Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
13:57 CET.
Diseño

Muebles con buena 'Vibra', la escasez de materiales como incentivo

Más que una limitación, la escasez de materiales y recursos industriales en Cuba ha sido para José Villa y Rayko Valladares un incentivo. Ambos salieron de las aulas del Instituto Superior de Diseño (ISDI) en 2011, dispuestos a aprovechar oportunidades y hacer su aporte al diseño de muebles en la Isla.

Apenas unos años después, pero con mucho esfuerzo e ingenio por medio, ven el resultado en Vibra, un mobiliario contemporáneo hecho con materiales accesibles en Cuba y con un cuidadoso diseño.

Los jóvenes mostraron por primera vez el trabajo que venían haciendo en sus hogares, convertidos en taller, en el espacio expositivo para diseño industrial de la Fábrica de Arte Cubano, durante la Bienal de La Habana en 2015.

"Partimos de buscar qué material teníamos al alcance en el país. Así detectamos la suiza (cuerda plástica), tradicional en algunos muebles aquí en Cuba, pero que utilizamos de forma totalmente diferente. Además, se adapta al clima caribeño, y sirve tanto en exteriores como interiores", explica José Villa.

"En esa ocasión el concepto curatorial era la música, y la suiza se justificaba muy bien porque se asemeja un poco a los instrumentos cordófonos, además de sus cualidades elásticas, que nos permitían desarrollar diversas formas", añade Rayko Valladares.

De la combinación de la suiza con barras y tubos de acero reciclados nacieron los tres modelos de sillas, disponibles en los colores rojo, azul y verde. Cada una se apropia del concepto musical que le da nombre, dotando de visualidad a fenómenos musicales como el ritmo, la armonía y la fusión.

Emptiness alude al "vacío, que también tiene mucha importancia en el sonido"; Duet "es como dos planos que se entrelazan, una cosa que sucede mucho en la música" y Box"simula un remolino que pasa en el interior de una guitarra".

José y Rayko han presentado sus sillas en eventos como TedxHabana, Miami Mini Maker Faire y hasta al mismísimo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en el encuentro con jóvenes emprendedores durante su visita a Cuba.

La visibilidad contribuye a que su proyecto vaya creciendo, aunque cada silla se realiza de forma artesanal, lo que limita el ritmo de trabajo y encarece el producto final. Rayko y José tienen que sacar adelante todo el proceso, desde el diseño hasta la producción, pasando por la compra de los materiales. Encontrar las barras de acero también supone un reto. Los diseños se adaptan a las longitudes disponibles.

En la reciente Bienal de Diseño de La Habana, Vibra, un proyecto concebido y llevado a la realidad gracias al sacrificio personal de los diseñadores, obtuvo un Premio Ondi 2016, "el más alto reconocimiento" estatal en la rama otorgado en Cuba. Sin embargo, José y Rayko no tienen esperanzas en la industria de la Isla, incapaz de asumir ideas como esta.

La "auto-producción" se vuelve cada vez más recurrente en el diseño cubano, y es a través de estas experiencias que logra revitalizarse un poco en medio de la pausa interminable que vive el desarrollo económico de la Isla.

Los muebles con 'Vibra' de José Villa y Rayko Valladares

Más que una limitación, la escasez de materiales y recursos industriales ha sido para José Villa y Rayko Valladares, creadores de Vibra, un incentivo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Anónimo

Y la foto me parece en el puente de hierro, q parece funciona?!?/$&@¿... (Que extraño!) Aunque quizás también tengan los muebles ahí para indicar que esta prohibido el paso. No se, han pasado tantos años q cada día entiendo menos aquello. De los muebles, sólo pienso q para ser de cabrillas y sogas plásticas, están divinos, bellos y maravillosos Y que los autores son geniales. Eo si, menos mal que a mi no me hacen falta. 

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 16:07, si eran tan incomodos para que te metiste de lleno en la "emulacion", se los hubieras dejado a otros que seguro le hacian mas falta. Pero, na' a coger lo que se pueda y luego a ponerse a hablar cascara.

Imagen de Anónimo

Cuanta envidia y mediocridad por aquí! Para algunos, todo lo que venga de Cuba es mierda! Hablan por hablar sin tener la más mínima objetividad. En el diseño el gusto es algo subjetivo. Hay quien ve en un cuado de Joan Miró sólo unas manchas y en uno de Picasso, cabezas jorobadas. Menos mal que en Cuba no todos los jóvenes se están dedicando a oir reguetón y viven de los que les mandan sus familiares o haciendo sexo por tres dólares.Yo felicito a estos jóvenes y los estimularía para que sigan progresando.

Imagen de Amadeus

Los muchachos se esfuerzan y eso tiene su mérito, pero a esas sillas le falta gracia. Son todavía demasiado toscas. Me recuerdan una que teníamos parecida en casa allá en La Habana. No obstante son jóvenes y aprenderán con el tiempo.

Imagen de Anónimo

Ese tipo de mueble necesita un cojín, ¡ay! pero no sean tan jodedores los muchachos tiene talento y hacen lo que pueden con el material que encuentran.

Imagen de Plutarco Cuero

Son espantosas ... y casi seguro que incomodas sin un cojín ...

Imagen de Anónimo

Anonimo-30 de Julio - 15:50 CEST.Usted no se gano esos muebles,se gano el derecho de ir a comprarlos,no se los dieron gratis.

Imagen de Anónimo

E Sexto haciendo Sillas...

Imagen de Anónimo

seria bueno que pusieran imagenes de personas sentadas en ellas!

Imagen de Anónimo

Esos muebles hechos con hilos plásticos y cabillas lisas son incomodísimos. Hace tiempo me gané un "juego de comedor" en una asamblea del sindicato. Uno terminaba rápido de comer porque, primero, no había mucho en la mesa, y segundo, porque los hilos plásticos se le incrustaban a uno en el trasero.  No quiero acordarme de las dichosaas sillas plásticas. En Cuba HACE AÑOS no se venden muebles cómodos.