Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Cine

'Quién se cree que es ese Vin Diesel, película la que tenemos aquí en Cuba'

De una suma interminable de quejas, algunas imposibles de repetir por la carga de palabras obscenas, reproduzco la descarga de un señor a los policías junto a la esquina entre la calzada de Reina y Chávez, frente a la Iglesia del Sagrado Corazón:

"Pero si yo vivo allí, en ese edificio, cómo me van a obligar a dar vueltas para llegar hasta mi casa. Llevan días sin que pase nada, y todo cerrado. Cuando el papa Francisco pasó por aquí fue solamente un rato, esto es una exageración".

Los habaneros se están cansando de los problemas que les causa la filmación de Rápido y furioso 8 en la capital.

La gente está hastiada, molesta por el cierre del tránsito vehicular y peatonal, además de los servicios vinculados a una zona comercial ubicada en el nudo de comunicaciones más importantes de la ciudad. Se trata de la calzada oficialmente nombrada Simón Bolívar (Reina), las transversales Galiano y Belascoaín, según la identificación popular, agregando dos bloques completos a lo largo en cualquier dirección y parte de la avenida Carlos III, la manzana del Parque El Curita hasta alcanzar el extenso Parque de la Fraternidad.

"Estoy atolondrada —dice una señora pidiendo ayuda— no acabo de dar con la ruta hasta el banco de Belascoaín y Zanja, para cobrar mi chequera".

Las barreras son tantas que se ha creado un auténtico laberinto, lo peor es que la citada sucursal bancaria cerró al mediodía de este martes, cuando aún la desdichada mujer no acertaba a dar con el vericueto que la llevaría hasta sus escasos 200 pesos de jubilación.

Otra mujer, joven, molesta por tantas inconveniencias, le exclamó a su compañera de camino: "¿Quién se creerá qué es ese Vin Diesel? ¡No quiero ni verlo en pintura! Ojalá se acabe todo esto".

Muy cerca pasó por la esquina uno de los tantos vehículos encargados de asegurar la logística de las filmaciones. El policía de tránsito, centinela desde la mañana, recibió el almuerzo. De lejos la cajita se veía gruesa, el guardia debió desgarrar con cuidado la capa de celofán protectora antes de acceder al premio, luego de largas horas en su puesto. Desde la acera del frente, un dependiente de comercio y una amiga comentaron: "Le trajeron la comida al policía. Parece buena, tiene hasta refresco de lata y agua embotellada. Yo creo que hace rato ese hombre no se 'tiraba' un almuerzo así".

La gente comenta que la producción estadounidense lo está pagando todo. Ciertamente una minoría de afortunados alcanza unos dólares ocasionales por esta filmación, nunca antes vista en La Habana.

Algunos encargados de la seguridad en las calles son muchachos y muchachas, vestidos como cualquier cubano. Pueden verse chicos en chancletas, pantalones a media pierna, una camiseta y gorra. Generalmente son amables, la población, aunque molesta, no les cae encima, le descargan a los uniformados que no faltan en los puntos de control diseminados por todas las esquinas de este absurdo cierre de Centro Habana que lleva una semana.

El extremo pudo apreciarse en la esquina de Galiano y Zanja, donde varios policías controlaban el obligado tránsito derivado de las múltiples calles cuya circulación quedó prohibida. Algunos curiosos fueron requeridos por fotografiar con sus teléfonos móviles, sin distinguir nacionales de turistas, aún cuando ni siquiera había filmaciones en esos momentos.

La estrecha calle Salud, dos cuadras hacia el mar desde Reina está congestionada de tráfico peatonal así como de vehículos, es el tránsito casi obligado entre la vieja Habana y el centro. Ya casi nadie mira al cielo en busca del pequeño helicóptero que desde hace tres días sobrevuela el barrio tomando vistas. En las barreras, junto a las áreas prohibidas por una probable filmación, va faltando el público

Un señor increpa a un policía de tránsito, preguntando por la guagua que precisa rumbo a su casa, ahora desviada de su ruta. Mientras el uniformado intenta la posible respuesta, acompañada de una justificación, una señora responde: "¡Qué película ni película, película es la que tenemos aquí en Cuba!"

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.