Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Festival del Caribe

El ruido del diablo ardiendo

Oírlo crepitar es terrible. A sus pies los tambores de sonar bronco retumban en los estómagos y presagian la combustión. Es el sonido del diablo que se quema ante la mirada risueña de todos los que ven en él lo malo que hay en sus vidas.

Uno pidió por la enfermedad de la madre, el de más acá por un amor duradero, todos por la prosperidad. Detrás vienen los retasados que ante las cenizas preguntan:

"¿Ya lo quemaron?"

Y aunque así es, no se detienen y siguen camino al mar, donde la fiesta no para.

Nada resume mejor el carácter popular de la Fiesta del Fuego o Festival del Caribe en Santiago de Cuba que la multitud que se arremolina en la Alameda de la ciudad para unir religión y jolgorio en una tradición que ya lleva 36 años.

"Este año fue mejor que el anterior", dicen quienes muy probablemente en cada edición llegan a la misma conclusión.

El diablo no es más que el pretexto que manos artistas de la ciudad crean para cerrar un evento único en el país. El diablo hierve inmenso e inmóvil sin poder bailar las danzas de sayas anchas y atuendo típico guardadas en la memoria popular. Lo bañan bien con combustible y el espectáculo empieza.

Lo mejor es que las llamas suenan al inicio y no al final. Cada diablo de cada año preludia el calor, la polémica y los festejos, que acompañado de un nuevo país invitado, trae el próximo julio. No hay ansiedad en esta espera. Todo Santiago de Cuba sabe que nuestra condición de capital del Caribe es un compromiso para la certeza de más fuego, un elemento tan perteneciente a esta ciudad que se siente tan pronto se llega.

Pero el Festival del Caribe es el que lo reivindica, con sus diablos irredentos que sin importar cuántas veces se quemen, regresan en cada ocasión que pueden. Y así son quemados cada vez entre llamas que crepitan y Caribe, mucho Caribe.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.