía", dice la misma señora sin decidirse a comprar. "Eso sin contar la cantidad de gangarrias de plástico que se sabe que son chinas".

Perú y Panamá, dos de los invitados con más fuerza en FIART, proponen en sus varios puestos de ventas lo mismo ropa industrial que su típica artesanía. Panamá trae sombreros tejidos, y Perú ponchos o vasos antiguos decorados en oro o plata.

Hay stands para impresores como Vinilarte, un taller de diseño, producción y montaje, pero aunque sus artículos gozan de calidad y exclusividad, algunos se preguntan si son artesanía. No faltan las ventas de Artex de la vajilla decorada por pintores cubanos.

En medio de tantos productos salidos de quién sabe dónde se pueden encontrar algunos diseños originales.

El stand del diseñador Freixas propone una línea de ropa en blanco y negro en hilo; el stand de los bolsos Zulu propone sus diseños originales de cuero y sus primeras incursiones en las sillas conocidas como africanas. También están las brujas de la Familia Fiallo, famosas por su belleza y que la gente las compra lo mismo para la salud que para el dinero. Uno de los más concurridos es Creencias RGA, con sus santas vestidas y decoraciones religiosas.

"Muchos se han quedado en la artesanía de la década del 70", comenta una mujer que dice ser habitual en estas ferias. "Solo hay que ver la talabartería rozando con lo cursi, aún no salen de la florecita o del animalito, o del trabajo con un acabado a medias al que puedes verle las costuras y la chapucería".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Por lo que dice este artículo los cubanos de la isla esclava no necesitan que les envíen nada, en Cuba hay de todo.

Imagen de Anónimo

FIART, como tantos eventos allá, siempre fue un festival de chealdad.