Martes, 24 de Octubre de 2017
02:33 CEST.
Arte

La escultura de Armando Guiller

Recientemente en la corte central de las galerías Ben Shahn en la Universidad de William Paterson, abrió una muestra de esculturas del artista Armando Guiller. Nacido en La Habana en 1961, Guiller estudió ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología MOA en Santiago de Cuba, y más tarde terminó su licenciatura en escultura en la Academia de San Alejandro en la Habana.

Guiller llegó al exilio en 1988, y desde entonces vive y trabaja en esa zona conocida como "el Miami del Norte" que es Union City y West New York, en el estado de New Jersey.

En general, la historia de la escultura en Cuba y de cubanos en el exilio es muy poco conocida en comparación con la pintura. No en balde el difunto Roberto Estopiñán decía que "la escultura en Cuba, en comparación con la pintura, es como las dos hermanastras feas de Cenicienta. Nadie la saca a bailar".

A pesar de la ignorancia general de nuestra trayectoria escultórica, Cuba ha dado magníficos escultores; desde la primera modernidad de Juan José Sicre al expresionismo de Ramos Blanco, el barroco abstracto de Alfredo Lozano al surrealismo de Agustín Cárdenas y el neo-humanismo de Roberto Estopiñán, y la abstracción constructivista de Tomas Oliva.

Ya en el exilio, encontramos una gran diversidad estilística, desde las alegóricas instalaciones de María Brito hasta el perceptivismo pos-moderno de Florencio Gelabert, Jr. y Teresita Fernández. Lo que une toda esta tradición heterogénea es la gran calidad estética y un sentido del oficio que solo puede definirse como esplendoroso. Ninguno de estos escultores esculpe palmas ni bohíos. Aquí entra Guiller con una obra madura y seria.

Las piezas de Guiller que se pueden ver hasta el 14 de octubre en las galerías Ben Shahn, son agrupadas bajo el título de Patterns and Beauty, es decir Patrones de diseño y Belleza. Son obras de diversas series como Materia libre, Helical y Espiral. Materiales como metal y madera son utilizados por Guiller con una mano de obra que nos deja con la boca abierta —lograr la sutileza y la exquisitez con estos medios no es labor para principiantes. Mas el oficio no cancela su poética escultórica, al contrario, nos la revela de forma natural, sin pujos cerebrales ni la petulancia intelectualoide tan típica de mucha escultura actual.

Inspirado por los principios de Euclides y Newton, Guiller toma esas ideas como un trampolín y da un salto de gran potencialidad metafísica. Sí, no cabe duda que este escultor cubano absorbió las mejores enseñanzas del constructivismo y el minimalismo, pero no se quedó en ellas. Las supero con un vocabulario escultórico propio, el cual refleja, en las palabras del artista que "estamos rodeados por patrones de diseño naturales, y estos, de una forma u otra, nos guían".

La amplitud escultórica de Guiller se nota en que sus obras funcionan en cualquier escala, desde el pedestal tradicional, a las piezas de piso y pared, hasta las suspendidas en el espacio. Aunque prefiero sus formas en madera, las piezas con color — rojo, gris, amarillo o naranja— proyectan una intensidad delicada, evocadora de música como las piezas cortas de Mozart o Thelonius Monk. En madera Guiller logra una difícil sencillez. La calidez de la superficie y la armonía de las formas repetidas construyen un balance, solo comparable a ciertos maestros del medio, como Arp y Calder o las primeras obras de Mark di Suvero.

Como Mondrian en la pintura, Guiller maneja elementos matemáticos para proyectar —me atrevo a decir— una visión metafísica, y sí, hasta espiritual del mundo, donde sucede una liberación de cualquier modelo estrecho y limitado de las formas, y "el tiempo deja de ser constante, el espacio se estira, y la energía lo penetra todo, como la nueva fuerza gravitatoria plantea". Nada de esto es un accidente de la naturaleza. Einstein hace tiempo nos dijo que el ser supremo no juega a los dados con el universo.

Estas piezas de Armando Guiller son ante todo magnificas esculturas, pero no solo eso. Son irradiaciones que expresan una belleza que va más allá de lo racional.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Que buen artículo Anreus, es siempre un placer leerte. Creo que Armando ha logrado desarrollar un lenguaje propio y maduro sin abandonar la frescura y curiosidad característica de su obra. Felicidades Armando y gracias por compartir tus inquietudes y labor… 

Imagen de Anónimo

Muy buen articulo Anreus la cita de sobre Mark Di Suvero me parece muy valida, gracias.

Imagen de Anónimo

Alejandro tu apunte da en centro, tu percepción y tu humor claramente dicen lo que hago y lo que soy. Con precisión traduces acero y madera en idea y contexto. Estoy seguro que este articulo le permite a los amantes de las formas y a los geómetras de hoy a entenderme mejor.Armando Guiller