Lunes, 11 de Diciembre de 2017
18:14 CET.
Sociedad

Esperando a Madonna en La Habana

"Madonna, niña", se oyó una voz en la multitud, parecía la voz de la perseverancia de los travestis del Parque de la Fraternidad.

La "Reina del Pop" llegó a La Habana pasadas las 5:00 de la tarde, pero el público que se aglomeró fuera del Hotel Saratoga se fue sin verla.

Cerca de las 9:00, los que esperaban alardeaban de su persistencia: "Oye, cuando el hambre le apriete, ella tiene que salir", dijo un desconocido que esperaba un golpe de suerte porque "a la rubia le gustan los niches".

Pero los que soñaban con hacer alguna foto o vídeo ya empezaban a preguntarse si la cantante habría conseguido pasar de incógnito, con sombrero, gafas y pelo teñido de negro. Sobre las 7:00 había llegado una flotilla de descapotables antiguos de la colección Clásicos, que brinda servicios a través de Cubataxi.

Inmediatamente, otros dos Buick bloquearon la entrada, esperando a que saliera Madonna para llevarla a la "paladar" elegida. Así que, aunque la seguridad del hotel y la policía "no soltaban prenda", porque quizás no sabían nada, todos creían que, de alguna manera, la cantante ya había entrado.

Un afortunado logró hacer un vídeo y lo pasaba una y otra vez intentando hacer un reconocimiento facial. Algunos lo conminaban a venderlo al Paquete de la semana.

Los restaurantes privados en los que podría cenar la cantante también fueron motivo de chistes sobre cómo matar el hambre, la carne prohibida para los cubanos y la imposibilidad de ir a algunos de esos locales por sus precios prohibitivos.

Fuentes confiables aseguraron que ni La Guarida ni San Cristóbal, ambos famosos por las visitas de celebridades, esperaban a la Reina del Pop.

"Seguro entró montada en un bicitaxi por detrás" del hotel, bromearon algunos.

Otro motivo de diversión fue el mal humor de la Policía.

Al principio eran unos pocos espectadores y los periodistas que se habían enterado por sus medios los que estaban en el Saratoga. A medida que se corrió la voz, fueron decenas los curiosos que se acercaron al hotel y bloquearon el tráfico de Prado. La gente estaba decidida a ver pasar a "la diva".

Durante las primeras horas se bromeaba sobre las dificultades que estaría pasando Madonna en la Aduana cubana, con el tráfico o con la lluvia que se anunciaba.

Luego, la multitud la veía en cualquier rubia, trigueña o mulata que pasara cerca del cristal del hotel. Miraban a los balcones, seguían a desconocidos y los ovacionaban.

Los turistas hospedados en el Saratoga aprovecharon sus cinco minutos de fama; pasaban entre la multitud y se hacían selfies como si fueran estrellas.

Una turista salió y le dijo a la multitud: "Yo no soy Madonna", y la gente rió.

"De las mil gente que hay aquí, si tres han oído sus canciones es mucho", especuló un muchacho que no resistió la espera y se fue.

Otro comentó con nostalgia: "A mí se me estrujó el corazón cuando me enteré de que el Maikel (Jackson) se había muerto. Me dije, 'se murió y no lo vi'. Eran el rey y la reina (Madonna)", añadió y se preguntó por la edad de la cantante.

"Cuando yo tenía 12 o 13 años ya Madonna era Madonna, y yo tengo 45, así que saca la cuenta", dijo.

La cantante está celebrando este martes su cumpleaños 58.

A las 10:00 alguien empezó a vociferar que la diva saldría por detrás, lo que hizo que la gente se mantuviera corriendo de una esquina a la otra, que se perdieran a la hija de la cantante y el espacio que habían ocupado por cinco horas.

Quince minutos después una española gritó: "Se ha ido por la parte de atrás, me lo ha dicho la gerente del hotel", lo que provocó ofensas.

Y alguien más dijo: "Yo estaba aquí, nadie me lo contó, Madonna no salió".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Maria,que una vez mas aclaro, no es la virgen,llega ahora con su artículo trasnochado cuando ya todos hemos visto a La Reina del Pop,bailando en un restuaurant ,paseando por las calles de la Habana Vieja y montada en un auto descapotable,estos periodistas im provisados se duermen en los laureles