Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Literatura

Gumersindo Pacheco de vuelta en Santa Clara

La tarde del pasado miércoles reencontró a viejos amigos en la Galería de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) de Villa Clara con la presentación del libro Un pie en lo alto y otras encerronas, del cabaiguanense residente en el exilio Gumersindo Pacheco.

"Hay gente que no necesita regresar porque siempre está, no se ha ido", dijo el anfitrión de la cita, Lorenzo Lunar refiriéndose a aquel a quien tan cariñosamente llaman sus amigos El Gume.

Tras su primer libro de cuentos Oficio de hormiga y las novelas Esos muchachos, María Virginia está de vacaciones (Premio Casa de las Américas y Premio La Rosa Blanca) y Mañana es navidad, entre otros, Sindo Pacheco vuelve a persuadirnos con su calidad narrativa.

Como enunciase el prólogo de este libro, publicado por Letras Cubanas: "Sus historias provocan esa suerte de deslumbramiento que logra todo buen argumento". Un pie en lo alto y otras encerronas está poblada de tramas interesantes, humor e ironía. Ingredientes imprescindibles que representan al cubano sin importar dónde resida.

Son historias cotidianas que nos muestran la miseria del ser humano, la prepotencia de los administrativos y los políticos, con ironía y humor. Y nos vamos descubriendo en cada página del libro. Ya lo dije una vez y lo repito: Sindo Pacheco ficciona y fricciona la realidad, la hace real, es que esta, la que está en las páginas de su libro de cuentos, es la verdadera realidad, la del día a día del cubano de a pie, del científico, del intelectual, de todos.

Aquí está ese dolor mal llamado Periodo Especial, que de especial solo tuvo el giro que se le dio en el idioma a una palabra bella, que desde entonces dejó de serlo, con la huida en masa por el Mariel de un pueblo en busca de una tabla de salvación a noventa millas de la Patria; el lei motif del cubano, la escasez, la apetencia, 'la maldita circunstancia del hambre por todas partes'.

El libro incluye una entrevista que le hiciera la profesora y novelista cubana Teresa Dovalpage, en la que el escritor logra un consenso entre matemática y teoría literaria con el fin de que , como él mismo confiesa, "los cuentos nos ayuden a luchar contra el olvido y a tratar de comprender el incomprensible mundo en que vivimos".

Tal como dijera Lorenzo Lunar en la presentación, si lees un libro de Sindo estás condenado a caerle detrás a los otros. Y este libro aún se puede encontrar en librerías cubanas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Es un sinvergüenza este Sindo. Regresará a Miami. Y volverá de nuevo a que lo alaben cuatro gatos en Cuba. Quién sabes si no tiene su panal en algún avispero de MIami y los viajes a la Isla tengan otra explicación. Who knows?

Imagen de Anónimo

Sindo, ¡vendío! ¡Traidor!

Imagen de Anónimo

Mira que caer tanto. Y después tener la cara dura de afrontar al exilio y andar como si nada. Y barriga llena, corazón contento. Hipócrita. ¡Qué clase de sinvergüenza eres, Sindo!

Imagen de Anónimo

Sindo, Joel o Legna, todos hieden igual porque están hechos de la misma materia: excrementos. O heces fecales. O simplemente, mierda pura.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 12 Feb 2016 - 5:19 pm:Gracias por la aclaracion. Félix Luis Viera no es santo de mi devocion, pero al menos critica al castrismo...desde México.Pero Santa Clara debe estar de fiesta, porque otro "exilado" en Paris, el escritor Joel Franz Rossel (que lee poemas al embajador de Cuba en Francia y se esconde cuando Raul Castro pasa por Paris) pone en facebook una orgullosa foto en los jardines de la UNEAC. Lo que no aclara es que este Sr en Francia vive del subsidio a desempleados y que es el contribuyente quien le paga el billete para ir presentar libros editados en La Habana. Seguiremos informando, es decir, desemascarando.

Imagen de Anónimo

Fe de errata: lo que quise decir antes es que hubo grandes como San Juan o Garcilaso que no publicaron en vida y que son grandes porque su obra lo es. No es necesario humillarse, traicionarse a sí mismo y al pueblo esclavizado de Cuba. El ego de este individuo es más grande que la libertad de su pueblo. Prefiere regodearse con un sistema nazicomunista que ha destruido al país; bañarse de lodo y excrementos, que estar al lado de la libertad de nuestra patria. Este ser es tan despreciable, tan indigno, que vale menos que un esputo. Por fortuna no lo conozco. Ni lo conoceré. Nadie que sea digno puede ser, en el exilio, amigo de un ser tan abyecto. Y el que lo sea, es tan vil, tan depravado, tan infame, como él.

Imagen de Anónimo

El ego y el complejo de inferioridad. Fuera de Cuba no es nadie y prefiera la humillación y el desprecio a intelectuales y artistas libres que tanto sufrieron la persecución o los desmanes castristas. Es una bofetada a Heberto Padilla, Reinaldo Arenas, Cabrera Infante, Lydia Cabrera, Enrique Labrador Ruiz, Ernesto Lecuona. Este tipejo, no puedo llamarlo de otro modo, como no ha logrado brillar fuera de la Isla, donde hay que medirse con el mundo, ha preferido cubrirse de lodo. Cuánto gran poeta o artista gigantes no ha habido que hoy, gracias a su obra, viven en la historia de la cultura humana: San Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega, Vincent van Gogh. Son muchos. Pero estos si son grandes. Éste es un pusilánime. No vale la pena ni dedicarle un vocablo más.

Imagen de Anónimo

Si es de la Habana es un escritor cubano, si no es de la Habana entonces es un escritor cienfueguero, santaclarero,caibaguanense, placeteno,

Imagen de Anónimo

Anónimo 8:29, pregúntale al digno Félix Luis Viera por qué, cuando volvió a Cuba hace unos diez años, invitado a la Feria del Libro de La Habana, dejó embarcada a su editora Patricia Gutiérrez Menoyo y obedeció a las presiones oficiales y no se atrevió a presentar su libro. Pregúntale. 

Imagen de Anónimo

Si se va a enredar con el gentilicio escribalo correctamente, se escribe cabaiguanense, de Cabaiguan. Y como es eso que este escritor reside en el exilio?? En el "exilio" dijo? Entonces si regresa a Cuba a compartir con la UNEAC es que ya acabo su exilio, nunca lo fue ni residio en el exilio. Mi punto de vista es que todas las personas que obtienen su residencia por mediacion de la Ley de Ajuste Cubano no deben regresar a Cuba salvo casos humanitarios, y a los que como este van a disfrutar de la visita deben retirarle la residencia y devolverlos a Cuba. Asi se salva la ley que protege a los exiliados.