Sábado, 16 de Diciembre de 2017
01:31 CET.
Censura

Los grandes ausentes en la Feria Internacional del Libro

Hace unos días me consultaron de Radio Martí para saber a quiénes consideraba como los escritores cubanos ausentes de esta cita internacional, y mencioné a algunos porque la pregunta me sorprendió.

Por lo general, a nadie le importa que los escritores en Cuba permanezcan censurados por el Estado, perseguidos por la policía política y cultural, y que los mantengan en total ostracismo.

¿Por qué es censurado un escritor en Cuba? No es por ser disidentes, porque todos los escritores lo son. Es por atreverse luchar abiertamente con el arma que poseen, la palabra, contra el gobierno totalitario de los hermanos Castro.

Estos escritores saben y están seguros de que un país mejor, es posible. Y por eso están dispuestos a guardar años de cárcel, ser perseguidos, torturados en los recintos de la Seguridad del Estado.

Sin lugar a dudas los grandes ausentes son Rafael Alcides, Premio Nacional de Literatura Independiente; Ángel Santiesteban, que ha ganado todos los premios importantes de narrativa en Cuba y aún cumple una falsa condena carcelaria, y sigue preso en Cuba; Rafael Almanza, silenciado en Camagüey; Francis Sánchez, en Ciego de Ávila, no existe; Ghabriel Pérez, en Holguín, poeta, narrador, estudioso de la obra de Reinaldo Arenas, disidente confeso; Maribel Feliú, a quien le han guindado un cartelito de loca para que no creamos en las atrocidades que le hace en la ciudad de Holguín la Seguridad del Estado; José Raúl Rodríguez Rangel, en Cienfuegos, que aún no acaba de ver su primer libro publicado, director del semanario El Cartero del FANTU; Jorge Olivera, Premio Nacional de Literatura Independiente, uno de los 75 presos en la Primavera Negra; Víctor Manuel Domínguez, vicepresidente del Club de Escritores Independientes de Cuba; los escritores y escritoras del grupo Omni Zona Franca; y los grandes ausentes de siempre, los escritores cubanos que viven y escriben en el exilio.

La nómina es grande, un hueco negro.

¿Quiénes les abrirán las puertas en sus editoriales, ferias internacionales, encuentros de escritores, a los que escriben y permanecen en total ostracismo en la Cuba de los hermanos Castros?

¿Tendrán que seguir en silencio, portarse como sumisas ovejas aspirando a que en unos años les nominen y les concedan el Premio Nacional de Literatura, luego lamer la sal que los esbirros les ponen en la herida, perros de raza? ¿Habrá que irse a nado de la Isla, dejarse matar?

¿Les salió bien el juego de concederles el Premio Nacional de Literatura a Reina María Rodríguez y Leonardo Padura? ¿Acaso entraron en el ruedo de la camarilla de adulones?

Algo está pasando en el panorama de la literatura en Cuba. Algo raro. Que no va bien. A todas luces algo hay que no va bien. O en el mejor de los casos, a todas sombras, según se vea. Si un poeta mayúsculo como Rafael Alcides, un narrador de los quilates de Ángel Santiesteban, no gozan del reconocimiento que merece su obra; si sus libros no son publicados es porque algo raro, que huele mal, fétida emulsión de rencores, envidias, pasa en la cultura nacional.

¿A esos escritores de la realeza-recalcitrantes y oficialistas oficiales, que desbordan puestos laborales vinculados a la cultura, uneaces, editoriales, revistas, sitios webs, esos flamantes Premios Nacionales creídos, correctísimas ovejas en fila india rumbo al portón, quién les otorgó el derecho de ningunear a esos caballos de Troya?

Ellos todos debieran sonrojarse, avergonzarse por la situación, y llamarse a capítulo. Los asesores que no asesoran a nadie, que se cuelgan el título de escritores, debieran saber (de ser posible en la hora más callada de sus noches) que Rafael Alcides, Ángel Santiesteban, todos los escritores censurados, son veinte veces más Premios Nacionales de Literatura que todos ellos juntos, los que cobran mensualidades de 300 dólares, pataleando como cucarachas entrenadas en cuanta disputa aparezca.

¿Por qué Miguel Barnet publica, viaja tanto, y puede cortar el pan con displicencia cada mañana en su hogar habanero, mientras a Rafael Alcides, Ángel Santiesteban, Jorge Olivera, Rafael Almanza, Maribel Feliú, Ghabriel Pérez, y los otros a los que mantienen en total y descarado ostracismo parecen estarle negados semejantes placeres?

¿Por qué Antón Arrufat goza del lujo de la reivindicación social, y sale tanto en televisión, y se da el lujo de caminar en las tardes por el bulevar de San Rafael, como si fuera de verdad el mejor poeta de Cuba, y Rafael Alcides no?

¿Por qué algunos dados a la mediocridad, al arribismo, se sienten Dios, cuando se encienden las luces en el set televisivo, hablan de ferias, ventas, legitiman, ensalzan, como si se aseguraran un lugar en la inmortalidad, y no se acuerdan jamás de un escritor ninguneado, martirizado en las provincias de la aldea nacional?

¿No es que a cada escritor debiera dolerle la desgracia de cualquier escritor?

¿De qué cultura hablamos, de qué literatura, cuando prescindimos de escritores como los que les he mencionado?

Los grandes ausentes a todas las Ferias Internacionales del Libro en La Habana, siguen vivos y escriben. Espero que llegue el momento que sus libros se vendan en las librerías de todo el planeta. Gracias a ellos, escritores independientes en Cuba, por el honor, la dignidad, el decoro con que viven el día a día, por luchar con la palabra contra los esbirros que intentan silenciarlos, borrarlos de la historia literaria de esta Isla.

Que sean los lacayos, los sicarios de la Revolución Cubana quienes sientan la vergüenza, de tanto escarnio.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 21 Feb 2016 - 7:24 pm.Su problema y los de la UCI que se infiltran aquí es que por mucho que traten de disimular y camuflagearse, se les ve le plumero. ¿Que los poetas no son políticos; y el poema dedicado a Fidel? JAJAJAJA!

Imagen de Anónimo

Cuba es un Estado Totalitario, y nada ha cambiado, en Cuba nunca ha habido libertad de escribir y todavía no la hay. En Cuba nadie puede escribir libremente y si lo hace va preso, así de simple.

Imagen de Anónimo

Ano 7:24 pm: Le doy los datos exactos para que no ande diciendo datos equivocados que a esta fecha no engañan a nadie. El poema es de 1985. Se publicó en "Usted es la culpable", editado por Jorge Oliver y seleccionado por Víctor Rodríguez Núñez, para la editorial Abril, colección Caimán. Ilustración de Zaida del Río (una banderita cubana que flota sobre una muchedumbre). La foto es de Ramón Estupiñán. La poeta tenía la tierna edad de 33 años. A mediado de los 80 ya habían sido fusilado cientos de miles de cubanos, cientos de miles más estaban o habían estado presos. Habían ocurrido Camarioca, el Mariel, las UMAP y la gente manifestaba su descontento dentro de sus casas. A los 33 años crucificaron a Cristo y hacía diez años que muchos de nosotros, a los que no nos habían expulsado de la universidad, habíamos terminado nuestra carrera.

Imagen de Anónimo

El poema a Fidel fue en los 70. Qua hacias tu en los 70? Disentir en Cuba, claro. Si asi fuera, tendrias nombre y no un nickname

Imagen de Anónimo

Amadeus, F U more! Los poetas, ni nadie tienen la obligacion de meterse en politica si no les da la gana. No decir nada no significa estar de acuerdo ni en desacuerdo. Tal vez hay cosas mas importantes que la politica. Ya quisiera saber que hiciste por Cuba mientras viviste alli, o ahora, solo gritar online, valiente Amadeus!

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 21 Feb 2016 - 4:42 pm.Uy, se me había olvidado lo del poema a Fidel. ¿No es política, no? Gracias, Jajajajajaj!!

Imagen de Anónimo

En la era del ebook, poco puede hacer la censura... Las memorias que se envían contienen de veinte a treinta libros cada una, y se abren en el más humilde ordenador. Los interesados sí están leyendo lo que desean. Me consta por mis propios envíos a Cuba.  

Imagen de Anónimo

Querido Amadeus, no se meta con Reina María, que es parte de la Corte de este Diario. La defienden y publican, mientras les niegan lo mismo a escritores exiliados a quienes cierran las puertas. Y me consta. La Reina no es política, no. ¿Y quién escribió aquel cursi y delirante poema a Fidel? Aún las víctimas de Castro estamos esperando su Mea Culpa y que pida perdón por semejante dislate. Pero ella prefiere el silencio cómplice, como usted ha dicho y el que habla es Padura con más ambigüedad que un aguacate.

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 21 Feb 2016 - 1:07 pm¿A ver cómo eh, cómo eh… que Reina María es una poeta y no una política? O sea, guardar el silencio cómplice, vivir en el mundo paralelo de la sumisión ("para no buscarme problemas") es ser poeta y no político. Como usted vaya, que debe estar en algún sitio del mundo diciendo que es refugiado económico y que no me "interesa la política" F**(CENSURADO) U

Imagen de Anónimo

Excelente análisis.