Lunes, 18 de Diciembre de 2017
12:04 CET.
Música

Diana Fuentes: mujer por los cuatro costados

Diana Fuentes y su grupo se presentaron anoche en una abarrotada Nave 4 de la Fábrica de Arte Cubano en un concierto único. La cantante y compositora expresó su agradecimiento al proyecto por ofrecerle la oportunidad de hacer el primer concierto de 2016.

Alejada de la imagen de la casi niña de antes, es ahora una mujer por los cuatro costados, se encuentra en una etapa de madurez: hay una absoluta seguridad en su agradable timbre de voz, y en su movimiento escénico se vislumbra su faceta de bailarina.

Acompañada de sus músicos —dos guitarras eléctricas, un bajo, percusión, batería, trompeta, saxo y teclado— hicieron temas del álbum Planeta Planetario, lanzado por Sony MusicLatin en 2014, con ese sonido atrevido, contestatario, donde la fusión de los ritmos como el funky, hip-hop, el sonido afrocubano, la música electrónica y el bolero, exaltan la energía convidando al baile, a la travesura, y a la alegría del amor, con temas como "Mat At Me", "Asuntos de invención" y "Ritmo sexual". Asimismo, se destacan temas de confrontaciones feministas y sociales.

Diana ha aprendido a explotar su sensualidad, mueve los hombros y las caderas, gira, en un baile afrocubano, y se transforma cuando interpreta pop o los ritmos callejeros, es siempre la misma, pero novedosa.

Un momento destacado del concierto fue cuando interpretó "Otra realidad", en homenaje a emblemáticas cantantes cubanas, como Omara Portuondo, Elena Burke, y Mirta Medina. También hubo un retorno a su primer disco, con el tema de Carlos Varela "Luna de vino tinto".

La intérprete, graduada de piano y dirección coral, ha trabajado con importantes artistas como Descemer Bueno, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y el grupo Síntesis. Fue corista y solista de Carlos Varela y X Alfonso. Participó en el concierto "Paz sin fronteras", y en las bandas sonoras de las películas Miel para Ochún, de Humberto Solás, y en el documental Vida de Alberto Korda, del mexicano Alejandro Strauss. Fue seleccionada protagonista del filme Criaturas abandonadas, del ecuatoriano Alejandro Cevallos.

Defensora de los derechos de la mujer, abogó por la no violencia contra mujeres y niñas.

Hacia el final, después de interpretar "Malas lenguas", y poner a cantar y calentar los cuerpos con música juvenil, se despidió con "Amargo, pero dulce", que da título a su primer disco.

A pesar de haber sido un buen concierto, se echó de menos a esa mujer-niña que puede hacer maravillas con su voz, que canta temas amorosos, y más intimistas.

SeeS y Diana Fuentes cantan 'Mad At Me'

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.