Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Política

La batalla perdida de la cultura oficialista

Los gobernantes cubanos no pueden despojarse del temor de que el legado castrista se extinga totalmente cuando desaparezca la generación histórica de de la revolución, o apenas se implementen las primeras reformas políticas en la sociedad. Ellos saben que la juventud no cree en el socialismo de corte marxista-leninista, y si algunos jóvenes entonan loas a favor del Gobierno, es casi seguro que lo hagan como parte de la doble moral que carcome los cimientos de la nación.

No obstante, y haciendo válido aquello de que "la esperanza es lo último que se pierde", la clase dominante acude a lo que denomina "el escudo y la espada de la nación": la cultura. En esos términos se celebró recientemente el III Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Los que dirigían los debates del Pleno —Abel Prieto, Miguel Barnet, Yuniasky Crespo Baquero, y compañía— abogaron por que los jóvenes cubanos no vean como sus ídolos a personajes de la sociedad de consumo, y que asocien el éxito en la vida a los valores espirituales y no a lo material.

Estamos en presencia de palabras bonitas, pero que chocan con la realidad que se aprecia en la propia Isla. Porque, ¿puede ir un joven portando únicamente un diploma de vanguardia estudiantil o laboral a una Tienda Recaudadora de Divisas (TRD), y exigir que le despachen un artículo de primera necesidad —como podría ser una botella de aceite comestible o una bolsa de leche— que apenas viene incluido en la cuota mensual de la libreta de racionamiento?  ¿Podrá un joven, solo con decencia y honestidad, ir alguna vez al restaurante privado donde comió el presidente Barack Obama, si consideramos que allí el importe de cualquier plato iguala o supera el salario mensual de un cubano de a pie?

En cuanto a la preferencia juvenil por los personajes de la sociedad de consumo, se trata de un proceso que en ocasiones ha sido estimulado por las propias autoridades. Así, con tal de no ofrecerles cobertura mediática a los peloteros cubanos que en número creciente abandonan la Isla para jugar en las Grandes Ligas de Estados Unidos (la televisión cubana transmite solamente un juego semanal de las Grandes Ligas, y se buscan aquellos donde no participen los cubanos), la televisión atiborra sus espacios deportivos con el fútbol internacional, en particular la liga española. Como consecuencia, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son hoy los ídolos supremos de la juventud cubana. Una juventud que, contradictoriamente, apenas conoce el nombre de algún futbolista cubano.

Y para aquellos jóvenes con acceso regular a internet, y por tanto enterados del acontecer nacional e internacional, la cantaleta presente en el Pleno hubiese podido causar risa, de no ser por la dosis de cinismo que contiene. Porque, ¿cómo pedirle desamor por lo material a un cubano humilde, y a la vez hacerse de la vista gorda ante las correrías del señorito Antonio Castro Soto del Valle por lujosos balnearios internacionales y exclusivos campos de golf? 

Uno de los planteamientos más "originales" de este III Pleno corrió a cargo de Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Afirmó que "somos un país que ha creado muchas posibilidades para que no nos quedemos en casa viendo tantas películas chatarra. Lamento que no haya muchos jóvenes participando en la programación cultural en los teatros, en las conferencias, en los recitales de poesía" (Juventud Rebelde, 11 de junio).

Sin dudas, Barnet ha perdido el contacto con la realidad cubana después de tanto tiempo disfrutando de un automóvil asignado por el Estado, y con abundante gasolina que le permite ir del cabo San Antonio a la punta de Maisí. Él parece no estar al tanto de las ineficiencias del transporte público, que obligan a los ciudadanos, sobre todo de la periferia habanera y las ciudades del interior del país, a quedarse en sus casas.

Por otra parte, el ataque del señor Barnet contra las "películas chatarras" podría ser el preludio de una especie de revolución cultural cuajada de dogmatismos y prohibiciones. Ello, además, estaría en sintonía con el espíritu temerario del punto 219 del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, que contempla preparar a las nuevas generaciones contra los "mensajes nocivos" de la industria cultural hegemónica.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

gente mediocre que saben que cuando haya que vivir realmente de la calidad de tu trabajo del valor real de lo creado, tienen que ir a lavar platos en una pizzeria , por eso se agarran hasta con los dientes de la mediocridad y el enermizo sistema castrista.

Imagen de Anónimo

Ellos están bien claro de los que se les viene encima, después de la visita de Obama ese pueblo sacó sus conclusiones, para que desgastarse siguiendo a estos pendejos que no le ofrecen nada más que no sea esclavitud, en e cambio el imperio y el capitalismo les da espacio para crecer y realizarse, muchos incluyéndome hemos tenido que emigrar por culpa de ellos y en nuestros nuevos destinos nos han considerado más, en mi caso personal mi familia está feliz y todos los días me da las gracias por haberlos sacado del infierno y de la mediocridad que se vive en Cuba, con todos estos personajes egoístas y demagogos que ya se les acabó el tiempo y no fueron capacez de dejar huellas de humildad, honestidad y otros tantos valores que les faltan, en el caso específico de este personaje, ni de su familia se ocupa, tiene un hermano mejor que el muchas veces y ni se ocupa, que puede esperar el resto?

Imagen de Anónimo

 Este señor y Eusebio Leal por estar en primera plana afirman cualquier cosa.

Imagen de Anónimo

Solo hay que recordar el caso padilla para saber quien es Miguel Barnet y como le gustan los viajes al exterior y a Francia, lugar donde puede comportarse como lo que realmente es, una pajara vieja no con doble moral, el no tiene ninguna.

Imagen de Anónimo

Barnet, eres un viejo loco y chiflado!!!!

Imagen de padre Ignacio

Pobre pueblo en manos de gente tan cobarde y desarmada. Miguel Barniz otro gran cara de guante, vividor e hipócrita.

Imagen de Anónimo

No te puedes llamar Yuniasky y pedirle tanta bazofia a los jóvenes. ¡Dan yuniasko!

Imagen de Anónimo

Falso, no hay doble moral. Sencillamente no hay ninguna en esos funcionarios y amanuenses de la dictadura. JPS

Imagen de Anónimo

El senor Barnet  lee esto ?, quizas solo usa Lee Jeans

Imagen de Amadeus

Miguel Barnet sabe muy bien todo eso de la doble moral y la falta de vergüenza no sólo de los jóvenes, sino de toda las esferas de la sociedad cubana. Él que fue un correveidile en la UNEAC, que vivía en la "discresión" y el miedo y que pasó casi todos los congresos de educación y cultura con "el rabo entre las piernas" esperando una depuración, o un internamiento, ha alcanzado su mayor venganza: ser presidente de la UNEAC. Pero para seguir haciendo lo que hicieron lo que les persiguieron.Miguelina es el mejor ejemplo del Síndrome de Estocolmo, asimilado y adoctrinado, se me antoja como aquel personaje nazi de La Pasajera, ese memorable film de Andrzej Munk, la capó inolvidablé. Miguel vive sus 15 minutos de gloria warholiano y eso no hay ya quien se los quite.