Martes, 12 de Diciembre de 2017
19:17 CET.
Literatura

Muere el poeta y periodista Bladimir Zamora

El poeta y periodista Bladimir Zamora murió este jueves tras varios días hospitalizado, informó la periodista oficialista Paquita Armas Fonseca en su sitio en Facebook. Tenía 64 años.

El deceso del escritor estuvo precedido de confusión. Un día antes, la propia Armas Fonseca publicó en la web oficial Cubadebate un obituario sobre Zamora, pero luego rectificó en Facebook que el poeta continuaba vivo, aunque en estado "muy crítico".

Cubadebate retiró entonces el obituario de su sitio. Este jueves volvió a publicar el mismo texto, sin ofrecer explicaciones.

"Anoche fue un triste adelanto, hoy es la confirmación de que nuestro Blado no pudo más. Ya camina hacia otra galaxia", escribió Armas Fonseca tras confirmarse el fallecimiento de Zamora.

El escritor, nacido en Bayamo en 1952, trabajó desde los años 80 en El Caimán Barbudo. En esa publicación "escribía de música, especialmente de la trova, en la que devino un experto reconocido en Cuba y otros lugares, como España", escribió Armas Fonseca en su obituario.

Zamora también fue fundador "de una peña mítica a la que iban a discutir de lo humano y lo divino, jóvenes periodistas, poetas, pintores, actores", señaló la periodista oficialista. "Luego, cuando no hubo papel, fue el alma del Caimán hablado y desde hace unos años, semanalmente en la Casa de la EGREM se reúnen trovadores y poetas a cantar y debatir".

Asimismo, fue "promotor incansable de cantores y poetas bisoños", y "en su sección 'Por primera vez', dio voz a creadores casi niños que hoy son reconocidos en ese difícil arte de hacer poesía", añadió.

En los años 90, Zamora asesoró, junto al musicólogo Danilo Orozco, al español Santiago Auserón (Juan Perro) en el proyecto Semilla de Son, un recopilatorio de grandes figuras de la música cubana.

Zamora escribió las notas para los discos, editados en 1992 por BMG-RCA.

El poeta y periodista tuvo además en Radio Ciudad de La Habana el programa "Pisando el césped", que dirigió y condujo, y el espacio "Entre 8 y 10", que dirigió junto a Alejandro Zayas Bazán.

Según el sitio Cubaliteraria, poemas de Bladimir Zamora han aparecido en las antologías Nuevos poetas 1974 (1975), Poetas de la Colina (1977), Imágenes de la mujer (1980), Usted es la culpable (1985) y en Como las huellas de Acahualinca (1988).

Zamora elaboró la compilación Cuentos de la remota novedad (1982) y colaboró en revistas como Cine Cubano, Casa de las Américas, Revolución y Cultura, La Nueva Gaceta, Santiago (Santiago de Cuba) y Nuevo Amanecer Cultural (Nicaragua), entre otras.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

El alcoholismo se ha llevado a muchos intelectuales y artistas cubanos... y los que faltan.

Imagen de Anónimo

Pero él no era castrista? Seguro que lo mató el castrismo

Imagen de Anónimo

Como quiera que sea se quedó allí. ¿Alguna vez estuvo al lado de las Damas de Blanco? ¿De algún grupo disidente? ¿Hizo algo por Cuba? Si no, no tiene valor absoluto para mí. Y antes de hablar, sufrí prisión. Yo hice. Y todavía hago.

Imagen de Anónimo

Que en paz descance !

Imagen de Anónimo

Lo conoci personalmente. Buena gente y curda como yo. RIP Bladimir. Dios te de luz y buen trago alla arriba

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

Conocí a Bladimir Zamora en la década del 80, cuando vivía en una cuartería en Centro Habana o La Habana Vieja, en un espacio minúsculo, donde además él había decidido criar un perro negro-charol.Ante un recién conocido, su primera tarea era siempre explicar ese "Bladimir" com "B", con aquella voz de barítono y mucho humor.Recuerdo que una vez nos invitó a un par de amigos a "comer" en su casa-cuarto: arroz blanco con dos croquetas "mecánicas" por cabeza. Y, lógico, una botella ron. No sé qué estaba peor: si la comida o el ron, pero eramos todos felices.De aquel horrible ron Bocoy cualquiera se olvida. Ya de él...