Martes, 12 de Diciembre de 2017
14:18 CET.
Artes Plásticas

Museo del Prado bajo el sol habanero

El Museo del Prado en La Habana es una singular exposición que actualmente decora los muros y rejas del Castillo de la Real Fuerza. La muestra contiene reproducciones de un conjunto de obras de gran valor de la colección del museo madrileño, uno de los más significativos del mundo, junto al Louvre y el Hermitage.

Están en exhibición reproducciones de pinturas de artistas como Velázquez, El Greco, Tiziano, Murillo, Zurbarán, Rafael, El Bosco, Nicolas Poussin, Pieter Brueghel (El Viejo), Patinir, Van Dick, Rivera, Francisco de Goya, Mengs, Teniers, Rembrandt y muchos otros, que conforman escuelas como la española, la flamenca, la holandesa, la alemana, la francesa y la italiana, poniendo de manifiesto los disímiles estilos pictóricos y particularidades que identifican a cada autor.

Retratos, paisajes, recreaciones mitológicas y religiosas y pinturas geométricas se muestran ante los paseantes, que verán a plenitud, o en detalles, cuadros como "Las meninas", "Judit en el banquete de Holofernes", "El jardín de las delicias", "La maja desnuda", "El quitasol", "Los fusilamientos del 3 de mayo", "Saturno devorando a un hijo", "La adoración de los magos", "El triunfo de Baco", "Las tres gracias", "El sueño de Jacob", "Moisés salvado de las aguas del Nilo", "El Parnaso", "Carlos III", "Autorretrato de Durero", "El paso de la laguna Estigia", "El triunfo de la Muerte" y "El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas", por solo mencionar algunas.

La idea de colocar las reproducciones fuera de un museo, no resulta del todo desacertada. Si se pretende una masificación cultural, basta pasar y mirar con detenimiento las paredes del recinto y leer la reseña sobre los pintores. En cambio, hace mucho tiempo que las salas de exhibición tienen poca asiduidad de público nacional, mientras se incrementan las visitas guiadas, incluidas en los paquetes turísticos para extranjeros.

Al cubano de a pie, al cual le es difícil viajar y apenas puede soñar con reunir el dinero suficiente para hacerse de un paquete turístico, no le queda más opción que conformarse con observar esta exposición a la intemperie, bajo el abrazador sol habanero. Eso sí, se corre peligro de contraer tortícolis —por la alta ubicación de las reproducciones sobre los muros—, y posibles quemaduras en la piel.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

lo que no tiene valor ninguno es lo que no es. La mayoría de los humanos no han visto un cuadro de categoria en un Museo como el Prado, el Louvre etc en su vida , ni lo veran, pero por medio de reproducciones lohan valorado, lo han catado y lo han disfrutado. O sea, muy positiva esta exposicion del Museo del Prado en la Habana

Imagen de Anónimo

Reproducciones. Eso no tiene valor alguno.