Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Artes visuales

Lam saluda la libertad

Era un tipo extraño que nació en una ciudad del Caribe, en 1902, con España, China y África a los pies de la cama, en el mantel zurcido de la cocina y en las historias que le contaban su padre, el cantonés Lam-Yam y su madre, una mulata llamada Ana Serafina Castilla.

Lo bautizaron en la Iglesia Católica con el nombre de Wifredo, sin ele, y después se buscó las contraseñas de caramelos y aguardiente para comunicarse con Orula y todas las deidades de la santería. Así es que Wifredo Lam vivió hasta los 14 años en el mismo lugar en el que llegó al planeta Tierra, Sagua la Grande, en el norte de la Isla de Cuba, en la provincia central de Las Villas, y después se mudó para La Habana donde la pobreza permitía mayores disimulos y ya funcionaba la Academia Nacional de Bellas Artes de San Alejandro.

Y allí fue que, de verdad, comenzó todo. En 1924 viajó a España y cuatro años más tarde hizo su primera exposición individual en Madrid. Pintor, grabador, ceramista, escultor y dibujante, el cubano se convirtió en una figura universal por el poder de su talento para mezclar los trazos de las culturas que heredó y la experiencia de una vida compleja, intensa y comprometida con el arte y con su tiempo.

Vivió casi toda su vida fuera del país donde nació, pero allá, sus amigos y la gente que lo quería en La Habana y en el territorio de su provincia natal, siempre lo estaban esperando. Le querían contar los últimos cuentos de los bares y las barberías de Sagua la Grande, aunque ya Lam no conociera a los protagonistas ni le interesaran los chismes del pueblo, las traiciones amorosas y las broncas entre guajiros.

Lo esperaba como cosa buena su compadre, el poeta Samuel Feijoó, que guardaba unas hojas blancas especiales para que Lam le pintara unos pájaros que salieran volando del papel y se fueran por las ventanas. Quería ver las aves volando hacia el campo donde las colonias de chinos llegaron a Sagua la Grande a cortar caña en el siglo XIX, y sembraron sus hortalizas y levantaron sus casas con cobijas de guano. Se dice que mientras el pintor triunfaba en el mundo y su nombre crecía y se hacía universal y almorzaba con Pablo Picasso o cenaba con André Breton, sus viejos compañeros provincianos hablaban de él como un vecino cercano que extrañaba su barrio y se volvía loco por regresar a escuchar las historias o a ponerse a pintar sobre un lienzo que tuviera de fondo un paisaje de lechugas, berros y zanahorias.

Era mentira, pero ellos pensaban que así lo tenían cerca y no dejaban que se fuera definitivamente. La realidad es que el Wifredo Lam que España podrá volver a ver y a tocar a partir de esta semana en una exposición especial en el Museo Reina Sofía de Madrid, es otro. Al menos, para el poeta de Martinica Aimé Césaire, el cubano fue el primer artista de las Antillas que supo saludar la libertad. "De ese modo, libre de todo escrúpulo estético", escribió, "libre también de todo realismo y toda preocupación documental. Lam sostiene, magnífico, la cita grande y terrible con el bosque, con el pantano, con el monstruo, con la noche y las semillas voladoras, con la lluvia, la liana, el epifito, con la serpiente y el miedo, con el salto a la vida".


Este artículo apareció en El Mundo. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Las artes, como cualquier oficio, están llenas de buenos, mediocres y malos profesionales. Las buenas personas, todos los sabemos, aqui o allá o donde sea, hay que sacarlos con pinzas. El arte, muchas veces, es la foma que tienen algunos HP de ser admirados por un público. El HP no tiene partido, ni ideología. El resto, es puro guiñol lo que hacemos con los artistas, lo escrito en esta páginas en un ejemplo.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 10 Abr 2016 - 3:43 pm, dentro de algunos años la gente leera sobre Lam en los libros de arte y celebrara sus pinturas. De ti nadie se acordara, aunque hayas gritado mil veces Abajo Fidel, c'est la vie mon ami.Dejen la furia.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 9 Abr 2016 - 8:22 pm., ya salio el "europedo". Mano, te das cada acomplejadas cada vez que te mencionan Miami!!!! que hasta risa das. Y como siempre sacando lo del norte, europa, mencionas dos o tres museos a los que te llevaron para impresionar y crees que te las sabes todas. Pon en orden tu ideas mediocre y dejaque cada cual opine sin faltarle el respeto a nadie. 

Imagen de Anónimo

Un gran ARTISTA , COMO SER HUMANO , TREMENDA BASURA .Nunca olvidare como lo pasearon , frente  a la embajada de Peru en la Habana, apoyando una sanguinaria dictadura , no me oculto para repetir una vez mas , un gran pintor , como persona no tenia el mas minimo valor , basura pura =lam...., basura  wifredo lam.RENE LIBERTARIO.

Imagen de Anónimo

Anónimo de la 5 pm.Yo no me amargo en absoluto. Admiro la obra de Lam y hasta tuve oportunidad de estrecharle la mano cuando regresó a Cuba bajo la revolución, allá por 66 ó 67, cuando tú ni siquiera puedes haberte acercado a él. Pero a diferencia de otros yo puedo masticar chicle y caminar al mismo tiempo. Aplaudo su talento pero escupo su memoria. Es más, vomito sobre ella. Uno podría respetar su postura política. ¿Pero enfermo de muerte y en silla de ruedas acudir a la Marcha del Pueblo Combatiente?¿Y hasta hacer declaraciones a Granma? Eso solo lo puede hacer alguien de muy mala entraña, un monstruo lleno de odio por sus conciudadanos. No hay que asombrarse de algo así. No hace mucho un excelente pintor cubano, de apellido Bejarano, baboseó y toqueteó al hijo menor de una familia amiga suya en Miami, y fue a parar a la cárcel, donde merecía estar. Así que no es una estupidez dar su merecido a alguien que obra mal, aunque sea un genio. Un genio no está por encima de la ley, ni tampoco del juicio de su prójimo.

Imagen de Anónimo

Mis queridos compatriotas, todos directa o indirectamente hemos sido complices de esa gran mierda que es la revolucion cubana, ya sea por participacion directa en ese gran desastre, indirecta viendo el desastre y no haciendo nada o como yo tomando las de Villadiego porque la vida es una sola y yo prefiero ser director de mi propia orquesta. Cuba duele a unos mas que otros, pero despotricando entre nososots no hace mas favor que a la dicatura que sigue destruyendo a Cuba, y Lam fue un gran pintor,aunque a mi no me guste, desde el punto de vista artistico que importa que fuera un hijo de puta. Picasso, queridos mios, golpeaba mujeres y ya ven. Cuidense, y que la Fuerza los acompane..

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 9 Abr 2016 - 8:22 pm Sus citas a lo Wikipedia, no agregan nada a mi primera observacion, mas bien se desvian hacia una ostentacion que muestra su falta de argumentos. A ver ya que ha enumerado a todo ese gentio, sabra usted o alguien, se acordara usted o alguien cual era la militancia politica de esos pintores que menciona? Quiénes reinaban en sus épocas o gobernaban?Ah, lamento que tenga que vivir en el frio campo americano...yo vivo a unas cuadras del Louvre.Lam quedara en la historia del arte, mas alla de su retrogada perolata anticastrista de base.

Imagen de Anónimo

Culo, perdón Ano 7:42 pm: ¿cómo voy a confiar en su inteligencia si cree que todos los que escriben aquí viven en Miami? Pues no. Vivo muy al Norte, luego de haberlo hecho, durante muchos años, en Europa. Por otra parte, he visto arte hasta cansarme. Lo digo pensando, por ejemplo, las veces que he estado en el Louvre y de tanta pintura mi cerebro ya no ha podido más y me he tenido que ir al jardín de Luxemburgo o al de las Tullerías, más cerca. Lo que también me ha pasado en el Thyssen-Bornemisza. El Prado es demasido pequeño para cansarse. Soy pintor yo mismo. Pero usted es tan idiota que quiere que me remonte a Fidias, cuatro siglos antes de esta era, y menciona a Dante. ¿Acaso el florentino Durante di Alighiero degli Alighieri pintaba?  Dada su obsesión, creo que usted no ha salido de Cuba ni mucho conoce de pintura. Lam fue un gran pintor, pero no uno de los más grandes. No se puede poner al lado de un Velázquez, de un Miguel Ángel, de un Giotto, de un Da Vinci, de un Picasso, de un Paul Cézanne, de un Rembrandt, de un Monet, de un Kandinsky, de un Durero, de un Rafael, de un Tiziano, de un Caravaggio, de un Tintoretto, de un Botticelli, de un Bosco, de un Brueghel, de un Millet, un Renoir, o un Pedro Pablo Rubens, por mencionarle algunos. Querido Ano, no soy un hombre culto, soy un erudito, con dinero suficiente para que mi casa sea un propio museo de arte contemporáneo lejos de Miami.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 9 Abr 2016 - 7:07 pm:Me la juego al canelo (por el lenguaje a lo "Radio Mambi") que vives en Miami. Tu incultura y tu odio, por falta de contacto con el verdadero mundo, acentua la ignorancia de los que dices. No te das cuenta que viras la tortilla de la inteligencia. Qué tiene que ver Hitler (pésimo pintor y tirano) con lo dicho del LAM artista? La comparacion no vale la pena porque se habla del arte y no de politica. Habras visto alguna vez un museo? No puedes admirar los cuadros de Lam sin pensar donde ha nacido? Tu crees que el arte es como una serie nacional de beisbol o una lista de Héroes del trabajo? Sin darte cuenta, ahi en Miami, el castrismo te ha comido el coco. Tu, con tu groseria, eres mas castrista en tu cabeza, que tus supuestos enemigos...que no son tales, porque bien tranquilo que tienes tus nalgas protegidas por el aire acondicionado

Imagen de Anónimo

Señor o Señora Ano de las 5:00 pm. Admiro a Lam, pero pensando en Cuba, solo en ella, en todo lo que perdí, nada material, en la soledad del final de mis días, en ese pueblo de Cuba que todavía sufre tanto, digo que el arte es una reverenda mierda si no hay detrás un gran hombre que esté al lado de los suyos. Ni toda la obra de Lam ha impedido que se hundiera el transbordador 13 de marzo, cargado de niños, por ponerle un ejemplo. Por otro lado, no estamos viviendo un futuro. Me resulta una idiotez remontarme al siglo XXIII que no viviré. Por eso pienso, actúo y escribo como un hombre de mi tiempo. Lam fue un gran artista. ¿Quién lo duda? Mas una malísima persona. Hitler también pintaba. ¿Y usted le perdona, por su amor al arte, por ese tiempo invertido sobre sus lienzos que fuera un magnicida? Vamos a estar aquí. Si estuvo apoyando la tiranía de Cuba en la "Marcha del Pueblo Combatiente" es un reverendísimo hijo de la gran puta, un mal cubano, un traidor, aunque lo hubieran hecho pintar de nuevo la Capilla Sixtina. No me joda. La herida de Cuba todavía está abierta. Sangra. Duele. Y cualquier cubano que no sienta ese dolor es un sietemesino, como usted.