Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
Literatura

Leonardo Padura abordará los cambios sociales en Cuba en su próxima novela

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre La Habana y Estados Unidos es el punto de partida de la novela que está escribiendo el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015, Leonardo Padura, con el personaje del detective Mario Conde "sorprendido" por los cambios sociales que vive la Isla, reporta EFE.

El autor anunció el viernes en la Semana Negra de Gijón (España) que esta obra que "está en fase de escritura" tiene como escenario la sociedad cubana en la que se han producido "algunos cambios visibles" que probablemente se profundicen en el futuro.

La novela, cuyo título provisional, aunque no definitivo, es El último despertar, comienza la mañana en la que el teniente Mario Conde "se despierta resacoso" con la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. 

Será un libro más de la saga policial protagonizada por Mario Conde, una especie de alter ego del escritor, que al igual que su creador "no logra entender en profundidad" los cambios que esta viviendo la sociedad en Cuba.

Padura dijo que el personaje de Conde lo ha creado un poco a su imagen y semejanza con algunos caracteres de su personalidad y forma de interpretar las realidades que observa.

Esta vez, el personaje va a cumplir 61 años y siente que se "está convirtiendo en un viejo cascarrabias" en un momento en el que todo lo que ha vivido y conoce está en proceso de cambio. 

Como Conde, Padura también está "sorprendido" por los cambios en su país, en la que por primera vez desde hace 50 años la sociedad "ha perdido homogeneidad" y en La Habana existen barrios habitados por "desclasados". 

Ha explicado que mucha gente vive con salarios de 550 o 600 pesos mensuales, que equivalen a diez litros de aceite, mientras en las ciudades más importantes florecen prósperos negocios vinculados al turismo.

Padura ha expresado su convencimiento de que los "cambios que se avecinan pueden ser beneficiosos para la población" y ha pronosticado que "dentro de poco tiempo" habrá una especie de puente aéreo entre La Habana y Miami. 

El narrador ha abogado por el fin del embargo comercial, que "va a mejorar la vida de los cubanos" y ha considerado que un cambio político "no es visible" pero no lo descarta. 

Se ha definido como un autor que necesita la realidad para lanzarse a escribir y que lo hace "cargado de dudas" porque "carece de imaginación".

"Me gustaría escribir ciencia ficción, pero no puedo porque no puedo imaginarme situaciones tan irreales", ha dicho.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Orlando como siempre, hablandole a los invisibles para ser visible. Padura no lee nada aqui.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Esperamos tu novela, Padura. Gracias.Apúrate, que cambia el escenario! 

Imagen de Anónimo

Padura: Cara Dura.

Imagen de Zoraida Marrero

Padura se baña y guarda la ropa: "un cambio político "no es visible" pero no lo descarta"...es como si yo dijera: Mi marido me es fiel...pero puede ser que no lo sea.  QUE LISTA YO!

Imagen de Amadeus

Ya no quiero hablar más de Padura…

Imagen de Anónimo

Da gracia!!. Lo censuran porque de forma honesta dice lo que piensa y  no lo que todos nosotros quisiéramos que sucediera. A los mentirosos y los parlantes hacia las gradas, eso sí los premiamos con nuestras loas!!. Por eso llevamos 57 años con esto encima!!.

Imagen de Anónimo

Mario Conde que sabe que era una especie de chivatón (porque la profesión de detective, más bien, no existe en Cuba), empieza a pedir viagra a un primo hermano que tiene en Miami, de día trabaja como botero con su Lada destartalado, mientras que por la noche pretende ser pinguero de gallinas europeas y canadienses viejas insatisfechas. De su mujer ya ni se ocupa, la pobre se volvió loca, porque no hallaba que echarle a los frijoles.Señores, más de lo mismo, no hace falta leerse el libro de Padura para saber cómo acabará este mustio personaje.

Imagen de Anónimo

Más de lo mismo. Reconoce las desigualdades existentes en Cuba y anuncia un "probable" cambio; pero no es honesto ni contundente con el régimen cubano ni dice que ese cambio es necesario ya o la Isla se hunde y sobre todo su pueblo en la miseria. No pide el restablecimiento de la democracia en Cuba, ni el fin de la dictadura comunista ni hace alusión a las causas de la emigración ni a los cubanos deportados de Ecuador ilegalmente hace pocos días, entre otros problemas del país en manos de militares corruptos y de ancianos dictadores. Padura preserva sus viajes, sus ganancias y se entiende con el régimen, dejando a su pueblo de lado y lo demuestra su propia obra, en la que el protagonista "sólo piensa en sí mismo a sus 61 años, como él", no en los demás ni en lo mejor para el futuro de su país. Padura ignora interesadamente que los cambios necesarios en un país implican también la opinión y el compromiso de los intelectuales, decisivos recientemente en España (Sabina, Azúa,  Pérez-Reverte) para frenar a Podemos, calificados por ellos de dirigentes oportunistas (además de comunistas radicales "financiados por el chavismo" y contrarios a la democracia) todo ello afirmado por la propia intelectualidad de izquierdas en España. Pero Padilla sólo tiene un fin: afianzar al régimen cubano del modo que actúa.